Unción, uno de los sacramentos de sanación y penitencia

Los sacramentos de sanación, representa todo aquellos  que sigue esa labor que nuestro salvador Jesucristo hizo y quiso que nosotros siguiéramos,  es a través del espíritu santo y las iglesias, en donde se evidencia que se  siguen llevando a cabo estos sacramentos, y es así como nos damos cuenta que aun después de su muerte Jesús continúa su obra  para ayudarnos a conseguir la salvación y sanación.

Sacramentos de sanación

Sacramentos de sanación

Una forma más sencilla de explicar de qué trata los sacramentos de sanación es, comenzamos con el bautismo que es la presentación de nosotros para la iglesia, mientras vamos creciendo cumplimos con el sacramento de la comunión y la confirmación, pero de los que siempre se pasan o se olvidan y la verdad es que la iglesia católica siempre lo está expresando en su catecismo para la curación es el sacramento de reconciliación y la unción a los enfermos.

Cuando hablamos de los sacramentos de curación o sanación nos referimos a  como Jesús nuestros salvador se hace el doctor de nuestras almas y porque no, hasta de nuestro cuerpo,  lo libera y perdona de todo pecados.

Una forma de explicarles esto es tomando como ejemplo a un paralitico que ha perdido movimientos de su cuerpo y Jesús se encarga de devolver su salud, esto hace referencia a nosotros es como cuando perdemos la luz y comenzamos a pecar y perder nuestra fe es Jesús el encargado de perdonar todos eso actos de pecado.

Se preguntaran de qué manera pues para eso está  la iglesia que funciona de la mano con el Espíritu Santo para estas obras de sanación, incluso para sus propios miembros esta es la verdadera finalidad de los dos sacramentos de curación.

Sacramentos de sanación

Es que el  sacramento de sanación es como la reconciliación que nos sana de las enfermedades espirituales que en mucho caso pasan a convertirse en corporales.  Para nadie es un secreto que los pecados nos hace sentir mal.

Pues los sentimientos de orgullo, odio y la mentira se empiezan a convertir en el principal enemigo del hombre y la de ellos en mucho caso nos desbasta y nos crea ese incesante sentimiento de tristeza. Eso sin hablar de actos de rebeldes,  que nos lleva la frustración.  Solo la reconciliándonos entre hermanos nos libera y para perdonar está  el Señor y quien nos hace volver a sentir que somos amados  por él y  Dios.

Ya es tradición para los cristianos que todos los 18 de noviembre se hace la celebración a Cristo Rey pero antes de estos todos los cristianos deben aprovechar para confesarse y recibir el sacramento y la absolución de sus pecados para poder seguir con el festín.

Este sacramento para la iglesia católica es tan pero tan importante que para poder tomar la ostia y recibir el cuerpo de Jesús debe primero estar limpio de corazón y de espíritu, es por esta razón que antes de cumplir con los sacramentos de comunión y confirmación debemos de cumplir con el de sanación, para vivir bien y de acuerdo con el espíritu de Dios.

¿Qué significa el sacramento como virtud moral?

Este sacramento hace sentido a una penitencia según su origen y procedencia de la palabra, que explica su significado y su forma en su sentido etimológico, tiene como definición tener pena y arrepentimiento.

Entonces podemos decir que como virtud moral, se refleja cuando en el pecador comienza a sentir tener juicio y razona por el arrepentimiento de todos los pecados que ha estado cometiendo, pero no se trata de solo sentir arrepentimiento, sino de tener el propósito de no volver  retomar estos pecados o seguir cometiendo, se trata de hacer algo en lo que se tenga algún tipo de satisfacción por haberlos desechados.

Sacramentos de sanación

Es que Dios nos llama a penitencias por nuestras malas obras, se trata de una conversación desde el corazón. en Mateo 6: 1-6,16-18 nos habla de la  Palabra de Dios en el que se nos explica claramente de la forma en la que debemos actuar, es que la biblia es el paso a paso para el hombre:

  • El dar a los necesitados:

En esta parte se nos dice que debemos dar pero que el acto debe realizar de una forma tan pura que nadie lo debe notar.

6 -. Cuídense de no hacer sus obras de justicia delante de la gente para llamar la atención. Si actúan así, su Padre que está en el cielo no les dará ninguna recompensa.

2: Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies al son de trompeta, como lo hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente les rinda homenaje. Les aseguro que ellos ya han recibido toda su recompensa. 3: Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, 4: para que tu limosna sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Sacramentos de sanación

  • La oración:

En esta parte se nos muestra la forma en que debemos orar esa forma a la que Dios agrada y nos escucha de verdad.

5: Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. 6: Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

9: Ustedes deben orar así:

“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, 10: venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. 11: Danos hoy nuestro pan cotidiano.12: Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. 13: Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno”.

14: Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15: Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

  • El ayuno:

Es en esta parte en donde se nos expresa el como debemos hacer al momento que nos toque ayunar para que sea del agrado hacia señor.

16: Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que estos ya han obtenido toda su recompensa. 17 : Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara 18: para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino solo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Sacramentos de sanación

Como  ya vimos hay medios por los cuales podemos adoptar esta virtud. pero si en algún momento fallamos esta: la oración, confesión de pecados y el asistir a la Eucaristía, quienes  también nos ayudara a retomar este camino, hay quienes se preguntaron ¿ la eucaristía? Si, recordemos que la eucaristía, es fuente de las mayores gracias y  se trata de la práctica del sacrificio voluntario,  es dándole a Jesús ese un sentido de unión con la cercanía a María y la palabra de Dios como lo lograremos.

¿Cuáles son los sacramentos de sanación?

La Disposición habitual para hacer el bien nos hace transformarnos como sacramento. y preguntarnos cuáles son los sacramentos de sanación. El convertirnos o transformarnos forma parte de los siete sacramentos  establecidos por Jesucristo, se trata de perdonar todos los pecados cometidos que han ofendido a Dios, luego de ser bautizados.

Por medio del se puedo lograr incluso la reconciliación con la iglesia quien al igual que el señor se ofende cuando pecamos, en el momento que nos llenamos de valor y pedimos perdón al sacerdote por los pecados que cometemos hablamos de la verdadera fe.

En Cfr. L.G. 11 se nos explica que “entre la comunión eclesial y la comunión eucarística; la celebración de la eucaristía significa por sí misma la plenitud de la profesión de fe y de la comunión eclesial”

  • Penitencia y confesión

El sacramento de  “transformación o conversión”, es ese que responde a los llamados de Cristo para transformarse en una persona pura y de gran fe, es el padre de forma sacramentalmente quien nos ofrece esta ayuda. Hoy día llamamos penitencia: a lo que se trata de una transformación muy muy personal que induce a la gente al arrepentimiento total y los ayuda a la reparación espiritual por supuesto todo estos se hace en compañía de Cristo.

En esto también se involucra la confesión: puesto que para realizar la penitencia la persona confianza sus pecados antes el padre, el cual ha sido un requisito indispensable desde siempre para la iglesia católica de forma que reciba el indulto  y se le es perdonado de los pecados menores y  más graves también.

En Mateo 5 nos habla de la reconciliación, del amor y el pecado, de cómo el amor de Dios nos pide que perdonemos los pecados de nuestros hermanos y nos reconciliemos con ellos de igual forma nos dice que no debemos ejercer juicio entre nosotros pero véase mejor en: Lucas. (12.57-59) Jesús y la ira:

“21: Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 :Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

23: Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 :deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

25: Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26: De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.”

Sacramentos de sanación

  • Reconciliación

Para el sacramento la reconciliación y la penitencia van de la mano y están estrechamente involucradas para acudir a la eucaristía es necesario acudir a la penitencia y la reconciliación para poder tener  un sincero sentimiento de paz y dejar atrás cualquier récord que le produzca dolor a nuestro corazón.

Muy en lo personal considero es que la reconciliación es la basa del sacramentos de sanación, porque es en el en donde se encuentran los elementos esenciales del todo el sacramento  o sea es como el símbolo sensible, de haber sido establecido por Jesús y porque concede la gracia.

Otro que también forma parte de los sacramentos es ese que llamamos curación porque se trata de la sanación del espíritu. Hay quienes dicen que en el momento que el alma se enferma por todos los pecados graves que se han cometido se necesita de este sacramento el cual se encarga de devolver la salud para que la cure.

En Marcos 2 nos dice que Jesús curo la salud de un paralitico devolviéndola la salud a su cuerpo. Esto es exactamente lo que el sacramento hace. Nosotros representamos el hombre paralitico y el sacramento es Jesús curándonos de nuestras dolencias.

Véase en Cfr. Mc. 2, 1-12  Jesús sana a un paralítico

“2.- Unos días después, cuando Jesús entró de nuevo en Capernaúm, corrió la voz de que estaba en casa. 2: Se aglomeraron tantos que ya no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta mientras él les predicaba la palabra. 3: Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico. 4: Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico.

 5: Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: —Hijo, tus pecados quedan perdonados. 6: Estaban sentados allí algunos maestros de la ley, que pensaban: 7: ¿Por qué habla este así? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios?.8: En ese mismo instante supo Jesús en su espíritu que esto era lo que estaban pensando.—¿Por qué razonan así? —les dijo—. 9: ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: “Tus pecados son perdonados”, o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda”? 

10: Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: 11 A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.12 :Él se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos. Ellos se quedaron asombrados y comenzaron a alabar a Dios. —Jamás habíamos visto cosa igual —decían.”

  • ¿Por qué la iglesia está involucrada en los sacramentos de sanación?

Si te preguntas ¿Por qué la iglesia está involucrada? Fue Jesucristo el encargado de establecer los sacramentos y el mismo se lo confió a la iglesia que se constituyeron en su nombre por esta razón la iglesia es la encargada de perdonar los pecado, quiero que quedo algo muy claro no existe ningún hombre en el mundo que por sí solo perdone los pecados.

Se necesita de la gracias de Dios y el apoyo de los sacramentos y con un ministro el intermediario entre Dios y el hombre. Por esta razón es la iglesia quien tiene el privilegio y poder de perdonar los pecados del hombre, gracias al señor que se recibe en la reconciliación del hombre.

La historia dice que al principio del cristianismo,  se produjeron una gran cantidad de herejías con respecto a los pecados. En esos tiempos la variación de opinión era bastante habían quienes afirmaban que existían pecados que no podían ser perdonados, y existían otros que solo decían que para cualquier cristiano que fuera compasivo y caritativo será fácil perdonar, estas protestas fueron una de las más grade ya que atacaban directamente las doctrina que la iglesia lleva en cuanto a los sacramentos de sanación.

Esta fue una de la razón por la cual se declaró en el concilio de Trento que fue Jesucristo quien informó  a los apóstoles sus genuinos cesionarios que existe la potestad de perdonar realmente cada uno de los pecados véase en Dz. 894 y 913.

Inspirado y por la situación que se vio en aquel momento la iglesia ha asumido a lo largo del tiempo que se deben publicar las doctrinas que esplique con claridad de qué forma se constituyen los sacramentos de cristo en base a sus obras escritas por sus apóstoles quienes narran la historia de su vida terrenal.

En obras como Lucas. 5, 18-26 antes visto que menciona al paralitico y el perdón de los pecados y el Lucas. 7, 37-50 que nos habla de la mujer pecadora, en estas obras se evidencia como Jesucristo perdona los pecados y además nos hace retomar el curso de nuestra vidas involucrándonos en la comunidad y en los caminos de Dios.

 “El poder que Cristo le otorgó a los apóstoles de perdonar los pecados, implica un acto judicial, pues el sacerdote actúa como juez, imponiendo una sentencia y un castigo. Sólo que en este caso, la sentencia es siempre el perdón, sí es que el penitente ha cumplido con todos los requisitos y tiene las debidas disposiciones. Todo lo que ahí se lleva a cabo es en nombre y con la autoridad de Dios.”

Es solo cuando alguien se opone deliberadamente en contra la piedad de Dios mediante el falso arrepentimiento en ese preciso momento estaría rechazando el perdón de sus pecados pues no entraría a la salvación de su alma que es obsequiada mediante al Espíritu Santo y por lo tanto de ninguna manera será perdonado. .

En marco 3- 29, nos dicen: “El que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón nunca, antes bien será reo de pecado eterno” . Al igual que en: Cfr. Catec no. 1864: Esto es lo que llamamos el pecado contra el Espíritu Santo. Esta actitud tan dura nos puede llevar a la condenación eterna.”

Unción a los enfermos

La unción a los enfermos se refiere al sacramento que se le ofrece a las personas que están padeciendo de alguna enfermedad física o emocional, y es a través de la gracia de Dios esa que nos reconforta , nos da fuerza y nos ayuda a animarnos durante esos momentos tan duros que se cruzan cuando se atraviesa cualquier enfermedad.

Hay en situaciones en las que se piensa  que estos sacramentos son solo para miembros de la iglesia y pues en eso nos equivocamos Jesús y sus apóstoles escribieron las palabra para que fueran leídas y seguidas por el hombre.

No es solo en esto en lo que nos encontramos errados también en el de creer que se le debe ofrecer este sacramento a las personas que están muy muy graves. El sacramento era antes conocido como: “extremaunción”, sin embargo eso cambio y es anunciado como: “Es un sacramento de salud, de alma, espíritu y cuerpo al cristiano en estado de enfermedad”.

Soy de esos que piensa que Dios, se compadece del dolor del ser humano de la persona, de todo ese sufrimiento que se produce al estar enfermo, siento que él quiso restituir física y espiritualmente a quienes padecen de alguna enfermedad y lo siguen a él como el único Dios así como la palabra nos enseña es que el señor no nos abandona y mucho menos en circunstancias difíciles.

En el Nuevo Testamento hay una narración de Jesús que hace referencia a la sanación de los enfermos

  • Jesús sana a la suegra de Pedro

“14: Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. 15: Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía. 16: Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; 17: para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.”

Desde los inicios de la iglesia ha tomado posesión de este sacramento y por medio del espíritu santo provee con la exigencia de la mano y la unción con el aceite, así tal cual como los apóstoles lo realizaban. Es de esta manera como la iglesia participa del poder de un Dios sanador.

En el antiguo testamento, dice que el uso del aceite es para fortalecer, restituir y curar las heridas. Es muy dicho que la unción une al enfermo a la pasión de Jesucristo para el bien de él enfermo y de la iglesia estos sacramentos de sanación son los que se encarga de fortaleces a los enfermos y siguen la misión que cristo hacia y le ordenó a sus apóstoles que cumpliera véase en Mateo 10:

  • La misión de los doce

“5 : A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, 6: sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 7: Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.8: Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. 9: No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; 10: ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento.

11: Mas en cualquier ciudad o aldea donde entréis, informaos quién en ella sea digno, y posad allí hasta que salgáis. 12: Y al entrar en la casa, saludadla. 13: Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros. 14: Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies. 15: De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad.”

Todo se encuentra conectado la palabra de Dios, las acciones de las iglesias mediante este sacramento de los enfermos para su sanación y la reconciliación y el hecho de que hay que perdonar cada uno de los pecados espirituales para aliviar todas esas heridas que necesitan de la paz.

Recomendaciones para la sanación

Hay algo muy relevante que debemos saber, que la unción de los enfermos es suministrada por el arzobispo y los sacerdotes, que dando claro que el enfermo la puedes recibir en distintos momentos.

Lo que si se recomienda es que no se deje para el último momento para recibir dicha unción que el miedo y el temor no sea los que te acompañen sino la eventual mente los arropara, la recomendación es toda lo contrario acerca a Dios y cuando se el momento, o sea que la enfermedad realmente lo a merite  hagamos un llamado al presbiterio y que el sacerdote fortalezca no dejes que el tiempo pase.

Si en algo se debe ser precavido es con eso aceites que te intentan vender por todos lados, el aceite que se  le aplica a los enfermo es el que los obispo se ha encargado de bendecir precisamente para sanar a los enfermos.

Sin importar que el enfermo haya es comulgado  sí o no, se haya confesado sí o no, siempre que sea cristiano de corazón podrá recibir los sacramentos de sanación siempre que tenga la necesidad de recurrir a ellos, pues se encuentra en todo su derecho. Pues para la unción a los enfermos es solo la gracia de Dios la que obra. Aunque se el obispo o el sacerdote los que son destinado a esta función de dirige el sacramento al enfermo para que se cure siempre será por gracias de Dios que se curara.

Es muy común para los católicos que se le llama a este sacramento como la misa de sanación no la esto está mal cataloga la misa se realiza para orar por los enfermos, recuerden que como se mencionó ante solo Dios tiene el poder de sana. El rol que cada uno tiene es el de orar con fe para que sea la gracia de Dios la que fortalezca y sane al enfermo.

Siempre que se pida por alguna persona enferma y por qué no también por los sacerdotes para que se conciencien y no olviden que en la iglesia existen los sacramentos de sanación. Los invito a pedir para que los presbíteros no se  queden con el pensamiento y sentimiento de que debe existir una extrema unción.

Supliquemos por la persona que acompaña, ayuda y cuida a los enfermos. Roguemos a nuestra virgen y madre María para que ayude a cuidar a los enfermos y les de la esa posibilidad de vivir con salud y felicidad para alabar a Dios y dar testimonio de un Dios que está presente, vivo y que nunca abandonas a quienes los sigue así como se dice en sus escrituras.

Si debemos tener presente siempre es que la unción de los enfermos es el sacramento que nos permite recibir la gracias de nuestro señor Dios para el consuelo, la paz de modo que se restablezca el ánimo para logran vencer las dificultades propias ya sea por una  enfermedad grave o por las enfermedades por de la vejez.

Toda esta gracia proviene del  Espíritu Santo y por supuesto por la obra de Cristo ese que nos ayuda y lleva  a revivir la confianza y la fe en Dios que nos fortalece el alma para que así seamos  capaz de vencer las tentaciones de desaliento y de angustia especialmente en eso momentos de desesperanza por alguna enfermedad.

La naturaleza del sacramento de la unción de los enfermos

Tiene como finalidad conceder la gentileza de Dios a todos los seres humanos pero en especial a los cristianos y mucho más a eso que  padecen alguna experiencia de enfermedad y vejez. Para nadie es un secreto que las enfermedades  llevan al sufrimiento del hombre es algo que tristemente no se puede separar.

Por supuesto que el hecho de estar enfermo la persona lo agobiar y comienza a causar muchos problemas y sentirse solo (que le falta de la presencia del señor) y es cuando empieza a florecer eso sentimientos de impotencia ante aquella situación, es como entrar en cuenta que no se es invencible de que como seres humanos poseemos límites y que somos finitos al igual que la naturaleza. sin contar que hay enfermedades que son el reflejo a la muerte y al hombre no le gusta sentir que esta la asecha.

Mucho piensa que en momento de padecer alguna enfermedad se acercaran mucho más a Dios, en ocasiones es todo lo contrario antes cualquier enfermedad existen persona que muchas veces se alejan y más cuando antes de saber de esta eran muy cercanos a Dios o a la iglesia, se dice que es por el sentimiento de angustia el cual les va provocando, un miedo incesante , fatiga, y sin hablar del dolor por el padecimiento que se tenga y es en ese momento cuan puede llegar a la desesperación e intentar revelarse ante el señor, segado por un sentimiento de dolor.

Pero esta no es la situación de todos hay quienes que en plena enfermedad tienen un acercamiento sincero con Dios se trata de un sentimiento puro y cristiano.

Y otros quienes se hace evidente que a veces el estado de los enfermos le imposibilita al hombre poder hacer algunas de las cosas que estaban acostumbrados pudiera mencionar acciones como: comer, caminar y correr, escuchar, o por ultimo hablar está son algunas de tantas se trata están son las más básicas, todo esto puede ser el hecho de llevar a la persona a no poder orar a realizar esa suplicas que se vuelven necesarias para mantenerse cerca y unido del señor.

Si hay algo que todos sabemos es que la muertos del cuerpo es natural, y la verdad es que los cristianos sabemos que esto sucede  por causa del pecado en la biblia en donde esta escritas la obra del señor se nos señala en Génesis 2- 17: El hombre en el huerto del Edén

 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;  mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Al igual que en Romanos 6: Siervos de la justicia :

“Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Estos nos hace entender que todo aquel que muere en gracias de Dios, y participara en la resurrección que cristo prometió. En  Romanos 6 nos hablan de los muertos al pecado:

“6.-  ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 :En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 :¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 :Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

5 :Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 :sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 :Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8 :Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 :sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

10 :Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11 :Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. 12 :No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;

13 :ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14 :Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”

Lo importante es no olvidar que la muerte forma parte de la vida terrenal al igual que el tiempo y esa es la razón por la que nos vamos envejeciendo hasta llegar a nuestro final.  Debemos de ponernos a pensar en la misión que debemos cumplir antes de que se termine nuestra vida terrenal así al pasar el tiempo y llegar el momento en el que ya no se cuento con el tiempo estaremos en paz con nosotros mismos por a ver llevado acabo nuestra misión de vida .

En el Antiguo Testamento se nos evidencia como Cristo tenía una muy gran compasión hacia las personas vulnerables en este caso aquellos que estaban enfermos. Él fue doctor de cuerpo y alma, pues no sólo sanaba a los enfermos, además perdonaba los pecados.

El señor era tanta bello que sin importar de la impureza que pudiera existir en una persona aun así el dejaba que lo atacaran y aunque existían enfermedades contagiosas como la lepra a él no le importa su misión es sanar y salvar a los enfermos y al hombre, me imagino a Jesús como esa fuerza que emana cura, sanación y paz. Él vino al mundo de los hombres a aliviarlo por completo en cuerpo y alma.

Jesús es tan grande y misericordioso que no solo dejaba que los hombres los tocaran sino que hacia suyas todas las miserias y pecados del hombre permitiendo retomar un camino hacia Dios un camino limpio y sanación.

Cuando supo que no era suficiente tomo entre sus hombros los pecados de la humanidad entera para llevarlos a la cruz y con el muriera todo pecado cometido en la tierra. Cuando Jesús decide morir por nuestros nos libera del pecado  y enfermedades porque ellas son consecuencias del pecado. Justo después de ese momento, el sufrimiento y las enfermedades tomaran un nuevo sentido y se igual más a él es como si nos avisara de su pasión.

Como un ejemplo de la salvación y sanación que Jesús realiza podemos citar de la biblia la obra de Marcos 7

  •  Jesús sana a un sordomudo

“31: Volviendo a salir de la región de Tiro, vino por Sidón al mar de Galilea, pasando por la región de Decápolis. 32: Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. 33: Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; 34: y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto.

35: Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien. 36: Y les mandó que no lo dijesen a nadie; pero cuanto más les mandaba, tanto más y más lo divulgaban.37: Y en gran manera se maravillaban, diciendo: bien lo ha hecho todo; hace a los sordos oír, y a los mudos hablar.”

Su afecto por los hombres siempre ha estado presente, aun a pesar de los años y siglos que han pasado luego de su existencia terrenal. Con frecuencia se les pide a los enfermos que crean en él y tenga fe que serán salvados pues el mismo Jesús lo afirmo y se encuentra escrito en la biblia, que nos pide insistentemente que tengamos mucha fe pues en los sacramentos Jesús continua salvando y sanando enfermo solo que ahora utiliza la biblia y la ayuda del espíritu santo que nunca nos ha abandonado.

La celebración de los sacramentos de sanación

La celebración de los sacramentos de sanación, se lleva acabo al igual que los demás pues todos los sacramentos, son parte del ejercicio litúrgico. Sin embargo a través del tiempo se han realizados diversos cambios en la celebraciones de este sacramento se han encontrado algunos elementos que son primordiales para su celebración:

  1. El componente principal son, el actos o los actos que le permiten al penitente(hombre) que desea transformase, mediante la gracias y la gestión de arrepentimiento o remordimiento para el Espíritu Santo de la mano de la confesión de los pecados y con la fiel obediencia de la penitencia.
  2. Otro elemento también relevante es, la acción de Dios por medio del patriarca o presbiterio, ya que ahora como lo hemos estado mencionando es la iglesia la encargada de perdonar los pecados en el nombre de Jesucristo y es esta misma la que decide cual va hacer la penitencia que se deberá cumplir, no solo de eso debe encargarse los presbiterios sino que también ora con el penitente y realizan la penitencia con él.  Aunque es normal que, el sacramento se realice individualmente, la persona debe acudir al confesionario decir sus pecados y de esta forma reciben el indulto de manera muy privada e individual.

Si este artículo fue de tu agrado de invito a que le des clic a los siguientes enlaces:

Sacramentos de Iniciación

Sacramento del bautismo

Sacramento del Matrimonio

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario