Credo corto: La plegaria mas conocida de los católicos

El Credo Corto es la plegaria más realizada por toda la población católica en todo el mundo, a través de la lectura de este artículo podrás conocer por qué representa una de las más importantes.Credo corto

Credo Corto

Está contemplado dentro de las nociones más importantes del Cristianismo y sobre todo el catolicismo, suele ser recitada justamente después de la lectura del evangelio durante los servicios religiosos de la Iglesia católica, existen dos versiones el credo de los apóstoles y el credo de niceno constantinopolitano.

¿Qué es el Credo?

Se considera la palabra de Dios materializada en el hombre, se expresa de una forma sencilla y refleja la forma de representar nuestra creencia y la fe en Dios, se dice que el credo corto no es una oración y menos una plegaria, sino una forma en la cual Dios nos explica cómo entender el sacrificio y la entrega de Jesús.

Rezar el Credo establece la fe y esperanza en la religión cristiana, aprecia a Dios como figura principal que permite reforzar nuestra creencia y por último menciona a Jesucristo quien como hijo de Dios pudo vivir entre nosotros y murió de la misma forma para redimir a los seres humanos, se menciona a la santísima trinidad y el perdón junto a la vida eterna.

El Credo de los Apóstoles

Se considera la plegaria corta que los apóstoles de Jesús realizaban antes de comenzar cualquier meditación o momentos de encuentro con Dios veamos:

“Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado.”

“Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén”. 

Credo Niceno Constantinopolitano

Esta oración del Credo fue redactada originalmente en el Concilio Ecuménico en Nicea en el año 325 y posteriormente en el Segundo Concilio Ecuménico en la Ciudad de Constantinopla durante el año 381, es más explícita que la utilizada en las celebraciones eucarísticas, dice así:

“Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho.”

“Que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las Escrituras, y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre, y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.”

“Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén”.

En los siguientes enlaces podrás conocer mas sobre este y otro temas relacionados con el cristianismo:

Concilio de Nicea

Devociones y oraciones

Eucaristía

 

(Visited 287 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO