Descubre los versículos de sanidad para los enfermos

Quieres encontrar versículos de sanidad para recitarlos y estudiarlos y de esta forma acudir a Dios nuestro señor para pedir por la salud de algún ser querido que está enfermo o incluso por tú propia salud que se está viendo quebrantada por graves problemas de salud. No busques más llegaste al lugar indicado en este post los encontrarás.

versículos de sanidad

 Versículos de sanidad

En la biblia además de encontrar promesas se pueden concentrar versículos que están relacionados con la sanidad de la humanidad ya que dios nuestro padre celestial solo quiere que todos sus hijos tengamos buena salud y que gocemos de una condición de vida.

Todo los seres humanos vivimos en cuerpos físicos que por cualquier motivo van a fallar ya se pueden ver quebrantados de salud, es por ello que con el paso del tiempo los cuerpos van decayendo y cuando vamos envejeciendo las enfermedades van apareciendo en nuestra vida o también podemos sufrir de quebrantos de salud comunes como lo son: , miopía, presión alta o alguna otra enfermedad que pueda resultar un poco más complicada.

La santa biblia habla sobre la sanidad y nos dice, que Dios nuestro señor así como nos deja las enfermedades también nos deja la cura es por ello que por medio de versículos bíblicos podemos pedirle que nos conceda la salud y de este modo la sanidad de nuestro cuerpo físico, si lo hacemos con fe y una gran convicción Dios nos escuchará y con gran amor y bondad va obra en nuestra vida otorgándonos esa sanidad física, espiritual y emocional que tanto necesitamos para nuestra vida por ese quebranto de salud que nos está afectando y que por ello nos sentimos sin fuerzas de continuar.

Dios es amor y bondad el solo quiere para nosotros todo lo mejor y por ello nos concede el milagro de la salvación de nuestras almas y también nos concede la sanidad de nuestro cuerpo cuando experimentamos algún tipo de enfermedad que nos pueda estar afectando de forma negativa, ya Que Dios nuestro padre celestial todopoderoso se encarga de ayudarnos con nuestras luchas y dificultades que vivimos a diario, pero la petición que mas se le suele pedir a nuestro padre amado es que nos ayude y nos conceda la sanidad ya que todos vivimos en cuerpos físicos que padecen enfermedades y dolores.

versículos de sanidad

Vamos a conocer a continuación una serie de versículos bíblicos que son promesas de sanación  y por cuales podemos acudir a nuestro señor para que nos conceda esa sanidad que tanto anhelamos para nuestros cuerpos físicos:

  • Éxodo 15:26: Si escuchas atentamente la voz del señor tu Dios y haces lo recto ante sus ojos; si prestas atención a sus mandamientos y guardas todas sus leyes, ninguna enfermedad de las que envié a Egipto te enviaré a ti, porque yo soy el señor tu sanador.
  • Deuteronomio 7:15: El Señor quitará de ti toda dolencia y todas las terribles enfermedades de Egipto, que tú conoces. No las pondrá sobre ti; más bien, las pondrá sobre todos los que te aborrecen.
  • Salmo 41:3-4: El Señor lo sustentará en el lecho de dolor. En su enfermedad, tú transformarás su postración. Yo dije: “Oh Señor, ten misericordia de mí; sana mi alma porque contra ti he pecado.
  • Salmo 103:3-4: Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias, el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y de misericordia.
  • Salmo 147:3:Sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.
  • Isaías 53:5: Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.
  • Isaías 57:18: He visto sus caminos, pero lo sanaré. Lo guiaré y le daré consuelo, a él y a los suyos que están de duelo.
  • Jeremías 30:17: Porque yo te traeré sanidad y curaré tus heridas, dice el señor; pues te han llamado Desechada, diciendo: “Esta es Sion, a quien nadie busca.”
  • Jeremías 33:6: He aquí que yo les traeré medicina y sanidad. Yo los sanaré y les revelaré tiempos de paz y de verdad.
  • Oseas 6:1: ¡Vengan y volvámonos al señor! Porque él arrebató pero nos sanará; él hirió pero nos vendará.
  • Salmo 18:2: El señor es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Mi Dios es mi peña; en él me refugiaré. Él es mi escudo, el poder de mi liberación y mi baluarte.
  • Salmo 27:1: El señor es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida; ¿de quién me he de atemorizar?
  • Salmo 28:7-8: El señor es mi fuerza y mi escudo; en él esperó mi corazón. fui ayudado, y se gozó mi corazón; con mi canción le alabaré. el señor es la fuerza de su pueblo, la fortaleza de salvación para su ungido.
  • Salmo 31:2-3: Inclina a mí tu oído; líbrame pronto. Sé tú mi roca fuerte, mi fortaleza para salvarme. Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre me guiarás y me encaminarás.
  • Salmo 37:39: La salvación de los justos proviene del señor; él es su fortaleza en el tiempo de angustia.
  • Jeremías 16:19: Oh señor, fuerza mía y fortaleza mía, mi refugio en el tiempo de la aflicción: a ti vendrán las naciones desde los extremos de la tierra y dirán: “ciertamente nuestros padres heredaron mentira, vanidad en la que no hay provecho.
  • Nahúm 1:7: ¡bueno es el señor! es una fortaleza en el día de la angustia y conoce a los que en él se refugian.
  • 2 Corintios 12:9: Y me ha dicho: “bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de cristo.
  • 2 Samuel 22:3:Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.
  • Isaías 41:10: No temas, porque yo estoy contigo. No tengas miedo, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, y también te ayudaré. También te sustentaré con la diestra de mi justicia.

versículos de sanidad

Versículos de sanidad para los enfermos

  • Salmo 103:1-3:Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias.
  • Salmo 107:19-20: En su angustia clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Envió su palabra para sanarlos, y así los rescató del sepulcro.
  • Proverbios 4:20-22: Hijo mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo. No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón. Ellas dan vida a quienes las hallan; son la salud del cuerpo.
  • Mateo 10:7-8: Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca”. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.
  • Mateo 10:1: Cuando Jesús envió sus doce discípulos a llevar su mensaje al pueblo de Israel les dio autoridad para liberar a las personas del poder del enemigo y sanar toda enfermedad. Ese era el ministerio que debían llevar a cabo y la sanidad era una parte importante de este.
  • Marcos 10:51-52: ¿Qué quieres que haga por ti? —le preguntó. Rabí, quiero ver —respondió el ciego. Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino.
  • Santiago 5:14-15: ¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y, si ha pecado, su pecado se le perdonará.
  • 1 Pedro 2:24: Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.
  • Mateo 4:23-24: Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y dolencia entre la gente. Su fama se extendió por toda Siria, y le llevaban todos los que padecían de diversas enfermedades, los que sufrían de dolores graves, los endemoniados, los epilépticos y los paralíticos, y él los sanaba.
  • Isaías 35:5-6: Se abrirán entonces los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos; saltará el cojo como un ciervo, y gritará de alegría la lengua del mudo. Porque aguas brotarán en el desierto, y torrentes en el sequeral.
  • Mateo 9:35: Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia.
  • Mateo 15:29-31: Salió Jesús de allí y llegó a orillas del mar de Galilea. Luego subió a la montaña y se sentó. Se le acercaron grandes multitudes que llevaban cojos, ciegos, lisiados, mudos y muchos enfermos más, y los pusieron a sus pies; y él los sanó. La gente se asombraba al ver a los mudos hablar, a los lisiados recobrar la salud, a los cojos andar y a los ciegos ver. Y alababan al Dios de Israel.
  • Mateo 14:34-36: Después de cruzar el lago, desembarcaron en Genesaret. Los habitantes de aquel lugar reconocieron a Jesús y divulgaron la noticia por todos los alrededores. Le llevaban todos los enfermos, suplicándole que les permitiera tocar siquiera el borde de su manto, y quienes lo tocaban quedaban sanos.
  • Hechos 3:6-7: Pedro le contestó: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!” Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza.
  • Hechos 28:8-9: El padre de Publico estaba en cama, enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó. Como consecuencia de esto, los demás enfermos de la isla también acudían y eran sanados.
  • Juan 5:19: Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su Padre hace, porque cualquier cosa que hace el Padre, la hace también el Hijo.
  • Mateo 7:7-11: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. ¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aún siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!
  • Marcos 16:17-18: Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud.
  • Marcos 16:17-18: Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud».
  • Romanos 6:23: Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.
  • Isaías 30:15: Porque así dice el Señor omnipotente, el Santo de Israel: «En el arrepentimiento y la calma está su salvación, en la serenidad y la confianza está su fuerza, ¡pero ustedes no lo quieren reconocer!
  • 1 Corintios 13:12: Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido.
  • Isaías 40:31: Pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas. Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.

 

  • Éxodo 23:25: Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo apartaré de ustedes toda enfermedad.
  • 3 Juan 1:2: Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente.
  • Proverbios 17:22: Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos.
  • Mateo 10:8: Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.
  • 1 corintios 6:19-20: ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.
  • Proverbios 16:24: Panal de miel son las palabras amables: endulzan la vida y dan salud al cuerpo.
  • Proverbios 3:7-8: No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal. Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser.
  • Mateo 9:12: Al oír esto, Jesús les contestó: ―No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos.
  • Eclesiastés 11:10: Aleja de tu corazón el enojo, y echa fuera de tu ser la maldad, porque confiar en la juventud y en la flor de la vida es un absurdo.
  • Proverbios 13:12: La esperanza frustrada aflige al corazón; el deseo cumplido es un árbol de vida.
  • 1 Timoteo 4:8: Pues, aunque el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la venidera.
  • Deuteronomio 32:39:Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.
  • Lucas 4:18:El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos.
  • Apocalipsis 21:4: Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
  • Isaías 41:10: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
  • Salmos 91:1-4:El que habita al abrigo del altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad.
  • Habacuc 3:17-18: Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.
  • 3 Juan 1:2: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.
  • 2 Reyes 2:21: Elíseo fue hacia los manantiales de las aguas, echó dentro de la sal y dijo: Así ha dicho Jehová: Yo sané estas aguas, ya no habrá en ellas muerte ni enfermedad.
  • Juan 5:4: Porque un Ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque y agitaba el agua; el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviera.
  • Juan 11:4:Jesús al oírlo dijo: esta enfermedad no es para muerte, sino para la Gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.
  • Mateo 8:3: Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: Quiero, sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.
  • Lucas 17:15-16: Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias.
  • Hechos 10:37-38: Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
  • Jonás 1:17; 2:1; 2:10 17: Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás. Y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. Entonces oró Jonás a Jehová su Dios desde el vientre del pez .Y habló Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra seca.
  • Hebreos 4:16: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
  • 2 Reyes 20: 1-11: Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte, y en tres días podrás subir al templo del Señor.
  • Salmos 103: 1-5: Bendeciré al Señor con toda mi alma; bendeciré con todo mí ser su santo nombre. Bendeciré al Señor con toda mi alma; no olvidaré ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades, quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila.
  • Filipenses 4:6-7: No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
  • 1 Pedro 2:24: Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, son sanados.

Si este artículo Descubre los versículos de sanidad para los enfermos,  si te ha parecido interesante no dejes de leer los siguientes que también puede ser de tu total agrado:

(Visited 125 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO