Aprende cómo hacer una oración para bebé enfermo recién nacido

Resulta muy doloroso ver a un bebé recién nacido sufriendo por problemas de salud. Nos sentimos realmente impotentes con el corazón desconsolado. En este post estudiaremos cómo elevar una oración a Dios para un bebé enfermo recién nacido para que se derramen sus bendiciones tanto al bebé como a sus familiares. Asimismo se presentarán algunos aspectos interesantes sobre este tipo de oración.

Oración para bebé enfermo recién nacido

Cuando se enferma un hijo, la atención total de la madre y el padre, y de toda la familia, está concentrada en buscar todos los medios humanamente posibles para lograr que sane lo más pronto que se pueda.

Esto resulta mucho más alarmante si se trata de un bebé recién nacido que se nos enferma, pues angustia aun más cuando se trata de una criatura que a tan temprana edad tenga que sufrir.

Son muchas las emociones encontradas en esos momentos tan críticos de dolor al tener que lidiar con tan terrible noticia.

El corazón se nos rompe en este tipo de circunstancias tan trágicas que le puede pasar a los padres de familias, cuando un bebé se enferma o nace enfermo. Es mucho el dolor, se nos acongoja el alma y nos sentimos desesperanzados.

Inmediatamente, se comienzan a tomar todas las acciones y decisiones necesarias para conseguir la sanación del bebé, tales como:

  1. Llevarlo al especialista para que lo ausculte
  2. Comprar todos los medicamentos prescritos que se requieran
  3. Dispensar los cuidados especiales en casa
  4. Distribuir responsabilidades entre los familiares con respecto a el enfermo
  5. Orar sin cesar para lograr su sanación.
Baby feet in the mother hands

En el presente post queremos referirnos específicamente a este último punto de la oración, el cual consideramos muy importante y efectivo cuando lo hacemos debidamente y desde la fe, ya que ella es la que nos va a llevar a conseguir lo que tanto deseamos.

En tal sentido, se han preparado algunos ejemplos de oraciones para este tipo de situaciones.

Tal vez le interese la oración de fe

Ejemplos

Se presentan a continuación algunas oraciones que se pueden emplear como modelos a seguir para que cada quien elabore la suya propia.

Oración 1 

¡Oh Padre Santo, Señor de gran poder!

Tú me conoces y conoces también mi corazón y sabes que siempre he querido ser fiel cumplidor de tus preceptos.

Sé que he fallado en muchas oportunidades por torpeza o ignorancia de mi parte, pero he sabido enmendar y volver a tu camino.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Camino de Dios

También conoces mis pesares, así como tú sabías lo que sentía tu hijo Jesús cuando estaba en la cruz, en la cual nos redimió de nuestros pecados para ser sanos y salvos.

Acudo ante ti en estos momentos de mucha angustia y desesperación por los que estoy atravesando, esperanzada que me concederás una vez más tus bendiciones.

¡Oh Santo Padre Celestial! Bien amado por mi. Conocías de mi deseo de tener un bebé, el cual con tanto fervor te lo pedí y tú, con tu infinita misericordia, me lo concediste.

¡Estoy eternamente agradecida por ello!

Pero ahora, necesito de ti pues mi bebecito nació enfermo y te suplico con mucho fervor cubras con tu manto sanador y protector a mi pequeño hijo que se encuentra afectado en sus vías respiratorias (Mencione la enfermedad) y está sufriendo mucho por ello.

Ten misericordia de él y, por la preciosísima Sangre de tu Hijo Jesús, sánalo completamente para que pueda crecer y vivir para tu Gloria, Señor.

Te ruego, Padre Amado, que con tus Santas Manos lo toques y alejes de él todo ese mal que lo aqueja y él espera de ti tu bendición.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Santas Manos de Dios

¡Dios sana a mi pequeño bebé [nombre del bebé] te lo pido encarecidamente Señor!

En el nombre de Jesús,
Amén

Oración 2 

¡Padre Celestial, siempre bondadoso, compasivo y misericordioso!

Estoy ante ti para pedirte por la salud de mi niña [nombre de la bebé] que hemos debido hospitalizar por las altas temperaturas que la aquejan y no le dan paz.

Sé que son muchos lo que acuden a ti por sanación, pero también sé que siempre estás presto a ayudar a los que con la fe oran y te glorifican.

Aquí estoy postrado ante ti en adoración y reconocimiento de tu gran poder sanador.

Hoy te ruego le devuelvas la salud a mi pequeñita, quien agoniza.

Señor, te pido con mucho fervor y también desesperación te acerques a su cuarto y pongas tus manos sobre su cuerpo para que sane.

Aun cuando los informes médicos dicen que ya no tiene esperanza, yo no los comparto, pues solo creo en ti y en tu misericordia, ¡oh Señor!

Es por ello que, en este momento, he decidido postrarme ante ti y seguir solo tu Santa Palabra, que es la que tiene poder.

No le prestaré atención al que quiera destruir mi fe hacia ti, pues para mi no tiene ninguna credibilidad.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Creer en Dios

Solo tu, mi Dios, eres, quien con su sabiduría y misericordia pueden traerle la cura total a mi bebé.

Oraré a ti, gran Señor, pidiendo tus bendiciones para ella y tu bendición se transformará en sanidad.

Será un milagro para tu gloria, ¡oh Señor! Por ello, en mi corazón ya lo creo y así lo declaro, que mi niña está sana.

Se levantará, crecerá y se hará una hija obediente para tu Gloria Eterna, mi Dios.

Agradecido estoy por su sanación y porque nunca olvidas los favores que te pido y me concedes, bondadoso Señor.
Amén

Conozca la Oración para bendecir el dinero

Oración 3 

¡Padre nuestro, que estás en los cielos, pero siempre cerca de nosotros!

Oración para bebé enfermo recién nacido

Hoy quiero agradecerte por tus bendiciones y también por haber muerto por nosotros en la cruz para redimirnos.

Eres mi Señor por todo lo que has creado, por ello eres el único Salvador.

También te quiero agradecer por el inmenso regalo que me has dado al hacerme madre de dos bellas criaturas.

Quiero presentarlas ante ti para pedir tu intercesión y las libres de todo mal, de toda enfermedad y las llenes de más salud, pues nacieron con cierta debilidad y con bajo peso.

Te pido, Santo Padre, veles por ellas para que superen esa condición y siempre gocen de buena salud.

Permite que tengan un cuerpo saludable, que no las perturbe ninguna dolencia.

Yo, por mi parte, te prometo que velaré porque sean seres de bien, dedicadas a ti, siempre seguidoras de tus divinas enseñanzas y atentas a tu Palabra.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Alabar a Dios

Las educaré bajo tus Santos Mandatos para que estén siempre alabándote, adorándote y en el camino que tú nos has trazado hacia la vida eterna.

Tú me conoces, Señor, y sabes que siempre he sido fiel devota, seguidora de tus preceptos y siempre presta a acudir a socorrer al necesitado, tal como tu nos has enseñado.

Perdona mis torpezas, descuidos y fallas. Tengo mucho que aprender de ti, por eso te imploro no me abandones y menos ahora que tengo esta responsabilidad con mis hijas, que serán también devotas a ti, para tu Gloria.

Te pido, Padre Amado, las guardes de todo mal, alejes cualquier enfermedad que el maligno quiera hacer caer sobre ellas. No permitas que ningún peligro las aseche y las haga caer en tentaciones.

Pero sobre todo te imploro, mi bien Amado Señor Bienaventurado, me des las herramientas necesarias, para que, con tu ayuda y consejo, pueda ser la madre idónea que mis hijas necesitan.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Enseñanado a orar al hijo

Apóyame en esta nueva etapa que comienzo en mi vida, lléname de sabiduría, amor, esperanza y energía para poder darles lo mejor.

Recibe mi eterno agradecimiento por mis bellas hijas, por su salud, por las bendiciones que sé derramarás sobre ellas, por mi hogar.

¡Sólo en ti confiamos, mi Santo Padre!

Amén

Oración 4

¡Amado Padre Celestial!

Siempre te agradecemos por todas las bendiciones que nos das, pero hoy especialmente te queremos agradecer por la bendición de poder ser padres.

Hoy hemos sido bendecidos por tu Santa Gracia al concedernos esta nueva criatura.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Dios bendice a bebe

Nuestro bebe es un milagro que nos ha venido a alegrar nuestro hogar porque Tú, Santo Padre, así lo has querido y es un gran honor para nosotros que nos hayas considerado merecedores de ese milagro.

Podemos, así, decir que nuestro bebé te pertenece a ti y a tu Gloria lo dedicamos.

No obstante, queremos ponerlo en tus manos y bajo tu Santa Bendición a [nombre del bebé].

Ha nacido un poco bajo de peso, por lo que requiere de tu intercesión y en ti confiamos que, por tu santa voluntad, se recuperará y llegará a ser muy especial.

Te pedimos, mi Señor, que guardes sus pasos, que lo cubras con la preciosísima Sangre de tu Amado Hijo, Jesucristo. Acompáñalo cada día de su vida y muéstrale siempre tu amor.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Preciosísima Sangre de Cristo

Nosotros, como sus padres, te prometemos y nos comprometemos a educarlo bajo tus Santos Designios, con tus divinas enseñanzas para que sea un ser humano de bien, consagrado a ti, por siempre.

Te agradecemos, también, Señor Todopoderoso, nos guíes como padres para cumplir con tan noble tarea de formarlo para tu Gloria. Danos, por favor, sabiduría, paciencia y amor para poder instruirlo y corregirlo cuando sea necesario de una forma que te agrade y te glorifique.

Confiamos, Santo Padre, que por tu infinita misericordia y amor a todos tus hijos, nos concederás la dicha de ver crecer sano a nuestro hijo, que nos permitirás inculcarle tus divinos preceptos.

Todo esto te lo pedimos con mucha fe y desde nuestro corazón hoy un poco entristecido.

¡Qué se haga tu Santa voluntad siempre, Amado Padre!

Queremos pedirte perdón si en algo te hemos ofendido o si hemos hecho algo que no ha sido de tu agrado. Estamos profundamente arrepentidos por ello y queremos renovar nuestros votos de fe contigo.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Arrepentimiento

Declaramos que Jesús, tu hijo, es nuestro único Señor y Salvador, que es el centro de nuestro hogar y de nuestra vida.

Te alabamos y adoramos, porque eres un Dios bueno, que siempre quiere el bien para cada uno de sus hijos, por lo que confiamos que en tus manos estamos y por nuestro bebé velarás, para que pronto se estabilice y podemos llevarlo a nuestro hogar, siempre según tu voluntad.

Hacemos esta oración en el nombre de Jesús.

Amén.

Aprenda también la oración a Jesús para el trabajo

¿Cómo debe ser la oración?

Como sabemos, la oración es la mejor manera de tener una comunicación y conversación directa con Dios, mediante la cual le podemos expresar de viva voz nuestro sentir.

Mediante la oración le presentamos a Dios nuestro agradecimiento, nuestra fe, pero también le podemos hablar de las preocupaciones, que nos aquejan y también hacer nuestras peticiones.

Es menester señalar que la oración debe tenerse siempre presente, no solo para pedir por nuestras necesidades, sino también para expresarle nuestro agradecimiento a Dios por todo lo que nos ha concedido; a saber por:

  • La vida
  • Un nuevo día
  • La naturaleza
  • La salud
  • La familia
  • Sobretodo por los más necesitados y afligidos que requieren del auxilio del Señor.
Oración para bebé enfermo recién nacido
Ayudar al necesitado

Ahora bien, lo primordial que hay que tener en consideración para hacer una oración para un bebe enfermo recién nacido es definitivamente la fe plena de que se sanará.

Por lo tanto, se requiere que cuando estemos orando por un bebé enfermo, se debe depositar nuestra fe totalmente en Dios y confiar que con su infinito poder Él nos escucha y nos socorre.

Al tener esa fe inquebrantable en Dios y entender que su voluntad está por sobre todas las cosas, se alcanzará una paz sobrenatural y nuestros corazones se inundarán del consuelo que nos envía el Señor, sin importar lo que esté pasando a nuestro alrededor.

Así, agradeceremos al Santo Padre por las cosas buenas que nos depara, pero también por las no tan buenas que ocurren, lo cual nos lleva a considerar que todo pasa por alguna razón que en el momento no podemos entender.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Agradecer a Dios

No obstante, algo nos dice que Dios en algún momento mostrará el por qué se está atravesando por esa pesarosa situación, que hace que uno se aferre más a nuestro Señor y Creador.

¿Qué es?

Es aquella que le expresamos a Dios cuando nos encontramos en situaciones difíciles en las que está involucrada nuestra salud o la de un familiar cercano.

Pero no hay que orar sólo cuando estemos enfermos de gravedad. También se puede hacer cuando nos sentimos cansados, agobiados, exhaustos, afectados por algún dolor pequeño, pero molesto en alguna parte de tu cuerpo, pues nuestro Santo Padre está siempre disponible para nosotros.

Siempre que oremos a Dios y le pidamos con devoción sincera, Él responderá a nuestra oración de sanación y nos dará pronta solución.

De allí, que al encomendar a Dios mediante una oración de sanación y pidiendo por el bienestar de nuestros hijos, estamos poniendo en sus manos, y a su cuidado, la vida de ellos.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Oración por un hijo

En este caso específico, nos estamos refiriendo a la oración de fe por sanación de un bebe, la cual se eleva al Santo Padre, a quien se le pide que pose sus venerables manos sobre el pequeño para que le dé la cura que él merece.

Cuando se sucede este tipo de situaciones de dolor, es imprescindible depositar toda nuestra fe en Dios y confiar plenamente que el responderá debidamente. Él es el indicado para dar el consuelo a los padres y a todos los familiares afectados.

Además, el Señor dará la protección, el amor y cuidado requeridos hasta lograr que el pequeño sane, pues sin duda alguna, no hay enfermedad que Él no pueda curar. Dios tiene todo el poder para lograrlo al cubrirlo con su manto de sanación.

Para hacer este tipo de oración, nos podemos inspirar en lo que Marco 9:23 nos dice sobre el poder del que tiene creencia.

Oración para bebé enfermo recién nacido Cuando se enferma un hijo, la atención total de la madre y el padre, y de toda la familia, está concentrada en buscar todos los medios humanamente posibles para lograr que sane lo más pronto posible. Esto resulta mucho más alarmante si se trata de un bebé recién nacido que se nos enferma, pues angustia aun más cuando se trata de una criatura que a tanta temprana edad tenga que sufrir. Son muchas las emociones encontradas en esos momentos tan críticos de dolor al tener que lidiar con tan terrible noticia. El corazón se nos rompe en este tipo de circunstancias tan trágicas que le puede pasar a los padres de familias, cuando un bebé se nos enferma o nace enfermo. Es mucho el dolor, se nos acongoja el alma y nos sentimos desesperanzados. Inmediatamente, se comienzan a tomar, así, todas las acciones y decisiones que se deben tomar para conseguir la sanación del bebé, tales como: llevarlo al especialista para que lo ausculte comprar todos los medicamentos que se requieran ofrecer cuidados especiales en casa orar mucho para lograr su sanación. En el presente post queremos referirnos específicamente a este último punto de la oración, el cual consideramos muy importante y efectivo cuando lo hacemos debidamente y desde la fe, ya que ella es la que nos va a llevar a conseguir lo que tanto deseamos. En tal sentido, se han preparado algunos ejemplos de oraciones para este tipo de situaciones. Ejemplos Se presentan a continuación algunas oraciones que se pueden emplear como modelos a seguir para que cada quien elabore la suya propia. Oración 1 - Para bebés recién nacidos enfermos ¡Oh Padre Santo, Señor de gran poder! Tú me conoces y conoces también mi corazón y sabes que siempre he querido ser fiel cumplidor de tus preceptos. Sé que he fallado a veces por torpeza o ignorancia de mi parte, pero he sabido enmendar y volver a tú camino. También conoces mis pesares, así como tú sabías lo sentía tu hijo Jesús cuando estaba en la cruz, en la cual nos redimió de nuestros pecados y ser sanos y salvos. Acudo ante ti en estos momentos de mucha angustia y desesperación por los que estoy atravesando, esperanzada que me concederás una vez más tus bendiciones. ¡Oh Santo Padre Celestial! Bien amado por mi. Conocías de mi deseo de tener un bebé, el cual con tanto fervor te lo pedí y tú con tu infinita misericordia me lo concediste. ¡Estoy eternamente agradecida por ello! Pero ahora, necesito de ti pues mi bebecito nació enfermo y te suplico con mucho fervor lo cubras con tu manto sanador y protector a mi pequeño hijo que se encuentra afectado en sus vías respiratorias y está sufriendo mucho por ello. Ten misericordia de él y por la preciosísima Sangre de tu Hijo Jesús, sánalo completamente para que pueda crecer y vivir para tu Gloria, Señor. Te ruego, Padre Amado, que con tus Santas Manos lo toques y alejes de él todo ese mal que lo aqueja y él espera de ti tu bendición. ¡Dios sana a mi pequeño bebé [nombre del bebé] te lo pido encarecidamente Señor! En el nombre de Jesús, Amén Oración 2 - Para la sanación un bebe enfermo ¡Padre Celestial, siempre bondadoso, compasivo y misericordioso! Estoy ante ti para pedirte por la salud de mi niña [nombre de la bebé] que hemos debido hospitalizar por las altas temperaturas que la aquejan y no le dan paz. Sé que son muchos lo que acuden a ti por sanación, pero también sé que siempre estás presto a ayudar a los que con la fe oran y te glorifican. Aquí estoy postrado ante ti en adoración y reconocimiento de tu gran poder sanador. Hoy te ruego le devuelva la salud a mi pequeñita, quien agoniza. Señor, te pido con mucho fervor y también desesperación te acerques a su cuarto y pongas tus manos sobre su cuerpo para que sane. Aun cuando los informes diga que ya no tiene esperanza, yo no les comparto, pues solo creo en ti y en tu misericordia, ¡oh Señor! Es por ello que, en este momento, he decidido creer solo en ti y en tu Santa Palabra, que es la que tiene poder. No le prestaré atención al que quiera destruir mi fe, pues para mi no tiene credibilidad. Solo tu, mi Dios, eres, quien con su sabiduría y misericordia pueden traerle la cura total a mi bebé. Oraré a ti, gran Señor, pidiendo tus bendiciones para ella y tu bendición se transformará en sanidad. Será un milagro para tu gloria, ¡oh Señor! Por ello, en mi corazón ya lo creo y así lo declaro con mi boca, quien mi niña está sana. Se levantará y se hará una hija obediente para tu Gloria Eterna, mi Dios. Agradecido estoy por su sanación y porque nunca olvidas los favores que te pido, Bondadoso Señor. Amén Oración 3 - Protección para bebés que acaban de nacer ¡Padre nuestro, que estás en los cielos, pero siempre cerca de nosotros! Hoy quiero agradecerte por tus bendiciones y también por haber muerto por nosotros en la cruz para redimirnos. Eres mi Señor por todo lo que has creado, por ello eres único Salvador. También te quiero agradecer por el inmenso regalo que me has dado al hacerme madre de dos bellas criaturas. Quiero presentarlas ante ti para que pedir tu intercesión y las libres de todo mal, de toda enfermedad y las llenes de más salud, pues nacieron con cierta debilidad y con bajo peso. Te pido, Santo Padre, veles por ellas para que superen esa condición y siempre gocen de buena salud. Permite que tengan un cuerpo saludable, que no las perturbe ninguna dolencia. Yo, por mi parte, te prometo que velaré porque sean seres de bien, dedicadas a ti, siempre seguidoras de tus divinas enseñanzas y atentas a tu Palabra. Las educaré bajo tus Santos Mandatos para que estén siempre alabandote, adorandote y en el camino que tú nos has trazado hacia la vida eterna. Tú me conoces, Señor, y sabes quien siempre he sido fiel devota, seguidora de tus preceptos y siempre presta a acudir a socorrer al necesitado, tal como tu nos has enseñado. Perdona mis torpezas, descuidos y fallas. Tengo mucho que aprender de ti, por eso te imploro no me abandones y menos ahora que tengo esta responsabilidad con mis hijas, que serán también devotas a ti  para tu Gloria. Te pido, Padre Amado, las guardes de todo mal, alejes cualquier enfermedad que el maligno quiera hacer caer sobre ellas. No permitas que ningún peligro las aseche y las haga caer en tentaciones. Pero sobre todo te imploro, mi bien Amado Señor Bienaventurado, me des las herramientas necesarias, para que, con tu ayuda y consejo, pueda ser la madre idónea que mis hijas necesitan. Apóyame en esta nueva etapa que comienzo en mi vida, lléname de sabiduría, amor, esperanza y energía para poder darles lo mejor. Recibe mi eterno agradecimiento por mis bellas hijas, por su salud, por las bendiciones que sé derramarás sobre ellas, por mi hogar. ¡Solo en ti confiamos, mi Santo Padre! Amén Oración - Para recién nacidos Amado Padre Celestial, Te damos gracias por las bendiciones que nos das, especialmente por la bendición de ser padres. Hoy te presentamos a la nueva criatura que nos has regalado. Reconocemos que nuestro bebé es un milagro tuyo y te pertenece a ti. Por esta razón te lo dedicamos en gratitud. Lleva siempre en tus manos a (nombre). Guarda sus pasos. Acompáñalo/a cada día de su vida. Muéstrale tu amor siempre. Guíanos a nosotros como padres. Danos sabiduría, paciencia y amor para poder instruir y corregir a nuestro bebé de una forma que te agrade y glorifique. Hoy renovamos nuestro voto contigo, Jehová, declarando que tú eres el centro de nuestro hogar y que Jesús, tu Hijo, es nuestro Señor. Nuestra familia te alaba porque eres un Dios bueno. Confiamos que en tus manos estamos. Hacemos esta oración en el nombre de Jesús. Amén ¿Cómo debe ser la oración para un bebé enfermo recién nacido? Esta es la oración de fe que se eleva al Santo Padre, a quien se le pide que lleve sus venerables manos hasta el bebé enfermo para que le dé la sanación que él merece. Cuando se suceden este tipo de situaciones de dolor, debemos confiar plenamente en Dios. Él es el indicado para dar el consuelo a los padres y a todos los familiares afectados. Además, el Señor dará la protección, el amor y cuidado requeridos hasta lograr que el pequeño sane, pues sin duda alguna, no hay enfermedad que Él no pueda curar. Dios tiene todo el poder para lograrlo al cubrirlo con su manto de sanación. Para hacer este tipo de oración, nos podemos inspirar en lo que evangelista Marco 9:23 nos dice en Las palabras de esta plegaria están inspiradas en Marcos En la Biblia encontramos muchas citas relacionadas con la sanidad y curación, que muy bien nos pueden servir en esos momentos de angustia, las cuales debemos leer con mucha fe. La oración que se hace para un bebé enfermo se puede hacer sin importar la edad del pequeño, si está cerca o lejos, o también si se trata de una enfermedad común o mortal. En estos casos lo más recomendable, es que se haga con fe, en forma repetida todos los días hasta que el bebé sane completamente. Un hijo es alguien al que queremos ver crecer, estudiar, jugar, graduarse, casarse y hasta que nos de nietos y enterarnos de una noticia tan cruel como que apenas llegando al mundo quiere abandonarlo, es algo que no es para nada fácil de entender. Pero debemos sacar fuerzas de donde solo Dios puede dárnoslas para seguir luchando para arrebatarle la vida de nuestro bebé de las manos de la muerte. Es una batalla que debemos enfrentar y hacer una oración para bebe enfermo recién nacido, para que Dios le restituya la salud. Nunca debemos perder la fe, de que Dios en su infinita misericordia puede hacer un milagro en nuestro bebé. Venciendo todo obstáculo que el enemigo nos ponga Pero debemos vencer todos los obstáculos y no mirar con nuestros ojos naturales, sino con los espirituales que deben estar más abiertos que nunca. Lo que nos digan los médicos debe quedar en segundo lugar, y lo que diga La Palabra de Dios debe prevalecer aún por encima de lo que podamos estar viendo y escuchando. Nuestra fe debe estar fortalecida en Cristo y en el poder de su fuerza en nosotros. Para hacer una oracion para bebe enfermo recien nacido, sólo debemos tener fe. Al hacer esta oracion para bebe enfermo recien nacido, debemos depositar nuestra fe inconmovible en Dios y en su Podr, con la certeza de que nos escucha. Cuando comenzamos a tener fe en Dios y a entender que su voluntad es por sobre todas las cosas, entonces vendrá sobre nosotros su paz sobrenatural y comenzará a inundar nuestras vidas y nuestros corazones, sin importar lo que esté pasando a nuestro alrededor y comenzamos a dar gracias a Dios tanto por las cosas buenas, como las no tan buenas que ocurren, conociendo que todo pasa por alguna razón que en el momento no podemos entender, pero que Dios en algún momento mostrará el propósito por el cual, estamos pasando por esta situación tan penosa, que nos hará aferrarnos mucho más a nuestro Padre Celestial. Nunca debemos renegar de nuestro Dios, recordemos a Job, que a pesar de haber perdido absolutamente todo lo que tenía en un día, solamente dijo unas palabras que ahora hacen estremecer todo mi ser, desnudo salí del vientre de mi mamá y desnudo volveré…mi Señor da y también quita, sea el nombre de mi Dios bendito. ¿Cómo es posible que un hombre que habiendo perdido sus hijos, su casa, posesiones y hasta su salud, pueda haber dicho estas palabras? De la misma manera cuando hagamos la oración para bebe enfermo recién nacido debemos confiar en que Dios escuchará nuestras peticiones. Eso es algo que aprendí de Job, que era un hombre temeroso de Dios en todos los sentido, estaba aferrado y tenía la certeza que todo lo que pasa es por alguna razón y en todo momento respetó la voluntad de Dios para su vida. Eso es lo que debemos hacer, confiando en que su misericordia nos arrope y podamos contar el milagro de haber sanado a nuestro hijo para su Gloria y honra y podamos decir que esta enfermedad no es para muerte, sino para que Él pueda mostra

En la Biblia encontramos muchas citas relacionadas con la sanidad y la curación, que muy bien nos pueden servir en esos momentos de angustia. Se recomienda leerlas con mucha fe y devoción para que podamos conectarnos con el Señor y hacerle llegar nuestras súplicas.

La oración que se hace para un bebé enfermo se puede hacer sin importar la edad del pequeño, si está cerca o lejos, o también si se trata de una enfermedad común o mortal.

En estos casos lo más importante, como ya se ha dicho, es que se haga con mucha fe, en forma repetida todos los días hasta que el bebé sane completamente.

Como padres, queremos hijos sanos, que los podamos ayudar en su crecimiento, en sus estudios, juegos, logros académicos y profesionales.

Queremos poder verlos casarse, que prosperen como ciudadanos de bien, apegados a las leyes divinas cristianas y que tengan descendencia para nuestro disfrute.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Dios protege a los hijos

Por eso, es muy triste y penoso, ver que tan pequeño tenga un problema de salud y sufra por ello.

No obstante, se debe orar constantemente, confiar en el Señor, quien es el que nos dará la fuerza necesaria para sobrellevar el pesar del momento y que, con su bendición, el bebé sanará y será el hombre o mujer de bien que Dios quiere que sea para su Adoración y Gloria.

Es por ello imprescindible mantenernos en oración y mediante una plegaria explícitamente dedicada al Señor se logrará que se restituya la salud del bebe y, así, alcanzar lo que tanto deseamos.

Es una batalla que debemos enfrentar, sin perder la fe de que Dios puede hacer un milagro en nuestro bebé.

Vea también la oración mas poderosa del mundo

¿Cuándo hacerlo?

Cuando de salud se trata, no hay hora ni fecha específica para pedir al Todopoderoso por su intercesión para una persona enferma. Por lo que lo más conveniente es hacerlo constantemente y siempre con el igual fervor y agradecimiento, tal como se expresa en la 1era carta de Tesalonicenses 5:16-18.

Oración para bebé enfermo recién nacido

Sea para un mal común o una enfermedad grave, la oración se puede y se debe hacer en cualquier momento y lugar. Sobre todo se debe orar aun más cuando sintamos que nos fallan la fuerzas, que vamos a desfallecer por la desesperanza, que vamos a caer en desesperación.

En esas situaciones en que se sienta la necesidad de que se ansía el apoyo de Dios, su fortaleza espiritual y su sosiego para continuar, es cuando con mayor confianza tenemos que orar con el deseo latente de que vamos ver a nuestro ser querido totalmente restablecido.

Dios es nuestro doctor por excelencia, pues atiende las emergencias cuando se le pide con devoción para que la salud al cuerpo.

Es como un doctor sanador que, sin distingo de ninguna especie, puede sanar a todos en la familia y a los amigos, cuando en oración sentida y ferviente se lo pedimos, no importa donde se encuentren, ni en que circunstancias difíciles se halle.

En resumen, siempre es una buena oportunidad para hacer una oración de sanación, porque el Señor siempre esta presto a las peticiones que le hagamos y a nuestra disposición si así lo requerimos.

¿Por qué es necesario?

Normalmente, se hacen oraciones al Dios Todopoderoso cuando se trata de problemas de salud, para que Él se conduela de nuestro enfermo y derrame todas sus bendiciones y se logre su pronta y total recuperación.

Es necesario orar de manera tal de encomendar al Padre Celestial, la sanación de nuestro ser querido enfermo y al hacer nuestra oración le estamos enviando nuestra vitalidad y energía para que se alineen con las bendiciones de Dios.

El Santo Padre es el intercesor divino que repondrá las fuerzas que requiere el cuerpo enfermo y desvalido de nuestro familiar. Él, al escuchar nuestra plegarias por el restablecimiento de la salud, responderá con la curación debida.

He allí, entonces, la necesidad de orar con fe, de rodillas, en nombre de la persona necesitada, de manera tal de obtener el auxilio celestial del Todopoderoso.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Orar de rodillas

Superar los obstáculos 

En ocasiones cuando oramos a Dios, se nos presentan obstáculos que nos desalientan y nos hacen perder las esperanzas.  Es menester tener en cuenta ciertos aspectos que bloquean nuestro fervor en la oración. Veamos cuales son esos obstáculos:

  • Cuando oramos pidiendo la curación de una persona, debemos elevar nuestras súplicas basados en la forma como las recibirá el Señor, pues debemos recordar que no debemos mirar con nuestros ojos naturales, sino con los espirituales desde nuestro corazón, pues es como lo entiende y le agrada al Padre Glorioso.
  • Aun cuando los médicos nos den, basados en sus análisis, sus opiniones no muy alentadoras, debemos persistir en la Palabra de Dios, la cual debe prevalecer por sobre la de los médicos.
    • No se descarta la opinión médica, pero queda en segundo lugar, y lo que diga La Palabra de Dios estará por encima de lo que podamos ver y escuchar.
  • Nuestras creencias humanas deben ser disminuidas y nuestra fe en Cristo fortalecida, así como el poder de su fuerza en nosotros.
  • No renegar de Dios, a pesar de las difíciles y dolorosas circunstancias por las que se esté atravesando.

Al respecto resulta pertinente relatar aquí la historia de Job, personaje bíblico, quien, como sabemos, era un ganadero muy rico, con una vida cómoda, holgada. Tuvo una familia feliz con esposa, 7 hijos varones y 3 hembras, además de numerosos amigos y criados.

Se dice que vivió en “la tierra de Uz”, perteneciente al reino de Edom, en donde era muy reconocido por ser fiel devoto del Señor y muy piadoso con las personas necesitadas del pueblo.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Job bendecido por Dios

En el Libro de Job del Antiguo Testamento es donde se reseña la vida de Job.

Se relata allí que en una ocasión acudió Satanás ante Dios para indicarle que el amor que le tenía Job era solo por las bendiciones y los privilegios que el Señor Padre le había dado y no porque realmente lo amara.

Por ello, para probar la integridad de Job, Dios Padre le concedió a Satanás la oportunidad de corroborar lo que él dice de Job mediante una prueba, en la cual Satanás podía tocar todos los bienes de Job, su familia, su ganado, etc., pero no su vida.

Seguidamente, Satanás comenzó a acechar a Job, ocasionándole muchas desgracias, tales como enfermedades (sarna), el ataque a sus criados, la muerte de su ganado, pérdida de propiedades, pobreza, repudio de su mujer e incluso la muerte de sus hijos.

Oración para bebé enfermo recién nacido
Job sarnoso, en desgracia por causa de Satanás

Al finalizar la prueba, Job probó que su fidelidad a Dios era genuina y, a pesar de todo lo que perdió y sufrió, salió triunfante, pues Dios le restituyó el doble de todo lo perdido, al igual que su anterior felicidad, excepto la vida de sus primeros hijos, aunque tuvo otros después.

La pregunta que nos hacemos es que cómo fue posible que después de todo lo que perdió y le sucedió, se haya mantenido fiel a Dios, adorándolo inmensamente. La respuesta es por su fe inquebrantable en el Señor.

Pues bien, de la misma manera, Dios Padre nos pide que también confiemos como lo hizo Job, en que Él concederá lo que se pide si oramos de manera fervorosa, sincera y constante hasta conseguir la sanación del bebe enfermo recién nacido.

Se requiere tener la certeza que todo lo que sucede es por alguna razón y que se debe, en todo momento, respetar la Voluntad de Dios, confiando en su misericordia y en el milagro de sanación que se logrará para su Gloria y Honra.

(Visited 3.070 times, 31 visits today)
Categorías Oraciones

Deja un comentario