Las mas bonitas letanías al niño Dios recién nacido

Letanías al niño dios consisten en diversas plegarias muy cortas dedicadas a Jesús niño, con el objeto de solicitar favores a Dios a través de la figura infantil de Jesús, conoce más de ellas leyendo este artículo.Letanías al niño Dios

Letanías al Niño Dios

Estas letanías al divino niño Jesús  hermosas, tienen un contenido espiritual muy relevante para todo cristiano católico, aunque las letanías también son usadas en otras corrientes religiosas, con el Judaísmo y el cristianismo ortodoxo, en el catolicismo se utiliza con mucha frecuencia.

Provienen de adoraciones Judías y consta de una serie variada de peticiones que se le solicitan al niño Dios, se utilizan en procesiones y servicios religiosos de importancia, o simplemente por personas que solo necesitan solicitar un favor a Dios.

La letanía representa para muchos una súplica repetitiva que en tiempos de inicio del cristianismo se denominaba Kyrie, la cual fue probablemente la forma original de la letanía, se utilizó mucho en Asia y en Roma desde comienzos de nuestra época.

Fue aprobada como plegaria religiosa en el concilio de Vaison en el año 526 d.C. donde a través de un decreto se expresó lo siguiente:

“Que se mantenga esa hermosa costumbre de todas las provincias del este y de Italia, a saber, la de cantar con gran efecto y compulsión la Kyrie Eleison en la Misa, las Maitines y las Vísperas, porque un canto tan dulce y agradable, aunque continuará día y noche sin interrupción, nunca podría producir disgusto o cansancio”.

En el caso de las letanías al divino niño Jesús, existen muchas que realmente sería imposible describirlas todas en este artículo veremos las más importantes y las que son usadas sobre todo en países latinoamericanos y el mundo hispano.

Letanía del niño Jesús recién nacido

Aunque puede presentar algunas variaciones, esta letanía al niño Dios es una de las más usadas en  ciudades de latinoamérica, sirve para solicitar salud y curación de enfermedades, debe ser realizada en lugares tranquilos o en templos, capillas o iglesias, la misma dice así:

“Niño recién nacido Te alabamos todos, Niño Poderoso Te alabamos todos, Niño Amable Te alabamos todos, Niño Humilde Te alabamos todos, Niño Venerable Te alabamos todos, Niño Fiel Te alabamos todos, Niño Creador Te alabamos todos, Niño Salvador Te alabamos todos, Niño Consolador Te alabamos todos”.

“Niño Laudable Te alabamos todos, Niño Glorificador Te alabamos todos, Niño Misericordioso Te alabamos todos, Niño Espiritual Te alabamos todos, Hijo de María Te alabamos todos, Modelo de Castidad Te alabamos todos, Luz de la Redención Te alabamos todos, Sol de la Verdad Te alabamos todos”.

“Alivio del Pecador Te alabamos todos, Dios Humanado Te alabamos todos, Principio y Fin de todas las cosas Te alabamos Todos, Maná del Consuelo Te alabamos todos, Tesoro de la gracia Te alabamos todos, Estrella del Alba Te alabamos todos, Faro de consolación Te alabamos todos, Bálsamo de la Salud Te alabamos todos”.

Letanías al niño Dios Las cortas plegarias pueden ser ampliadas en función de la necesidad de cada fiel o cada  congregación, es importante realizarlas con mucha fe y esperanza siempre con la convicción y pasión hacia el niño Dios.

Letanías al divino niño Jesús para curaciones

Esta letanía es una repetición de plegarias que se pueden convertir en solicitudes, deben ser realizadas al igual que la primera letanía descrita, con mucha pausa y tranquilidad, esperar la oportunidad que nuestra mente y fe nos indique para realizarla, la misma dice así:

“Divino Niño Jesús Verbo del Padre Eterno, Conviérteme. Hijo de María, Tómame como Hijo Tuyo. Maestro mío, Enséñame. Príncipe de La Paz, Dame La Paz. Refugio mío, Recíbeme. Pastor mío, Alimenta Mi Alma. Modelo de Paciencia, Consuélame. Manso y Humilde de Corazón,  Ayúdame a Ser Como Tú”.

“Redentor mío, Sálvame. Mi Dios y Mi Todo, Dirígeme. Verdad Eterna, Instrúyeme. Apoyo mío, Dame Fuerzas. Mi Justicia, Justifícame. Mediador Mío con El Padre, Reconcíliate. Médico de mi Alma, Cúrame. Juez mío, Perdóname. Rey mío, Gobiérnate. Santificación mía, Santifícame”.

“Pozo de Bondad, Perdóname. Pan Vivo del Cielo, Nútrete. Padre del Pródigo, Recíbeme. Júbilo de mi Alma, Sé mi única Felicidad. Ayuda mía, Asísteme. Imán de Amor, Atráeme. Protector mío, Defiéndeme. Esperanza mía,  Sostenme. Objeto de mi Amor, úneme a Ti. Fuente de mi Vida, Refréscame”.

Mi Divina Víctima, Redímeme. Mi último Fin, Déjame Poseerte. Mi Gloria, Glorificame.Divino Niño Jesús,  En Ti Confío.

Se termina realizando una pequeña reflexión por la letanía realizada y si se desea se puede relizar un padre nuestro o un avemaría.

Letanía y Rosario para levantar al niño Dios

Este tipo de Letanía al niño Dios, es un poco diferente a las vistas anteriormente, consiste en una ofrenda donde al comienzo se realiza un Rosario, luego se expresa la letanía y al final se vuelve a rezar otro rosario, para culminar definitivamente cantado un villancico.

Se usa frecuentemente en muchos países de Latinoamérica y  tienen un significado espiritual cultural y religiosos de importancia, por ejemplo en Venezuela se denomina la “Paradura del Niño”, en Colombia es llamada “Levantadora del Niño Dios”, y es una tradición muy hermosa.

Consiste en llevar desde el pesebre que se encuentre en una casa, tomar al niño Dios y llevarlo a través de las casas cercanas con el objeto de bendecir cada hogar, en cada paseo se realizan las letanías y al terminar se procede a cantar villancicos y aguinaldos.

Generalmente es la conclusión de las fiestas de Navidad en algunos pueblos, y coincide generalmente con el día de la Candelaria el 2 de febrero, un ejemplo de letanía para levantar al niño Dios es la siguiente:

Antes de comenzar se debe rezar un Rosario, luego, se realizan Misterios gozosos:

  • La encarnación
  • La visita de la Virgen a su prima Santa Isabel
  • El nacimiento del hijo de Dios
  • La purificación de la Virgen
  • El Niño perdido y hallado en el templo

Seguidamente se procede a realizar la letanía:

“Señor ten piedad de nosotros, Cristo ten piedad de nosotros, Señor ten piedad de nosotros, Cristo óyenos, Cristo escúchanos (Esta parte se repite de nuevo)

“Padre Celestial que eres Dios, ten piedad de nosotros. Dios hijo redentor del mundo, ten piedad de nosotros. Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros. Santísima Trinidad que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros. Santa María, ruega por nosotros. Madre del Redentor, ruega por nosotros. Esposa de José, ruega por nosotros”. (En algunos lugares se hace una pausa y se canta un villancico o aguinaldo), luego continúa:

“Inspiración celestial, ruega por nosotros. Sol de verdad, ruega por nosotros. Patriarca de justicia, ruega por nosotros. Depósito de bondad, ruega por nosotros. Lucero de la fe, ruega por nosotros. Arca de la felicidad, ruega por nosotros. Dios humanado, principio y fin de las cosas, ruega por nosotros”.

Posteriormente y para finalizar se realiza una oración al divino niño Jesus final corta que puede ser de la siguiente manera:

“Oh, Divino Jesús, que llenando el cielo y tierra con tu gloria, quisiste caminar desconocido y esconder tu grandeza en un establo humilde, haz que mis sentidos y potencias (cuerpo y alma) te alaben y que viva agradecido a tu amor, con que te dignaste hacerte hombre para salvarme a mí, miserable e indigna criatura. Aviva madre mía, en mí el amor hacia tu divino hijo para que hospede siempre en mi corazón a mi buen Jesús. Amén”.

Seguidamente se realizan cantos dedicado al pesebre, al nacimiento del niño y la estrella de belén como los siguientes:

  • Partamos a Belén
  • Noche de paz
  • Campana sobre campana
  • El tamborilero
  • Vamos pastores, vamos

Concluye entonces la pequeña ceremonia descubriendo al niño Dios de su sábana que lo cubría, luego se procede a levantarlo y ponerlo frente a los presentes, donde todos con alegría aplauden y se regocijan de alegría.

Esta tradición de las letanías al Niño Dios son muy culturales y religiosas, aunque la raíz de sus descripciones proviene de tiempos muy antiguos, muchos pueblos en el mundo han adaptado estas plegarias repetitivas a las tradiciones culturales de cada región.

La iglesia jamás se ha opuesto a la realización de esta ceremonia, que considera que provienen del pueblo cristiano, sin embargo siempre mantienen la cautela con respecto a la forma y el contenido, con el objeto de no salirse de los parámetros del catolicismo.

Complementa esta oración haciendo click en los siguientes enlaces:

Oración al Santísimo 

Divino niño Jesús

Oración al Santo Niño de Atocha

(Visited 16 times, 3 visits today)

Deja un comentario