Concepto de la Anatema dentro de la religión, significado

Anatema etimológicamente se traduce como “ofrenda”, sin embargo, su uso primordial es un tanto más oscuro, ya que hace referencia a “maldición”. En realidad, es un término que puede emplearse y atribuírsele diversos significados, entre ellos: amputación de uno de los miembros, condena, separado o apartado, ¿quieres saber más? Continúa leyendo.

anatema-1

Anatema

Anatema se refiere a una persona que predica un evangelio diferente del que está establecido, ¿de qué manera este hombre afecta a otros?

Predicando un evangelio diferente y haciendo que a otros les agrade lo que escuchan. Por tanto, debemos tener presente que un anatema es una persona apartada de Dios.

Todo el que se aleje de nuestro Señor Jesucristo, es un anatema, así lo afirman las sagradas escrituras, ¿por qué? Porque algunos han sido sanados, en muchos lugares, tanto en sus casas como en lugares públicos.

Han sido sanados en el nombre de Jesús, ¿y cómo agradecen? Cambiándole el nombre al salvador y existe solo un nombre verdadero, el nombre del Señor Jesús.

Por tanto, anatema es todo aquel que se haya apartado del camino de Dios, todo aquel que se apartó de la palabra. Aquel que conoció a Jesús y en vez de seguirle, decide seguir a los hombres.

Definición

Anatema, según la RAE: Excomulgación, ¿a qué se refiere? Expulsar a uno de sus fieles porque se ha apartado del camino, sin derecho a volver.

Entendiendo esto, podemos decir entonces que Anatema es una especie de “castigo”, debido a que el individuo que hay cometido la falta es apartado del grupo. Antiguamente, esta expulsión o ex comulgación venía acompañada de destierro, e incluso, se consideraba a la persona hereje como un objeto maldito.

Deuteronomio 7:26 nos dice que aborreceremos y rechazaremos a las anatemas. Muchas veces, como cristianos nos preguntamos ¿por qué mi casa parece un infierno? ¿por qué mi familia pareciera estar en la misma boca del diablo? ¿por qué se siente tanto pesadez en la casa? ¿por qué no veo un cambio en mi hogar a pesar de que hago ayuno y oro a diario?

Quizás, si abrimos nuestros ojos espirituales, nos demos cuenta de ello. Muchos padres, incluso de hogares cristianos, parecieran no entender que ellos son los culpables de que esté ocurriendo esto sucediendo esto. Como padres, es nuestra responsabilidad dar el ejemplo a nuestros hijos. Motivarles, para que sigan el camino del señor.

Cuando Dios, establece lo que es consagrado para él, lo llama Santo, porque es para él. En cambio, anatema, pasa a ser entonces aquello que es separado de Dios, apartado de lo Santo.

¿Quién define entonces lo que es anatema y lo que no?

¡Dios! Él es el único que puede definirlo que es y que no es anatema.  Por ello, debemos preocuparnos no por buscar quien nos dice la “verdad” (lo que queremos escuchar), sino más bien en escuchar a Dios, lo que nos dice a través de la palabra y madurar espiritualmente.

Busquemos una verdadera intimidad con Dios, enfócate en tu propio proceso de santificación ante Dios, y a su vez, este proceso nos llevará a alejarnos de todo aquello que pueda contaminarnos.

Hemos adoptado anatemas a nuestra iglesia, es por eso que hay tantas familias separadas, que los matrimonios no duran, que las personas ya no tienen tanta fe como antes, los hogares están en caos, los hijos, desobedecen a los padres, entre otros.

Algunos ejemplos: la vestimenta que se usa para la iglesia, la palabra de Dios, lo que ofrecemos… Todo esto lo hemos adaptado para hacer la Iglesia más atractiva, pero esto solo nos aleja de Dios.

Si no nos gusta Jesús como era él, entonces es porque en el fondo no nos gusta. Si buscamos cambiarle, vestirnos como si fuésemos a una fiesta y no a misa. Si manipulamos el sistema para simplemente tener (o creer que tenemos) un mayor control sobre otros, todo eso es anatema.

anatema-2

¿Qué es una persona anatema?

Una persona anatema es aquella que ha sido separada de Dios afecta al resto, le “contagia” sus malas mañas, así como cuando una persona visita un país extranjero, en cuestión de días, ¿ya no habla con ese acento? Así mismo pasa con las personas que han sido separadas del camino de Dios.

Estas personas atraen maldiciones a su alrededor, y recordemos, que toda acción tiene una consecuencia. La maldición que hoy en día tenemos, es porque hemos tomado lo malo del mundo y lo hemos traído hacia nosotros, hacia nuestra vida y lo hemos adoptado como propio.

Cuando yo miento, cuando yo peco, cuando yo codicio, estoy atrayendo la maldición a mi vida. Soy Cristiano, y pido la bendición de Dios pero vendo cigarro, alcohol, voy a fiestas, hago cosas ilícitas, me rindo ante los placeres carnales, entonces, ¿qué estoy atrayendo? ¡La maldición del anatema a mi vida! (la ira de Dios en mí).

Cuando mi negocio no avanza, cuando me siento estancado, solo vacío… Es porque he activado la ira de Dios en mí vida. Un necio, que no conoce a Dios, pero desata su ira porque se involucra con los anatemas.

¿Cómo era antes un viernes Santo? Todo en oración, y pobre del que saliera, pues, al carro le lanzaban hasta piedras, pero ahora, ¿cómo se celebra un viernes santo? ¡En la playa! Retirados de Dios. Con bebidas alcohólicas, en abundancia.

Podemos pelear con otros hombres, pero no contra Dios. Y el problema, es que ese Dios ya no está a nuestro favor, sino en nuestra contra, porque solo desobedecemos, porque adoramos falsos dioses, porque vivimos apegados a los anatemas, porque cada día, nos alejamos más de él y con esto, solo desatamos su ira contra nosotros.

Anatema libro: ¿Por qué crees que Jesús murió en la cruz? ¡Para salvarnos! Pero ¿de quién? De la ira de su padre. La cruz que este cargaba, todo lo que sufrió y padeció fue para detener la ira de Dios en contra de nosotros.

Pero nosotros, en vez de agradecerle y glorificarle, lo que hacemos es seguir a los hombres, apartarnos de Dios y adorar falsos dioses, ¿es esto justo para Dios luego de todo lo que ha hecho por nosotros?

No toquemos o bebamos del anatema, porque cuando lo hacemos, se convierte en algo atractivo para nosotros. Y cuando cruzamos la línea, como dice la palabra, que no crucemos el lindero de los padres, las cosas se comienzan a complicar.

Efesios 2:12 ustedes y yo, hemos sido anatemas, separados de Dios, sin la protección de Dios y sin la provisión de Dios por algo que se llama pecado. Pero ahora, hemos sido reconciliados, entonces, ya no vivamos así.

anatema-3

¿Qué mensaje nos deja todo esto?

Que cuando nos relacionamos con el anatema, adoptamos sus malas mañas, sus costumbres y nos debilitamos; Dios nos han bendecido con todo su amor dice la palabra de Dios, pero somos nosotros quienes decidimos alejarnos de él.

No hay un evangelio “light”, no hay un evangelio a la medida, no hay un evangelio que agrade a los hombres o a Dios, solo hay un evangelio, que es el evangelio de Cristo.

A través del evangelio, aprendemos que cuando nos comportamos como anatemas nos debilitamos, que cuando nos comportamos como los separados, los expulsados y los que no reconocen a Dios nuestros enemigos ganan las batallas. Aprendimos, a través de tu palabra, que separados de ti, nada podemos hacer y que como consecuencia de nuestras acciones somos desterrados. Hoy, sin embargo, arrepentidos, queremos convertirnos en tus hijos.

Comentarios

Josue 6:15-19 nos dice que el anatema se refiere a un objeto “maldito” por Dios, es decir, separado de este y todo quien le toque, quedaría maldito para siempre.

En la Antigua Grecia un anatema se refería a toda práctica individual o en un templo para agradar a Dios; en el libro de Judith, la palabra anatema es  traducida como “regalo a Dios”.

Sin embargo, la palabra anatema mayormente es utilizada bajo la traducción del hebreo “Herem”, que significa, exterminar naciones idolatras, es decir, naciones que adorasen a falsos dioses y siguieran al hombre en vez de a Dios, pero también, consagración (Números 18:14; Levítico 27:28, 29)

A pesar de que “herem” tenía diversos significados, uno de los que más se adaptaba era aquella persona u objeto que venerase lo mundano, lo cual, evidentemente, implicaba destruirnos a nosotros mismos y a todo aquel que lo tocase o bebiese (Números 21:2, 3; Josué 6:17).

En el Nuevo testamento, este concepto cambia un poco, la palabra “anatemasignifica más bien “castigo, deshonra, o exclusión”; Romanos 9:3, nos revela que la expresión “anatema = separado de Cristo”, otra traducción pudiese ser “excluido de la alianza o compañía con Cristo”.

La diversidad de interpretaciones que se le ha dado a esta palabra desde distintos orígenes y traducciones, ha generado grandes dificultades a nivel interpretativo, para entender exactamente ¿qué es anatema? ¿es un regalo para Dios o es un castigo?

San Pablo, nos enseña que su deseo por salvar a su pueblo era tan grande, que estaba dispuesto a ofrecer su propia vida por ellos, y estaría feliz de morir en nombre de Jesús, su señor, su mesías, su maestro.

1ª. Corintios 16:22 nos dice que anatema son todos aquellos que deciden no amar a Dios, deben ser rechazados y castigados con una pena tan grande como la magnitud de sus acciones. Otra manera de verlo, o interpretarlo, es que en este versículo, San Pablo, intentaba decirnos que todo el que no amase a Dios fuese entregado a él.

Con la evolución de la Iglesia Cristiana este concepto evolucionó en “excomulgación” (Esdras 10:8) y es el método que se usó a partir del siglo IV usando para deshacerse de los herejes (Atenas).

¿Te gustó este artículo? Te invitamos a continuar leyendo en los siguientes enlaces:

Misas de Precepto

Amoris laetitia resumen

Existencia de Dios

 Características de la Iglesia 

(Visited 280 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO