Aprenda como enseñar la palabra de Dios a los niños, para que lo conozcan a temprana edad

Cómo enseñar la palabra de Dios a los niños es un  objetivo que debemos plantearnos todos y en este artículo, te brindaremos todas las herramientas que te permitan de manera amena y muy didáctica acercar a los más pequeños de la casa a iniciarse y amar la palabra de Dios.

LA PALABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

¿Cómo enseñar la Palabra de Dios a los niños?

De las actividades más importantes que podemos iniciar como discípulos de Dios, es llevar su palabra a los más pequeños de la casa. Mateo 19:13 dice “Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque de ellos es el Reino de los cielos”. Es un mandato, es una responsabilidad, es la palabra de Dios a través del Espíritu Santo escrita por Mateo.

En la actualidad  el mundo se ha convertido en un lugar que muchas veces es hostil, pareciera que la historia fue olvidada y que lo sufrido y vivido por el pueblo de Israel quedo en el olvido, por lo tanto, ante un panorama como el actual debemos actuar de manera inmediata llevando la palabra de Dios a los más pequeños, para garantizar el cambio necesario y fortalecerlos en la fe y la palabra de Dios, para que no sean presa del mal y el mundo retome el camino de Dios.

Debemos reconocer que actualmente nuestros jóvenes son muy vulnerables y están bajo el permanente asecho del enemigo, muchas veces aun siendo hijos de fe, pueden ser presas del mal y caer en hábitos que los alejan del camino del Señor, por ello, es tan importante que desde muy temprana edad guiemos a nuestro hijos a crear una relación sólida y genuina con Dios.

LA PALABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

¿Qué debemos hacer?

Si eres Pastor y tienes en tus manos guiar una iglesia, debes iniciar concientizando a los padres de los niños de la importancia de cómo enseñar la palabra de Dios a los niños, además deben fortalecer en ellos reconocerse como el pilar fundamental para crear las bases sólidas necesarias para crear y sembrar en sus hijos la semilla de la fe, del amor, de la esperanza, de la solidaridad, del amor hacia el prójimo, para que puedan llevar una vida apegada al propósito del Señor.

Timoteo 1 5:8 solicita a los padres que sean buenos proveedores, pero no solo se debe proveer de lo material nada más, el llamado es a proveer también de todo lo necesario para ser fuertes espiritualmente, entregar a nuestros hijos de todas las herramientas para que sean capaces de reconocer el mal y alejarse de él, llevar una vida por el camino de Dios y poder obtener la promesa de vida eterna.

Esto que acabamos de indicar en el párrafo anterior esta descrito claramente en Deuteronomio versículo 6 y 7, la biblia es la mejor y única referencia que podemos utilizar para demostrar y llevar la palabra de Dios y aclararle a  los padres que no es un solicitud terrenal del pastor, es un llamado del Dios Padre Todopoderoso.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Al hacer ver a los padres el papel preponderante que tienen en llevar la palabra de Dios a sus hijos, es importante señalarle también que ellos son ejemplo y modelo de sus hijos, el llevar la palabra de Dios a sus hijos y actuar de manera distinta a ella, solo hará que sus hijos se confundan, es por ello, sumamente importante la coherencia de la palabra con la acción.

La biblia habla claramente que no hay un momento, un espacio una hora del día para llevar la palabra de Dios a nuestros niños, con claridad nos dice que repetiremos la palabra de Dios  en la casa, en los caminos, al ir a acostarse a dormir, al momento en que se levanten, en todo momento se debe entregar la palabra de Dios.

Ahora que ya los padres, los primeros responsables y los más fundamentales en este camino de construir discípulos reconocen su importancia, vamos a entregarles las herramientas necesarias para que comiencen a enseñar a sus hijos la palabra de Dios y obtengan de ellos la mejor de las recompensas al verlos crecer convirtiéndose en personas de bien.

¿Cómo iniciar?

Todos estamos conscientes que nuestros hijos son un regalo de Dios, es un ángel que él nos entregó para complementar nuestras vidas, para ser felices, para conformar familias unidas y amorosas y entonces debemos preguntarnos ¿cómo no educar a un ángel a seguir el camino de Dios?, por ello debemos aprender cómo enseñar la palabra de Dios a los niños.

Primero debemos crear en ellos la necesidad de conocer de Dios, plantar la curiosidad por la palabra divina, por las santas escrituras. El hogar en donde se antepone la palabra de Dios y los días se reciben con agradecimiento, llevará a nuestros hijos a desarrollarse en un ambiente emocional y espiritualmente estable. (Ver también: Oración para los hijos descarriados).

Entonces comenzamos por nosotros mismos, para ser el ejemplo a seguir, creamos hábitos espirituales en los más pequeño como agradecer al levantarse y elevar una oración, igualmente al acostarse enseñarles a nuestros hijos a dar gracias a Dios por el día que tuvimos, por lo que aprendimos, por la experiencia adquirida de lo bueno y de lo no tan bueno, agradecer a Dios por haberles permitido reconocer el mal y alejarse de él.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Mientras seamos imagen de la palabra de Dios eso es lo que verán nuestros hijos y de ellos aprenderán y ellos serán un reflejo también de la fe en Dios, esto acompañado de los buenos hábitos espirituales es el principio de la educación hacia la palabra del Señor.

Debemos inculcar en nuestros hijos siempre tener una buena actitud ante la palabra de Dios, no podemos ir renegando por la vida por lo que no hemos recibido y por las necesidades que no podemos cubrir, debemos siempre mostrar buena actitud y enseñarles a entender que los tiempos de Dios son distintos a los nuestros pero son perfectos.

Él siempre responde cuando el momento es el indicado para generar el mayor bienestar posible.  Este tipo de actitud que surge desde nosotros hacia ellos, les mostrará de la paciencia, de la esperanza y del respeto hacia la palabra.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

También es muy importante al enseñar la palabra de Dios a los niños, hacerles entender que no se trata de ellos o de nosotros, que la palabra de Dios es la guía sobre la que debemos dirigir nuestra vida. Que no se trata de ¿para qué me sirve?, o ¿qué me quiere decir?.

Los seres humanos nacemos egocentristas y debemos hacerles entonces entender que no se trata de ellos. Jesús es el centro de la palabra es la figura principal y todo se relaciona con él y debemos guiar cuando enseñemos la palabra de Dios a los niños que nuestros niños a identificar su relación con Él.

Uso del lenguaje

Es importante recordar que los niños tienen una forma de reconocer y entender que es totalmente diferente a la de una persona adulta, por lo tanto, saber como enseñar la palabra de Dios a los niños, es fundamental el lenguaje que vayamos a utilizar para introducir a nuestros hijos en el conocimiento de la palabra de Dios, no puede ser un lenguaje rebuscado ya que no nos haremos entender.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Los niños entienden desde un lenguaje sencillo y además debe ser específico y directo, para hacernos entender debemos darles ejemplos siempre de situaciones, aspectos y cosas que ellos reconozcan. Debemos siempre interpretar las palabras de la biblia de manera muy sencilla y concreta, ya que el lenguaje metafórico utilizado en las santas escrituras no será fácil de entender si lo leemos directamente sin realizar para ellos una interpretación.

De lo cotidiano y natural

Debemos utilizar todas las oportunidades posibles que se nos presentan en la vida cotidiana para ir sembrando en nuestros niños la fe en Dios, esta es una estrategia que nos funcionará como enseñar la palabra de Dios a los niños. Cualquier inquietud a la que ellos nos hagan referencia podemos responderla guiando su inquietud hacia la palabra de Dios. Cuando alguno de los miembros de la familia regrese a casa podemos guiar a nuestros niños al gozo del regreso de papi o mami a casa.

Podemos fortalecer su credibilidad en Dios y su palabra a través de las solicitudes, por ejemplo “ya verás que Dios nos va a enviar el autobús para llegar rápido a casa”, con este tipo de acciones sencillas nuestros niños van a ir fortaleciendo su fe en Dios.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

La Biblia el mejor cuento

El Libro Sagrado, así debe ser reconocido por nuestros niños, no es un libro cualquiera debemos hacerles entender que es el Libro más importante, que debemos cuidarlo, respetarlo y consultarlo siempre y por eso se encuentra en lugar especial de la casa.

No está prohibido tocarlo, o poner sus manitos sobre él para pedir algo bonito a Dios, pero si esta totalmente prohibido irrespetarlo (romper sus hojas, rayarlo, etc). Podemos crear espacios y momentos especiales en el hogar en donde los niños participen de la lectura de algún versículo de la biblia y recordemos interpretar su lectura con un lenguaje sencillo.

También podemos solicitarles a ellos que elijan qué se leerá, podemos pedirles que sean ellos quienes elijan la palabra que será leída, con solo abrir la biblia, esto creará expectativa y además siempre mantendrá la atención de ser su momento o su día para elegir qué leer.

Es muy importante cuando terminemos la lectura motivemos a nuestros niños a interpretar el mensaje y podemos dirigir su interpretación haciéndoles preguntas sencillas como ¿Qué te enseña esto que leímos acerca de Dios?, también podemos preguntarle ¿Qué nos enseña acerca de los seres humanos o de nosotros?. De esta forma podemos medir un poco si fuimos lo suficientemente explicativos y si ellos realmente captaron lo que dice la palabra de Dios. (Ver también: El poder de la Oración)

La iglesia

Se debe asistir y apoyarnos en la iglesia, siempre debemos levantarnos felices y animados para ir a escuchar la palabra de Dios, es un momento para la familia, para encontrarnos con los amigos, un momento de gozo para todos. Debemos enseñar a nuestros hijos sobre la importancia de asistir a la iglesia, no como una obligación, sino como un regalo para nosotros, ¿Qué nos dirá hoy Dios? ¿Qué tendrá que decirnos?, nuestros niños son curiosos y cuando menos lo crean, el hábito de asistir, orar, alabar y encontrarse con Dios formará parte de su vida, será una necesidad.

Beneficios

Existen muchos beneficios cuando enseñamos a nuestros niños la palabra de Dios, porque ellos se desarrollaran fuertes ante los temores porque saben que Dios los protege. Estarán siempre atentos ante los desafíos que se puedan presentar y a pesar de su poca madurez, estarán conscientes a través de la relación entre la palabra y la situación de tomar la decisión que más se ajusta a la palabra.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Serán niños agradecidos, esto es de mucha importancia, porque aprenderán a través de enseñarles la palabra de Dios sobre el agradecimiento por todo lo recibido desde lo espiritual como lo primordial hasta lo material y tangible, pero en ese estricto orden.

Crearemos en ellos la confianza en contarnos sobre sus pecados porque sabrán que serán perdonados, porque Dios es perdón es misericordia y redención. Serán niños solidarios, compasivos, amorosos y obedientes, porque eso nos enseña la palabra de Dios. Estaremos enseñando a nuestros niños a expresar sus sentimientos hacia a Dios y a tener confianza en que nunca estarán solos y desamparados, haciendo de ellos niños más seguros de sí mismo.

Importancia 

Enseñarles la palabra de Dios a nuestros niños, es una garantía para ellos y para nosotros, porque en el momento en que existan dificultades tendremos la garantía que ellos no serán una presa fácil y sabrán defenderse de las tentaciones y no fenecer ante ellas.

Como hemos indicado con anterioridad la responsabilidad de los padres y adultos es de suma importancia y es por ello que se deben involucrar en enseñarles la palabra de Dios a los niños. Debemos entregar a los niños todas las herramientas y fundamentos para debatir con los posibles fariseos que se crucen en su camino.

La enseñanza de la palabra de Dios a nuestros niños nunca debe terminar, a medida que ellos vayan dejando la infancia debemos mantenernos enseñando la palabra ya no con el mismo lenguaje sencillo, puede ser un poco más elaborado y dirigido a temas de interés como la sexualidad, entre otros, recordemos que todo esto son herramientas que les estamos entregando para que se puedan defender de un mundo lleno de vicios.

También debemos ser sinceros y prepararlos para los posibles fracasos que deberán enfrentar en la vida, debemos hacerles entender que forman parte de nuestra condición humana, pero aquí también radica la importancia de enseñarles la palabra de Dios a los niños, ya que ellos serán menos vulnerables y la palabra de Dios los hará seres resistentes y podrán superar las pruebas con rapidez y éxito.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Versículos que nos ayudarán

Existen en la biblia varios versículos que debemos tener muy presentes para cuando por alguna razón sintamos debilidad en dar continuidad a nuestro propósito de como enseñar la palabra de Dios a los niños, así como también versículos que podrán ayudarnos a enseñar la palabra de Dios.

El primero que debemos mantener siempre presente es el de Deuteronomio 6:6-7 “Y estas palabras que estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón, y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas  cuando te sientas en tu casa y cuando andes por el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes”.

Entonces le indicaremos aquellos versículos que nos darán fortaleza y responsabilidad de cómo enseñar la palabra de Dios a los niños, así como la guía para encontrar sabiduría de nuestra enseñanza, comenzaremos por su puesto con Efesios 6:4 “Y ustedes Padres no estén irritando a sus hijos, sino sigan criándolos en la disciplina y regulación mental de Dios”.

Deuteronimo 4:40 “Y tienes que guardar sus disposiciones reglamentarias y sus mandamientos que te estoy mandando hoy para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti y a fin de que alargues tus días sobre el suelo que tu Dios te da”. (Ver también: Cuantos Libros tiene la biblia Reina Valera).

Santiago 1:5 “Por lo tanto, si alguno de ustedes tiene deficiencia en cuanto a sabiduría que siga pidiéndole a Dios porque el da generosamente a todos y sin echar en cara y le será dada”.  Lucas 1:17: E irá delante de Él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Deuteronomio 4:9: Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.

Colosenses 3:21: Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Proverbios 19:18: Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo. Proverbios 29:17: Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

Hebreos 12:11 “Es cierto que ninguna disciplina parece por el presente ser cosa de gozo sino penoso, sin embargo, después a los que han sido entrenado por ella da fruto pacifico”. Es decir, no es agradable disciplinar a los niños y por supuesto a ellos no les gustará en el momento, pero de ser necesario es importante hacerlo a tiempo, porque el fruto será de gozo y de provecho para ellos y para nosotros.

Versículos que nos permitirán hacer entender a nuestros niños que se deben identificar con Jesús, porque la palabra de Dios nos permitirá a través de ella, tener una vida apegada a su propósito.

  • Éxodo 20:12: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da.
  • Colosenses 3:20: Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
  • Efesios 6:1,2: Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.
  • Efesios 4:32: Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

COMO ENSEÑAR LA PLABRA DE DIOS A LOS NIÑOS

  • Proverbios 16:6: Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor del Señor los hombres se apartan del mal.
  • Salmo 37:31: La ley de su Dios está en su corazón; por tanto, sus pies no resbalarán.
  • Proverbios 6:20: Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la enseñanza de tu madre.
  • Proverbios 23: Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen.
  • 2 Timoteo 3:15: Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

Como podemos ver, la biblia nos dice que los hijos son un don de Dios, por lo que debemos escuchar y entender el consejo de Salomón para formarlos de la manera correcta. La biblia nos guía para enseñar la palabra de Dios a los niños para que aprendan a conocer y obedecer su propósito y sean personas victoriosas en su gracia.

(Visited 1.907 times, 1 visits today)
Categorías Comunión

Deja un comentario

DARIO