Los milagros de San Antonio de Padua en el amor

Los milagros de San Antonio de Padua en el amor son una serie de anécdotas, por decirlo de alguna manera, que narran algunos de los milagros que presenciaron las personas mientras este predicaba. Si quieres conocer más sobre los milagros de San Antonio de Padua en el amor, entonces, continúa leyendo.

milagros-de-san-antonio-de -padua-1

Los milagros de San Antonio de Padua en el amor

Antes de entrar en materia con los milagros de San Antonio de Padua en el amor, consideramos que es importante conocer ¿quién fue San Antonio de Padua? Conocer la historia de quienes han sido relevantes en la historia nos ayuda a comprender mejor sus hazañas y amor por Dios, y en este caso, los milagros que este realizó.

San Antonio de Pauda nació en Lisboa entre el año 1191 y 1195 (no hay registro de su fecha exacta) bajo el nombre de Fernando Martins de Bulhões en un barrio medieval de Alfama, del cual, por cierto, no queda más que un sótano, porque un terremoto en el año 1755 acabo con prácticamente toda la estructura.

San Antonio, fallece en el año de 1231, a la edad de treinta y seis (36) años en Lisboa, Portugal.

A pesar de haber nacido en una familia de buena posición económica y social, podemos decir, que su infancia fue bastante común que la de cualquier otro niño. Hijo de Martín de Alfonso, descendiente de nobles franceses (los Bouillon) y caballero portugués y de María Taveira.

En el año 1210, al cumplir sus quince (15) años su vida empieza a cambiar y se entrega de lleno a los estudios espirituales, incorporándose a la escuela catedraquial (donde uno de sus tíos era maestrescuela), a pesar de que su familia no lo aprobaba.

Decidió incorporarse a la Iglesia Agustina de San Vicente, la cual, se encuentra a las afueras de Lisboa y era reconocida por sus estudiantes comprometidos y amantes del aprendizaje.

Tuvo la dicha de tener de maestro a Pedro, sin embargo, su familia y amigos más cercanos lo invitaban a abandonar su vocación, sin embargo, este no cedió.

San Antonio, cansado de las presiones continuas y abrumadoras por parte de sus familiares decide renunciar a la herencia que estos le ofrecían y así poder ser libre de toda atadura y cumplir sus sueños. En 1212, San Antonio de Padua, se traslada al Monasterio Agustiniano de Santa Cruz (en Coímbra).

Este, era un centro importante que impartía sus enseñanzas en materia religiosa. La cultura eclesiástica y amplia biblioteca de este centro le permitieron a San Padua profundizar en su vocación religiosa, comprender las escrituras de la Santa Biblia y ejercer la Lectio divina.

Es decir, interpretar, reflexionar y orar sobre cierto texto bíblico. Esto era un método que fue utilizado por los primeros católicos a inicios del cristianismo.

Milagros de san Antonio de Padua en el amor: A pesar de todo lo aprendido en Coímbra no pudo encontrar la paz que hallaba, puesto que el Monasterio sufrió un fuerte enfrentamiento entre el Papa Inocencio III y el Rey Alfonso II, de tal magnitud que su propio prior, Juan, fue excluido de la comunidad de fieles.

Otro lugar que representó gran influencia para San Padua fue la escuela teológica de San Víctor, ubicada en París.

Siendo ya sacerdote, Coímbra (una comunidad franciscana bastante pequeña) había llamado su atención por su estilo de vida fraternal evangélico y humilde.

Lamentablemente, al poco tiempo de haber ingresado al monasterio, llegaron los restos de quienes fueron considerados los primeros mártires de Marrakech (lugar donde habían muerto).

Estos mártires fueron: Los sacerdotes Otón, Pedro y Berardo, junto a dos monjes legos que se encontraban con ellos (Ayuto y Acursio), todos miembros de la orden franciscana, fueron asesinados sin piedad en Marruecos. Esto impactó de tal manera a San Antonio que se hizo franciscano y cambió de orden.

Es en este punto cuando decide en 1220 ingresar a la Orden de los Frailes Menores con la intención de predicar y morir en nombre de Dios si era necesario. Cambia entonces su nombre secular: Fernando Martim de Bulhões e Taveira Azevedo, por “Antonio”.

Y emprende un viaje a Marruecos junto a un hermano de orden, el Fray Felipe de Castilla, sin embargo, debe volver a Europa debido a que contrajo Malaria, y esta enfermedad, le dejaría secuelas importantes por el resto de su corta vida.

San Antonio, participó en una fiesta en Pentecostés (en 1221) junto a aproximadamente tres mil (3000) frailes más, todos pertenecientes a la orden del capítulo general de Asís.

Fue tal la relevancia de esta fiesta que muchos de los frailes que habían asistido debieron dormir en esteras, una especie de tejido grueso y de textura áspera, el cual era usado normalmente para cubrir el suelo.

Luego de este evento, el Fray Graziano envió a San Antonio a una ermita bastante pequeña en unas montañas del pueblo de Montepaolo para que asumiera el rol de sacerdote. Su convicción y soltura como predicador fueron reveladas por vez primera en Forlí (1222).

No pasó mucho tiempo para que la noticia sobre la manera particular de compartir sermones llegase rápidamente a oídos de todos, de hecho, recibió una carta del mismísimo San Francisco de Asís, para que enseñara y predicara sobre Teología a otros frailes.

Posteriormente, fue nombrado por San Francisco de Asís (una vez más) como comisionado en la lucha contra el contagio de la herejía cátara en Francia. Más tarde, San Antonio se trasladó a Bolonia, y luego, a Padua.

En otras palabras, su gran habilidad como predicador lo convirtió en viajero que se pronunciaba en contra las herejías (doctrinas de Jesús que se oponen a las enseñanzas ofrecidas por la Iglesia Católica).

San Antonio, defensor de los pobres, estaba dispuesto a enfrentarse a cualquier opresor que se le presentase y tenía los dotes de un predicador innato; La gran cantidad de milagros de san antonio de padua en el amor concedidos lo ha hecho ser conocido como el santo de los enamorados.

Luego de predicar sermones durante algunas semanas, en la primavera de 1231 el estado de salud de San Antonio de Padua empezaba a empeorar, por lo que decidió retirarse junto a otros dos frailes más a las profundidades de los inmensos bosques de Camposampiero.

Pronto, cayó en cuenta que sus últimos días habían llegado por lo que solicitó que lo llevasen de regreso a Padua. El 13 de Junio de 1231, en una habitación del Capellán de las Clarisas Pobres de Arcella San Antonio recibió la extremaunción y en medio de un canto a la virgen y una sonrisa expresó que veía venir a Dios, y finalmente falleció.

Las personas recorrían el pueblo gritando que había muerto un santo. Durante su funeral hubo demostraciones de la veneración que tenían hacia este ser humano ejemplar, que a pesar de su enfermedad, continuaba predicando y haciendo milagros; Los habitantes de Padua consideran a las reliquias de San Antonio de Padua como su tesoro más valioso.

San Antonio de Padua es canonizado sumamente rápido, por el Papa Gregorio IX antes del año de haber fallecido y anunció “O doctor optime”. Luego de esto, pararían siete años más (en 1946) el papa Pio declararía a San Antonio de Padua como “Doctor de la Iglesia, ¿casualidad? ¡Para nada! Se ganó el título.

San Antonio de Padua es conocido como “Milagroso San Antonio” debido a la gran cantidad de favores y milagros que otorga a sus creyentes, incluso luego de haber fallecido.

milagros-de-san-antonio-de -padua-2

Oraciones

En este artículo vamos a analizar dos oraciones para San Antonio de Padua: oración a San Antonio de Padua milagros de amor y oración a San Antonio de Padua para las peticiones de amor difíciles. Luego, explicaremos algunos de los milagros de San Antonio de Padua en el amor.

Oración a San Antonio de Padua milagros de amor

Una oración hermosa que nos muestra la devoción de sus fieles quienes expresan los más profundos anhelos de su corazón a este santo, glorificado y canonizado en un tiempo realmente admirable.

También, hace referencia a su gran capacidad como predicador y le agradecen que a pesar de que ya no está físicamente entre nosotros aún continúa realizando milagros de san antonio de padua en el amor.

Celebra la vida humilde y de entrega hacia el señor por parte de San Antonio y le admiran por ser un ejemplo e inspirarlos a ellos a querer seguirle e imitarle.

Sus milagros, vida, y amor, les llenan de gozo y les inspira a entregarse a ese amor tan hermoso y puro y se da gracias por los favores recibidos y por ser un instrumento de Dios tanto en vida, como después de la muerte.

Oración a San Antonio de Padua para las peticiones de amor difíciles

Esta oración concede milagros de san antonio de padua en el amor aún en los casos más difíciles. Las personas le ruegan con devoción logran encontrar el consuelo para su desdicha.

Durante trece minutos la persona se mantiene pidiendo con fe, que interceda ante el padre y que le ayude a sanar su corazón o cualquier otro favor que requiera, y con su amor infinito, este concede alivio y consuelo. Se agradece y se espera amorosamente por el milagro solicitado.

milagros-de-san-antonio-de -padua-3

Oración a San Valentín para recuperar un amor

Los creyentes de este mártir le rezan y piden con mucha fe cuando desean recuperar a un amor, bien sea porque la rutina pareciera haber extinguido el amor o porque cometimos un error pero estamos arrepentidos y queremos recuperar a ese ser amado.

Los creyentes, rezan a San Valentín para que interceda por nosotros ante el padre y nos conceda la dicha de una relación buena, estable, que nos colme de felicidad, amor y gozo, y no de lágrimas, traición y sufrimiento.

Se pide también por este ser amado, para que pueda perdonarnos, y desee compartir y disfrutar de una vida a nuestro lado, desde la total libertad, pero siempre aspirando a enamorarnos y disfrutar de una vida plena con esa persona especial, con ese ser amado que nos hace sentir especiales, nos complementa y nos llena de felicidad.

Milagros de San Antonio De Padua

Conocido como el Taumaturgo, es decir, la traducción podría ser: “el que obra milagros”. En esta parte, daremos a conocer los milagros de san Antonio de Padua en el amor que han sido más relevantes y han sido recordado por sus fieles y compartidos de generación en generación.

Los Gorriones encerrados

Los gorriones encerrados es uno de los milagros de san Antonio de Padua en el amor más conocidos. Nos narra, la historia de un niño tan sumamente disciplinado, obediente y tranquilo. Era de esta manera con sus padres, como con Dios, por lo que este decidió premiarle.

Había llegado esa época del año en donde gorriones en camadas generaban destrozos en los trigales de los habitantes del campo, por lo que el padre del niño, le encargó la tarea de cuidar, vigilar y asegurarse que estas aves no acabasen con su siembra.

Luego de varias horas, el niño sintió una gran necesidad de ir a orar a la Iglesia, pero como siempre había sido obediente a su padre /y esta vez no sería la excepción) sabía que no podía dejar el campo solo, por lo que llamó a todos los gorriones y los encerró en una habitación.

Al regreso del padre, notó inmediatamente la ausencia del niño y lo regañó, pero este, con absoluta tranquilidad y respeto, le explicó a su padre lo que había hecho, y lo condujo hasta la habitación donde estaban los gorriones.

Logró demostrarle al padre, que aunque él se había ausentado, las despiadadas aves no habían tocado ni un grano de su cosecha, por lo que el padre, le dio un gran abrazo con alegría.

Tormentas del diablo

Al Igual que muchos santos, San Antonio era perseguido por los demonios, furiosos porque constantemente salvaba almas estos saboteaban sus sermones y lo perturbaban mientras evangelizaba a multitudes.

Cierto día, en la ciudad de Limoges (Francia), el santo predicaba con entusiasmo y euforia al aire libre, el día estaba hermoso y soleado, de pronto, sin razón aparente este cambió y nubes negras se posaron sobre todos, lo cual indicaba que habría una fuerte tempestad.

La intención, era que las personas se marcharan de allí, y en realidad, muchos así lo hicieron, pero el Fray Antonio les afirmó con total seguridad que estuviesen tranquilos, pues donde ellos habían decidido reunirse para escuchar la palabra de Dios no caería ni una gota de agua, y no se equivocó.

Inmediatamente, empezó una lluvia cargada de fuertes tormentas, pero donde ellos se encontraban, el cielo no derramó ni una gota. Al final del sermón maravilloso que habían recibido por San Antonio decidieron agradecer a Dios por el milagro que les había concedido.

La mula de rodillas

Uno de los milagros de san Antonio de Padua en el amor más distinguidos de este santo. Un día, un hereje (Bonvillo) decide retar a San Antonio (en Riminí, Italia) a que realizase un milagro para asi probar el poder de si Dios, si lo hacía, entonces este se convertiría.

San Antonio, seguro del poder de Dios acepta sin titubear. Bonivillo continúa diciendo que tendrá encerrada a su mula y le negaría todo alimento, por lo que San Antoni decidió ayunar durante este tiempo. Cumplido el plazo, las personas se reunieron en la plaza.

Este ofreció su misa como de costumbre y el hereje acercó a él la mula hambrienta y mientras su amo le ofrecía finalmente pasto, san Antonio le ofrecía la verdad de Dios y le ordenaba en nombre de Dios que se acercase y realizara un acto de veneración para que no quedara duda alguna de que esta criatura era importante para Dios.

No había si quiera culminado tales palabras cuando de pronto, el animal se hincó e hizo caso omiso a su “alimento”, el heno que le estaba ofreciendo su dueño San Antonio, se arrodilló ante la criatura, se acercó a su cabeza y ofreció la eucaristía a la mula hambrienta.

Por supuesto, la celebración de los feligreses no se hizo esperar y el ambiente se llenó de júbilo, alegría y este milagro fortaleció la fe de todos quienes le habían presenciado, y el hereje, cumplió con su palabra, convirtiéndose a la fe católica y  rechazando todo dios, creencia o doctrina que hubiese tenido antes de este día.

Genuflexiones extrañas

Cierto día, San Antonio De Padua había topado en la ciudad con un hombre conocido por llevar una vida de pecado y libertinaje. Cada vez que se cruzaban, San Antonio hacía un acto de reverencia.

Sin embargo, este hombre tomo esto de mala manera y pensaba que se burlaba de él y disgustado un día se atrevió a preguntarle ¿por qué insistía en burlarse cada vez que se cruzaban sus caminos?

La ira se había apoderado de este hombre, por lo que inmediatamente de su pregunta se dejó llevar y amenazó a San Antonio diciéndole que si no dejaba de burlarse atravesaría su espada en él sin dudarlo y sin remordimiento alguno.

Ante la amenaza, San Antonio se mantuvo tranquilo y solo expresó que se acordase de él cuando muriese siendo mártir y estuviese junto al padre en el paraíso. Por supuesto, esto generó gracia al hombre libertino, quien se echó a reír en su cara y  continuó su camino.

Irónicamente, años después, el hombre que una vez se había burlado de las palabras del santo, se había convertido, y de hecho, se encontraba evangelizando en Marruecos, donde sufrió de martirios, pero murió feliz porque había cumplido con su misión.

Era más que evidente, que la profecía de San Antonio, se había cumplido al pie de la letra.

La predicación de los peces

Se puede decir que este es uno de los milagros de san Antonio de Padua en el amor  más narrados a lo largo de la historia.

Un día, una multitud se encontraba entusiasmada por la llegada de San Antonio de Padua y no podían esperar a escuchar los sermones de este, sin embargo, dicha zona era controlada por los herejes, por lo que ante su llegada, estos herejes proceden a dar la orden de ignorarle, por lo que San Antonio, sin importar a donde fuese, no encontraba persona a la cual evangelizar.

Ante esta situación, se dirigió a la orilla del río Riminí y desde allí alzó su voz y empezó a evangelizar. Gritó, y solicitó a los peces que habitaban en el mar que le escuchasen, ya que los hombres no se atrevían a hacerlo.

Mientras decía esto, los peces, inexplicablemente, empezaron a juntarse y aproximarse cada vez más a la orilla para escucharle con atención.

Lo más impresionante de todo esto, no era solo que los peces se acercaban a él como les había ordenado, sino que además, sacaban su cabeza del agua, como muestra de atención absoluta, escucha e interés.

El santo, los invitaba entonces a glorificar a Dios, quien había creado el agua donde habitaban, les proporcionaba todo alimento y cubría cada necesidad de estos, por lo que vivían despreocupadamente y en libertad.

Impresionados ante tal espectáculo, los marineros se dirigieron rápidamente a la cuidad a dar fe de lo que habían visto, e invitando a los miembros de la aldea y herejes a que los presenciasen por ellos mismos y se convencieran del poder de Dios.

https://www.youtube.com/watch?v=A_MeKU3d978

Limpieza Total

Se dice, que un día, un hombre pecador decidió dar un nuevo rumbo a su vida y arrepentirse de corazón por todo lo que había hecho. Se arrodilló ante San Antonio y no dijo palabra alguna.

Como respuesta a ello, el santo le recomendó que escribiese todos sus pecados en una hoja, y el hombre así lo hizo.

Regresó tiempo después con una gran lista y el santo procedió a leerla en voz alta, y al devolvérsela, la hoja estaba en blanco, sus pecados habían sido borrados y perdonados, ¿se imaginan vivir algo así?

El encuentro con el niño Jesús

La mayoría de las imágenes que encontramos de San Antonio de Padua este sale con el niño Jesús en brazos, la razón de esto, es que cuando el joven retirado en un cuarto en completa soledad, sin embargo, un huésped logró verlo a través de una ventana y vio que tenía en brazos a un hermoso niño.

Y el hombre se preguntaba ¿quién era y de dónde había salido este niño? Luego de larga oración, esta visión desapareció y San Antonio le prohibió al hombre contar lo que acababa de ver.

El recién nacido que hablaba

En Ferrara, Italia, vivía un hombre en extremo celoso de su esposa, la cual, no era coqueta, simplemente, trataba con gentileza y cordialidad a todo el que se acercase a ella.

Esta mujer, estaba en dulce espera consecuencia de adulterio, y como si esto no fuese poco, el niño nació con piel oscura, por lo que no había duda de que era resultado de una traición.

El día del bautismo de la criatura, San Antonio se cruzó con familiares y amistades cercanas de esta “familia”, y a pesar de que sabía que el niño era producto del engaño, decidió nombrarle Jesús y preguntó al niño ¿quién era su verdadero padre?

El niño, con tan solo dos días de nacido, señaló y expresó ¡Este es mi padre! lo cual, impresionó a todos, incluido al esposo celoso, quien decidió confiar nuevamente en su esposa, ceder su control y disfrutar de una vida plena junto a ella.

La Comida Envenenada

Unos sectarios, que le guardaban rencor a San Antonio, decidieron invitarlo a un almuerzo para según discutir sobre catecismo, sin embargo, la intención real era envenenarlo y disfrutar de verlo agonizar.

El santo, aceptó su invitación, y estos le ofrecieron el plato de comida con veneno. Por supuesto, este lo supo de inmediato y los sermoneo por tal acto. Les pregunto ¿por qué había cometido tal acto? Para probar si estos admitirían su culpa.

Citando la palabra de Dios donde a sus discípulos que si sus palabras son sinceras ningún veneno les haría daño alguno. Luego, realizando una oración

Y la señal de una cruz sobre la comida, este la comió y nada le ocurrió, tal y como le había prometido Jesús a sus discípulos. Los sectarios confundidos, avergonzados, y por supuesto, arrepentidos, pidieron perdón y se convirtieron.

¿Quién es el culpable?

Cuando Antonio se encontraba en Padua, ocurrió en Lisboa, su ciudad natal, que un joven asesinó a su mayor contrario y lo sepultó en el jardín de la familia del santo. Cuando encontraron el cuerpo, atribuyeron el asesinato a su padre, el dueño del jardín. Trató de exponer su inocencia y no pudo.

Entonces el santo se trasladó hasta Lisboa y se presentó ante el juez expresando la inocencia de su padre. El juez no le creyó, así que hizo traer el cuerpo ante el tribunal y le preguntó:

“¿Fue mi padre el que te mató?”. El cuerpo, reanimando, respondió: “no, no fue tu padre” y cayó de nuevo exánime. Y el juez quedó convencido de su inocencia.

¿Te gustó este artículo? Te invitamos a leer más en los siguientes enlaces:

Santos jóvenes que alcanzaron la santidad

San Felipe de Jesús

San Pelayo

Santa Cristina

Santo Cristian

(Visited 806 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO