Pensar en positivo atrae cosas positivas en tu vida

El poder del pensamiento positivo muchas veces es subestimado, pero existe un gran número de herramientas y técnicas que nos enseñan cómo atraer lo positivo, basándose en los pensamientos. En este artículo te enseñamos que pensar en positivo atrae cosas positivas, no dejes de leer estas interesantes técnicas.

Pensar en positivo atrae cosas positivas

Pensar en positivo atrae cosas positivas

Existen muchas filosofías en las cuales se establece que pensar en positivo atrae cosas positivas, es decir, conlleva una recompensa especial en virtud de que van a comenzar a suceder cosas buenas en la vida de las personas. Es tanto así que se cree que enfrentar la vida con una actitud optimista, alegre y positiva es el principio fundamental gracias al cual se puede combatir la depresión, aunque no sea un proceso del todo fácil.

Es apropiado mencionar que existen elementos determinantes al momento de generar un estado de ánimo en particular, como lo son por ejemplo la casualidad, el azar y el destino; sin embargo, cuando una persona se caracteriza por poseer una personalidad productiva, que suma y no que resta, y que es en sí positiva totalmente, se puede afirmar casi a calidad que es perfecta para llevar una vida satisfactoria y plena.

No es una fórmula verídica, pero si es un gran indicio que genera bienestar y aspectos más beneficiosos para aquellos que viven alegres, que para quienes se basan en lo negativo.

Es por ello que cuando decidimos mantener una mentalidad positiva, se brinda una percepción un poco más constructiva de las cosas, es decir vamos sumando un poco más en lugar de restar, lo que evidentemente va a atraer mejores cosas a nuestras vidas.

Muchas personas dedicadas al ámbito del desarrollo personal, han elaborado ciertos trucos que permiten establecer este hábito e involucrarlo día a día a nuestras vidas, en aras de disolver naturalmente los obstáculos y las preocupaciones con base en el aprendizaje.

Técnicas que ayudan a pensar positivo

Cuando de alcanzar una mentalidad positiva se trata, lo primero que se debe hacer es evaluar los tipos de pensamiento que transitan por tu mente; en tal sentido es pertinente asumir la responsabilidad por los actos propios que son llevados a cabo aquí y ahora, así como también el primer paso para superar las barreras y establecer soluciones reales a los problemas que se presenten en el futuro, consiste en hacerse consciente y pleno conocedor de la realidad actual.

En este orden de ideas, pensar de manera positiva o negativa es una decisión que la propia persona adopta, es algo así como elegir entre el bien y el mal, con base bien sea en las experiencias propias o en las experiencias de terceras personas. Por tal motivo, es necesario practicar una conducta repleta de hábitos colmados de pensamientos positivos, para lograr que el optimismo tome las riendas de nuestras vidas, y en consecuencia vivir mejor y plenamente.

Hay que destacar además que pensar positivo tiene un gran número de ventajas y aspectos positivos, ya que comprender que el paso vital está lleno de transformaciones, nos va a ayudar a lidiar mejor con los cambios que se pueden producir en el camino.

Aunado a ello, mantener un pensamiento positivo esta directamente relacionado con la esperanza de vida, que también puede verse reflejado en la salud tanto física como mental; por tal motivo, pensar en positivo atrae cosas positivas en el sentido de que se fortalecen las relaciones interpersonales bien sea con los familiares y con los amigos, además de que pueden ser manejadas de una manera más fluida y natural.

Es pertinente mencionar que una de las mejores maneras para iniciar una vida llena de optimismo, sin duda alguna consiste en reflexionar y meditar con frecuencia; por ejemplo, un gran método para analizar los pensamientos propios es la escritura. En este sentido, es una gran idea tener un diario en el que sean redactados todos aquellos aspectos que desencadenan pensamientos positivos o negativos; de esta manera se puede hacer una reflexión previa que es una especie de terapia, que serviría para adquirir la vitalidad que se desea cada un mejor estilo de vida.

Existen diversas claves o estrategias que pueden ser aplicadas para comenzar a tener más pensamientos positivos en nuestra vida, entre los cuales se pueden destacar los que se señalan a continuación.

Cabe destacar que no hay una fórmula mágica para llevar una vida perfecta, pero si algunos trucos que nos pueden ayudar a mejorar nuestro estilo de vida diario y en consecuencia atraer mejores cosas; todo esto se debe a que cuando cambiamos nuestra percepción y enfocamos la energía en los aspectos positivos, atraemos todo eso que pensamos y alejamos las llamadas malas energías.

No generalizar

El primer principio en que se pueda sustentar la vida de alguien que quiera comenzar a vivir con mayor optimismo y aspectos positivos, consiste en nunca generalizar, ya que el mundo es algo mucho más complejo que un si o un no, que blanco o negro, puesto que la vida en sí está compuesta de matices y puntos intermedios.

En este orden de ideas, es siempre prudente hacerse preguntas acerca de las cosas que suceden, es decir cuestionarlo todo; hay que hacer críticas constructivas referentes a todo aquello que nos rodea, ya que el siempre o el nunca no son muy buenos compañeros para alcanzar el aprendizaje.

Es pertinente añadir además que la importancia del lenguaje es realmente vital, y desafortunadamente es muy común escuchar frases tales como “siempre hago todo mal” o “nunca me sale bien”. Ahora bien, si evaluamos tales frases con detenimiento, podemos notar que no se ajustan a la realidad, dado que siempre y nunca son palabras muy definitivas y generales, que no suelen ser absolutas puesto que existen puntos intermedios.

Agradecer y no menospreciar lo bueno

Es algo muy común en la vida de las personas el destacar las cosas malas que les suceden e ignorar las cosas buenas o positivas. Sin embargo, hay que detenerse a pensar si realmente no nos suceden cosas buenas, puesto que es una afirmación que no se ajusta a la realidad; si pasamos por alto todas aquellas situaciones buenas nos suceden, les estamos quitando su verdadero valor, y si nos enfocamos solo en lo malo definitivamente perdemos el enfoque de la vida.

En este sentido, otra de las técnicas que suelen ser empleadas para atraer pensamientos positivos consiste en ser agradecido con todas las cosas que nos suceden a diario, es decir hay que detenerse a reflexionar acerca de lo bueno que pasa y lo que genera en nuestra vida, todo ello con el objetivo de mantener siempre un enfoque positivo y dar gracias porque estos sucesos forman parte de nuestro aprendizaje diario.

No suponer

Ahora bien, otro de los aspectos que hay que tomar en cuenta para tener una mentalidad positiva, y atraer las mejores cosas a nuestras vidas consiste en decir no a las suposiciones, es decir, dejar de suponer o crear percepciones no confirmadas acerca de ciertos acontecimientos. Esto es, que en la mayoría de las ocasiones, las suposiciones son infundadas, puesto que están basadas en percepciones que son personales y corresponden a una única visión del mundo.

Aunado a ello, las suposiciones están formuladas con base en información que no es contrastada y que por lo general producen ciertos malentendidos, los cuales no deberían haberse producido. Se debe resaltar que no existe ningún método cien por ciento efectivo y directo que nos permita saber que una suposición es realmente como nos la están describiendo, es decir, no existe alguna forma concreta de confirmar la veracidad o no de una suposición, puesto que es algo muy subjetivo y personal.

Sin embargo, siempre es conveniente preguntar el por qué de todo, indagar y averiguar hasta llegar a la principal fuente de la información.

Pensar en positivo atrae cosas positivas

Encontrar el equilibrio

Para nadie es un secreto que los extremos no generan nada bueno, debido a que conducen a suposiciones autoritarias inexorablemente; por tal motivo, la mejor opción siempre va a ser llegar al punto medio del equilibrio y de consenso. Cabe destacar que las equivocaciones alcanzadas tanto por exceso como por defecto son situaciones en las que no debemos caer, ya que la exageración como la minimización de los problemas, desafortunadamente nos va a restar la capacidad para afrontar los mismo de la mejor manera posible.

No asumir el papel de víctima

Muchas personas deciden hacerse las victimas y emplean este método como una medida fácil, cómoda y rápida para salirse de sus problemas. Esta técnica de la victimización es algo completamente perjudicial para las personas y sus intereses, puesto que es algo que conlleva a la irresponsabilidad, y no debe ser así ya que cada quien debe hacerse responsable de sus actos y es necesario asumirlos tanto para bien como para mal.

Para atraer las mejores cosas a nuestras vidas, es menester ser proactivos y asumir la responsabilidad de nuestros actos; también hay que sacarnos de la mente frases tales como nunca tengo suerte, o nunca podré obtener tal cosa. Pensar de esta manera es algo sumamente tóxico y que nos minimiza, por lo que no resulta beneficioso para ninguna persona que quiera atraer cosas buenas a su vida.

Decir no a las predicciones

Otra de las técnicas o claves que las personas positivas involucran a su vida, se trata de negarse a las predicciones, puesto que estas son por lo general, confusas y no tienen una precisión clara. Esto quiere decir que en toda predicción existente, existe un gran componente de incertidumbre, el cual conlleva a una constante ansiedad y a que todo salga mal, de forma inevitable.

En este sentido, es sumamente necesario que las personas saquen de sus vidas las predicciones como una forma válida de pensar, en virtud de que no son apropiadas, ni acertadas ni verídicas. Es pertinente actuar con base en la información real y precisa, que pueda ser contratada y por qué no, refutada también, pero no nos podemos basar en suposiciones ni adelantos de un futuro que es generalmente incierto. Así, partiendo de la información correcta, lo más probable es que nuestras acciones van a ser más consistentes y efectivas.

Poner límites a la propia responsabilidad

Es sumamente importante saber que debemos ser proactivos y asumir la responsabilidad de nuestras vidas, pero debe existir siempre cierto limite. Por ello, hay que tener presente que existe un gran número de variables que no podemos controlar desafortunadamente, motivo por el cual se nos escapan de las manos.

En este sentido, vamos a tener siempre un elevado nivel de culpabilidad en nuestro interior, mientras que continuemos pensando que todo lo que nos sucede es nuestra responsabilidad exclusiva, y es inclusive un poco más tóxico el creer que podemos controlar todo a nuestro alrededor, más es una gran equivocación.

Evidentemente, no podemos controlar todo lo que nos sucede a nosotros mismos, puesto que muchos elementos se escapan de nuestras manos y no dependen de las propias acciones; y para manejar esto un poco más sería apropiado leer el libro llamado Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, cuyo autor es Stephen Covey, en el cual se hace alusión al Círculo de Influencia versus el Círculo de Preocupación.

Pensar en positivo atrae cosas positivas

Al respecto, conviene acotar que lo que se conoce como el Círculo de la preocupación está compuesto por todas aquellas cosas que nos generan preocupación, mientras que el Círculo de influencia son todas aquellas cosas sobre las que podemos hacer algo, efectivamente.

Así, se dice que una persona es proactiva cuando se mantiene centrada en su círculo de influencia, es decir, cuando mantiene todo su enfoque en dar soluciones viables a todas esas cosas sobre las que verdaderamente puede actuar. Por el contrario, la es imposible ser proactivos cuando lo que hace es preocuparse por aquellas cosas que no puede controlar y menos aún solucionar.

En este orden de ideas, no vale la pena preocuparse por el cambio climático, por ejemplo, puesto que este es un elemento sobre el cual no tenemos control y en consecuencia no podemos cambiar; en su lugar, lo que hay que hacer es buscar alternativas para hacer más llevadera la tormenta, o la ola de calor de ser así. Una persona puede atraer más cosas positivas a su vida cuando logra dejar a un lado las preocupaciones innecesarias sobre lo que no puede controlar, y se centra únicamente en aquello sobre lo cual puede actuar efectivamente.

Aceptar que no todo es perfecto

Ahora bien, está claro que pensar en positivo atrae cosas positivas en nuestra vida, y para alcanzar este estado de optimismo o felicidad, otra de las técnicas que se pueden emplear para este fin consiste en aceptar que no todo es perfecto, es decir, es menester estar totalmente conscientes de que el idealismo y la perfección no existen, pues los problemas y los obstáculos son elementos necesarios para salir adelante en la vida.

Por tal motivo, una persona positiva sabe aceptar que las cosas no ocurren siempre de la manera esperada, y esta situación debe ser asumida a cabalidad. Para ello, es necesario dejar a un lado esa necesidad de perfección, y en su lugar aprendamos a ser flexibles en pro de adaptarnos a todas las situaciones que la vida nos pueda presentar.

No vale la pena malgastar la energía en emociones negativas cuando comentemos alguna equivocación, o cuando algo no dale como realmente se esperaba, si no que en su lugar hay que analizar y reflexionar para ver qué se puede hacer mejor la próxima vez. De todo lo que sucede se puede obtener un valioso aprendizaje, y quien entiende eso logra un nivel superior en la vida.

Las etiquetas son injustas

Todas las personas comenten equivocaciones en su accionar, es algo natural de la especie humana; pero aún así, nadie merece ser etiquetado de manera permanente por algo que hizo en un momento dado. En este sentido, todo el mundo se equivoca y no es justo etiquetar de por vida por un error que ha sido cometido.

Esto se debe a que las etiquetas se caracterizan porque descalifican a las personas, no son constructivas y en realidad no logran llegar al fondo del asunto; aunado a ello, las etiquetas suelen generalizar en un único sentido, y muestran además una sola cara de la persona, que no siempre es la más fiable ni la más correcta.

Por tal motivo, es sumamente necesario juzgar los hechos de la manera más objetiva posible, es decir, no juzgar ni etiquetar a las personas puesto que en ello consiste la asertividad. Sabemos que no es solamente lo que se dice, si no la forma en que se dice y en este sentido es pertinente ser objetivo y preciso al momento de criticar de manera constructiva a alguien, en aras de lo etiquetar ni juzgar de forma hiriente, su bien la honestidad es un aspecto muy importante de la personalidad.

Enfocarse en el presente

Es común notar que las personas en general tienden a adelantarse a los acontecimientos, imaginando un sinfín de problemas y de situaciones que por lo general no llegan a suceder en ningún momento, si no que solamente forman un torbellino en sus mentes. Además, estas situaciones de tensión suelen derivarse en ansiedad, estrés y nervios innecesarios, que se pueden evitar manteniendo claro el enfoque únicamente en el presente y en lo que se puede controlar, más no en lo que está por suceder haciendo hincapié en suposiciones sin fundamento alguno.

En muchas ocasiones lo que hacemos es hacer que los problemas parezcan mucho más grandes de lo que verdaderamente son, en virtud de que le permitimos al subconsciente que éste divague y dé vueltas sin llegar a un punto en concreto.

En este sentido, manteniendo el enfoque en el presente seremos capaces de minimizar nuestras preocupaciones en gran medida, para lo cual puede ayudar la meditación mindfulness, que coadyuva a un mejoramiento de la conciencia para estar más presente en el momento, en vez de centrar nuestra atención en lo que está por suceder, que por lo general produce elevados niveles de ansiedad.

Rodearse de gente positiva

Pensar en positivo atrae cosas positivas a nuestra vida, y es increíble notar el nivel de influencia en este aspecto que tienen también las personas que ese encuentran a nuestro alrededor. En este sentido, se dice que somos la media de las cinco personas con las que más tiempo pasamos, curiosamente; por esta simple razón, es de suma necesidad analizar nuestro entorno para ver si la gente que nos rodea aporta cosas positivas a nuestra vida, o si lo que se logra es todo lo contrario.

Muchas veces no somos capaces de identificar al gran número de personas que están a nuestro alrededor profanando infinidad de quejas y transmitiendo energías negativas; si escuchamos con mayor atención las conversaciones más adelante, podremos notar que son cada vez más este tipo de personas, de quien es apropiado alejarse para evitar contagiarse de la misma negatividad.

Por tal motivo, mientras que pasemos más tiempo con gente que posea una actitud mental positiva y alegre, comenzaremos a pensar y actuar de una manera similar, y recordemos que pensar positivo atrae cosas positivas a nuestra vida, y todos queremos estar cada vez mejor. Para ello es apropiado conectarse con personas que nos hagan sentir bien y con quienes seamos capaces de pasar un buen rato, puesto que no hay que subestimar el poder de la risa, ya que es una de las mejores terapias para combatir el estrés.

El poder del entusiasmo

El entusiasmo es, en definitiva, algo muy contagioso, y si se combina con el optimismo forman un motor muy poderoso que nos permite hacer la diferencia en todo aquello que llevemos a cabo. Éste es considerado como una actitud mental tan fuerte y sólida, que también es difícil de mantener y de lograr, pero es algo sumamente poderoso.

Así, el entusiasmo es muy contagioso, es decir, una persona entusiasta irradia esta energía y logra contagiar a todos aquellos que se encuentren a su alrededor; lo cual genera un estado de paz y tranquilidad. A continuación se plantean cuatro pasos que nos permitirían lograr una existencia un poco más entusiasta, a saber:

  1. Buscar lo bueno dentro de sí mismo.
  2. Eliminar todo tipo de pensamientos de autocompasión.
  3. Olvidarse de sí mismo y buscar a una persona que nos necesite.
  4. Ver toda tribulación como si fuese un reto a nuestras capacidades.

Ahora bien, el entusiasmo y el optimismo hacen la diferencia, tal y como se mencionó anteriormente, y en este sentido nos permiten lograr lo siguiente:

  • Presentar siempre el lado brillante a todas aquellas personas que nos miren y nos escuchen.
  • Pensar, trabajar y esperar que va a suceder solo lo mejor, ya que es lo que nos merecemos en la vida.
  • Ser entusiasta ante el éxito de nuestros amigos y familiares, como si fuera nuestro.
  • Mirar siempre de manera amistosa a los demás, sin prejuicios de ningún tipo.
  • Superar los errores cometidos en el pasado, y encaminarse hacia los grandes logros venideros.
  • Emplear el tiempo mejorando a sí mismos, por lo que no habrá oportunidad de criticar a los demás.
  • Dejar a un lado las preocupaciones innecesarias, los enojos y la presencia de problemas, si no enfocarse en las soluciones.

 

Si este artículo referente a pensar en positivo atrae cosas positivas te ha ayudado a reflexionar acerca de tu vida, te invitamos a compartirlo y a leer los que te recomendamos a continuación:

Biografía de Nick Vujicic, Historia, Frases y más

Significado de las Runas Vikingas y su interpretación

(Visited 44 times, 1 visits today)

Deja un comentario