Santa Cristina, la niña Mártir, de Bolsena, conócela

Santa Cristina,  también conocida  como Cristina la Gran Mártir, es una venerable virgen del siglo III admirada por los Templos católicos, los Santuarios ortodoxa y las Capillas anglicana. Es conmemorada el 24 de julio. Dios siempre la hizo que resistiera a todos los maltratos por los que fue condenada por uno de sus miembros de la familia su padre, quien aborrecía a la fe cristiana.

Santa Cristina

Reseña de la vida de la santa Cristina

Cristina nació en la Toscana y fue la hija de Urbano, quien era un  gran dirigente pagano de la región, la historia cuenta que Cristina nace a las orilla del lago Bolsena hay quienes aseguran que fue en un poblado que quedaba al costado derecho de este hermoso lago, que a pesar de las diferente transformación que se han realizado en la naturaleza este aun es beneficiado enormemente por ella.

Siguiendo la historia se dice que, el padre de la pequeña Cristina era el principal enemigo de los Cristianos. Es tanto su rencor que su propia hija desde muy pequeña comienza a aficionarse con las historias de Jesucristo, el cómo fue perseguido,  luego capturado, sometido y maltratado.

La curiosidad era tan pero tan grande que comienza a cambiar de ideología cuando comienza a descubrir que son tanto los cristianos que su propio padre juzgaba,  humillados y  condenados por el simple hecho de ser fieles creyente de sus ideales  y seguidores de nuestro señor Jesús.

Rápidamente comienza a aumentar su afecto hacia esta religión y a oculta  de su padre comienza a recopilar datos que le pudieran  facilitar la explicación a esta religión que ahora le parecía importante.

Cristina logra tener contactos con unas señoras que eran devotas a la fe cristiana, quienes lograr orientar la  e instruirla, su fascinación y fe se volvió tan grande que decide bautizarse por supuesto todo en secreto y allí cuando toma el nombre de Cristina.como todo infante entre sus bromas, juegos e incluso travesuras, llego al punto en que su padre comienza a perder la razón y se sale de quicio hablado coloquialmente y el motivo de la fe de su pequeña hija comienza a mortificarlo.

A Cristina se le ocurre la brillante idea de estropeada de manera provisional  una estatuilla en espera de tener los medios para luego componer componerla, pero resulta que su padre cuidaba con recelo y esmero esta estatuilla era como una ideología para él.

Siempre se conservó limpia casi era parte del gran patrimonio familiar, pues cristina la tomo como suya y la destrozo y no le pareció suficiente todo esto y ha tomado el material de esta para entregárselos a los pobres para que con el pudiera ser vendido y reutilizado y con la plata de este se cubrieran algunas de sus tantas necesidades.

Santa Cristina

Por supuesto que Urbano la descubrió y en eso momento se llenó de una profunda ira no solo por su acción sino al darse cuenta que su hija no tenía ningún respeto por su autoridad, comienza a ser más radical y al estar herido comienza a tratar o mejor dicho maltratarla con los más feos tratos me atrevo a decir que aún mas peores que los que eran dirigidos a los demás devotos a la fe cristiana.

A continuación le citare alguna de la palabras pronunciadas por Urbano:

“No se ha de decir en el mundo que una niña me dio la ley, ni que estos hechiceros de cristianos triunfan de nuestros dioses en medio de mi propia familia. Yo veré si sus hechizos pueden más que mis tormentos y si la paciencia de una hija ha de hacer burla de la cólera de un padre”.

Ningún castigo era suficiente y el gobernado ordena a que esta fuera azotada y maltratada con gancho, generalmente de hierro y de punta aguda, para sujetar cosas, aunque le dolía ser ofendido por su propia hija y el hecho de ver a su hija así le asombra el cómo cristina resistía a todo esto y continuaba con su actitud y sus nuevos ideales.

En un punto la historia narra que su padre totalmente desesperado ordena a que se le prepare un brasero ardiente  para ir calcinando poco a poco el cuerpo de su hija, este bracero se convirtió en una especie de fogata en el cual asistieron los verdugos y uno que otro curioso cercano, luego de este suceso el padre decide que no puede seguir teniendo ha cristina en su casa y fue puesta en la cárcel con las indicaciones que este daba.

No debía ser cambiadas sus de mazmorra, debía permanecer en la más oscura, sombrío esa la que inspira temor y tristeza. Al igual que debía pasar hambre.

Está en esta mazmorra la gracia de Dios toca a Cristina, y ella comienza a ser visitada y consolada con luminosas apariciones de ángeles quienes al verla indefensa y sin fuerzas comienza a curar sus heridas y le ofrecen su protección.

El padre envía guardias por el cuerpo de su hija, y al recibir noticias de que esta continuaba viva y aun en la desolación de la mazmorra se encontraba en muy buenas condiciones  este enfurece, al ver que esta no moría pues recordemos que este pensado que ella estaba bajo un poderoso hechizo.

Al instante ordena su muerte y pide que se le ate una cuerda alrededor de su cuello acompañada de una muy pesada piedra y estando así que fuera arrojada al lago en donde se dice que nació, esta orden se cumple y la pequeña es arrojada al lago, pero uno de los ángeles que le había ofrecido  su protección la traslada a la orilla. Y por la noche muere urbano en su placida cama de un sofoco que le dio.

Santa Cristina

Luego de la muerte de Urbano, toma posesión del mando un nuevo dirigente llamado Dion. Cristina logra sobrevivir de aquella orden de muerte que su propio padre impulso, pero resulta que el nuevo gobernador se sentía entusiasmado por seguir con la ordenes en contra de la vida de niña de mártir (Cristina), pues el gobernador presumía que el antiguo dirigente no supo cómo solventar la situación, y para eso había llegado el.

Inicia tomando posesión de todo lo que algún día tuvo Cristina  pero todo cosas banales   que de momento ella había dejado de lado, lo preocupante  fue la  primicia de sus órdenes bastante crueles de decir, entre ellas estuvo la captura de  la niña de mártir para estancar de aceite hirviendo mezclado con pez ya untárselo por el cuerpo, pero de esta terrible acción no tuvo ningún fruto puesto que fue liberada.

Y justo cunando Dion está dando la orden de que es mejor que la lleven ante el templo de Apolo para obligarle a ofrecer sacrificio, se derrumba una enorme estatua que tenían de uno de los tanto ídolos y se hace polvo en sima del cuerpo de actual gobernante por supuesto murió en el acto y todo el pueblo desde el mercader, los verduleros y todo los testigos presenciales comienzan a gritar  que el de Cristina es el único Dios no se sabe si eran proclamaciones de miedo, espanto o simple alegría.

Todo creemos que allí termina la historia pero pues no, aparece un tercer gobernante el cual también coincidía con la misma religión de los pasados, este se llamaba Juliano. Juliano preocupado y alarmado por todos los hechos antes ocurrido, comienza a estudiar con bastante detenimiento siempre con su región en mente, este llega a la conclusión de que todo lo que había paso se trataba de las obras de magia negra que los cristianos realizaban, para él no era más que  artificios y encantamientos.

Juliano empieza atrasar un supuesto plan para hacer que la pequeña Cristina “desista” pues se le ha meto en la cabeza que es una simple rebeldía, la otra parte de su plan es conseguir el apoyo de romanos  y los dioses propicios ya que dado a todos los actos pronunciado se ha visto en caos toda la región.

Al cabo de un tiempo y ver que la niña no sede de sus creencia  comienzan nuevamente las ordene de crueldad, este ordena que se debe prepara un horno que este en su máximo poder para meter allí a Cristina  y que su cuerpo se consuma. Pero todo esto fue fallido, cuenta la leyenda que Cristina estuvo metida en el horno ardiente por 7 largos día pero aun así no le sucedió nada ni la hebras del cabello se calcinaron no el más mínimo daño alguno.

Al gobernador regente se le ocurrió armar una especie de cuarto más parecido a un hueco pero en la superficie, se encargó de que ha este no le entrara ni un rayo de luz totalmente oscuro y ordeno a que se llenara con distintos tipos de plagas desde serpientes,  escorpiones y cualquier víbora que se conociera y fuera venenosa.

Pero de esta también salió totalmente ilesa Cristina el asombro fue tan grade porque al salir de aquel cuarto ella cantaba alabanzas de Dios, en su cuerpo no tenía ni rastro de una sola picada era como si para la plaga ella no estaba allí era inmune a todas.

Es en este punto cuando el gobernador comienza a desesperarse y decide el mismo atentar contra la pequeña, procede a cortar le la lengua su escusa fue: para que no pudiera pronunciar palabras ni invocar a la magia que él llamaba oscura, pues la grandeza de Dios y los ángeles es tan grande que luego de esto sucede que empezó a cantar más y más alto, y pues la alabanza lo entonaba muchísimo mejor.

Fueron tanto los rumores que se dieron que decide la comarca agruparse he ir en busca de aquella pequeña, ellos contaron que su fortaleza fue más grade que la debilidad de una niñita pero la verdad es que pese a todo la brutalidad romana fue cristina la que suplico al mismísimo dios que le diera descanso a su alma y espíritu luego de todo el martirio que había vivido. Luego de aquella petición llevan a la Santa Cristina, la atan de un tronco, y con una flecha atraviesan su cuerpo y esta muere en el plano terrenal.

Aun que nos parezca que su corta vida fue trágica sirvió y sirve para demostrar la confrontación entre el bien y el mal, para demostrarnos que si tenemos fe en Dios él no nos abandona se trata de hacer el bien porque el siempre triunfa.  Los restos santa Cristina fueron  trasladados de Toscana a Palermo de Sicilia donde es reverenciada.

Santa Cristina

Si este artículo fue de tu agrado, de invito a darle clic a los siguientes enlaces:

Novena a Santa Filomena

Oración a Santa Marta para Dominar

Oración de la Santa Cruz Católica 

(Visited 224 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO