Conozca todo sobre Los evangelios que narran la historia de Jesús

Los evangelios son escritos que relatan de forma clara la vida y muerte de Jesús. Cabe destacar que todos lo hacen desde un punto de vista diferente pero considerando una misma idea. Conoce en el siguiente post mas sobre ellos.

los evangelios 1

Los evangelios y sus símbolos

Los evangelios, o igualmente los cuatro evangelistas, son los creadores de dichos relatos:

El hombre o un mensajero bendecido se relaciona con Mateo, ya que su Evangelio comienza al observar la paternidad de Cristo, el Hijo del Hombre; El león se relaciona con Marcos, ya que su Evangelio comienza hablando de Juan el Bautista, “Voz que grita en el desierto”, esa voz se parecería a la del león.

El toro se identifica con Lucas, ya que su Evangelio comienza discutiendo la penitencia de Zacarías, padre de Juan el Bautista. (Ver Articulo: Oración milagrosa del Espíritu Santo)

El halcón simboliza la figura de John. El halcón es considerado la “criatura que cubre la base de la luz solar”, una imagen de llama, elevación, profundidad y luz; esta criatura tiene una vista entrante, similar al “ojo que lo ve todo”, apto para trascender las nieblas y mirar al sol, por lo que simboliza cada expresión extraordinaria, la fuerza, el pensamiento, el genio y el coraje más asombroso.

Es la imagen del ascenso profundo, lo que lo mantiene elevado en estatura. El Evangelio de Juan, que Clemente de Alejandría llamó “evangelio profundo”, es el más profundo, más emblemático, reflexivo y religioso de los cuatro y, en ese sentido, el que asciende sobre los demás.

los evangelios 2

Mateo

Evangelio que lleva el nombre de Mateo, un recolector de deberes que dejó su lugar de trabajo para perseguir a Jesús, fue compuesto alrededor del año 80 DC.  lo que es más, apunta básicamente a los cristianos de origen judío.

Dada la idea de los beneficiarios, Mateo con la mayor frecuencia posible hace declaraciones en los mensajes del Antiguo Testamento y depende de ellos para demostrar que la disposición de Dios informada por los profetas llega a la plena satisfacción del individuo y la obra de Jesús.

Él es el “Hijo de David”, el “Agente” para perdonar a su pueblo, el “Hijo del hombre” que se mostrará como un juez todo incluido, el “Señor de Israel” y el “Hijo de Dios” insuperable. Mateo también aplica a Jesús, los profetas de Isaías, sobre el “Siervo duradero”, que nos transmite nuestras deficiencias y enfermedades.

Este evangelista otorga un significado excepcional a las lecciones de Jesús y las reúne en cinco charlas, que se estructuran como la trama de su evangelio y están rodeadas por el mismo número de áreas. El tema central de estas direcciones es el Reino de Dios.

los evangelios 3

En ellos, Cristo aparece como “el nuevo Moisés”, que lleva a su plenitud la Ley del Antiguo Pacto. También es el “As”, que instruye “como alguien que tiene especialista” la “equidad” de ese Reino introducido y anunciado por él.

El Evangelio de Mateo se ha llamado propiamente “el Evangelio de la Iglesia”, debido al trabajo predominante de la vida y la asociación de la red acumulada por el bien de Jesús. Este grupo de personas es el nuevo Pueblo de Dios, donde el Señor resucitado muestra su esencia y la transmite a todos los hombres.

Marcos

Este Evangelio fue hecho de un partidario o, más precisamente, un “traductor” del apóstol Pedro, cuyo nombre completo era Juan Marcos. Es el más experimentado, el primero que se declaró expresamente, alrededor del año 70 de nuestro tiempo, y además es el más breve.

Como se dirige a los cristianos desde el agnosticismo o tiempo primitivo, que no conocía las tradiciones judías, Marcos las aclara y además interpreta las expresiones  arameas que utiliza algunas veces. Su estilo es entusiasta y bien conocido, y está cargado de inmediatez, a pesar de que su lenguaje es pobre y simple.

los evangelios 4

El Evangelio contiene un par de charlas y está más interesado en las actividades que en las palabras de Jesús. Más bien, las narraciones crean con plenitud de sutilezas, y en ellas Jesús aparece con las respuestas de un individuo.

La historia presenta particularmente a la humanidad de Jesús y, a partir de ella, continuamente nos impulsa a encontrar en él al Hijo de Dios. Dado que detrás de su persona se encuentra un increíble “misterio”, el misterio “mesiánico”, que se descubre en su muerte y resurrección.

Justo en la cruz está la respuesta a la extraordinaria investigación latente a lo largo de todo este Evangelio: “¿Quién es Jesús de Nazaret?” Ciertamente, no es el sublime Mesías lo que sus contrapartes esperaban, sin embargo, lo ejecutaron.

La cruz era el método restringido para llegar a la resurrección. Estamos totalmente llamados a seguirlo de esta manera, para ver cada vez más profundamente “las Buenas Nuevas de Jesús, Mesías, Hijo de Dios”, que Marcos nos transmite con tanta frescura y sencillez, como una explicación devota de la declaración principal del Evangelio.

Lucas

Fue establecido por un compañero de viaje del apóstol Pablo, unos cincuenta años después de la desaparición de Jesús, e inicialmente enmarcó un todo con el libro de los Hechos de los Apóstoles. Lucas no era de raíz judía, y su trabajo se coordina esencialmente con cristianos que, de forma similar a él, se originaron en el mundo agnóstico.

En el prólogo de su evangelio alude al camino hacia la lectura, la transmisión oral y la composición que precedieron a la pieza concluyente de los evangelios.

Una de las partes de las Buenas Nuevas que San Lucas más necesitaba presentar es el carácter generalizado de la salvación. Jesucristo, como resultado, es el Salvador del mundo entero, y Dios necesita que todos los hombres se salven de él. Para él no hay beneficios de raza, nacionalidad, cultura o clase social.

Además, este Evangelio se llama apropiadamente “Buenas noticias de clemencia”. Lucas siempre nos conoce a Jesús como la persona que “vino a buscar y perdonar lo que se perdió”. Dios es para él, lo más importante, el Padre benevolente que sale a encontrarse con sus jóvenes perdidos y se llena de felicidad cuando los descubre una vez más.

Sea como fuere, la “Buena noticia de la benevolencia” es, además, un Evangelio que solicita. Su creador exige el llamado a la transformación, es decir, a la diferencia a lo largo de la vida cotidiana, como una condición crucial para lograr la salvación.

El producto de ese cambio es el deleite experimentado por las personas que confían en las Buenas Nuevas y se dejan escapar por ellas. Esa es la razón por la cual San Lucas presenta la actividad del Espíritu Santo, que es la fuente de la satisfacción genuina.

Juan

El cuarto Evangelio contrasta ampliamente con los tres últimos, tanto en su estructura artística como en su contenido. La convención cristiana lo atribuye al apóstol Juan, a quien se relaciona con “el devoto a quien Jesús adoraba”, y hay algunas señales en un Evangelio similar que autentican esta atribución.

En cualquier caso, la última composición del libro es la consecuencia de una larga elaboración en la que los devotos del Apóstol también mediaron. El trabajo se terminó hacia el año 100 y tuvo como beneficiarios rápidos al grupo de cristianos de Asia Menor.

El Evangelio de Juan gira en torno a un tema central: Jesús es el enviado de Dios, su Palabra insuperable, que resultó en estas circunstancias actuales del mundo para hacernos conocer al Padre.

Con más solicitud que los diferentes evangelistas, John subraya la restricción entre Jesús – la “Luz”, el “Camino”, la “Realidad” y la “Vida” – y las personas que no le pondrán acciones, en su mayor parte asignadas por el nombre no exclusivo de “los judíos”.

Jesús no vino a “juzgar” el mundo, sin embargo si para perdonarlo. Básicamente al mostrarse a los hombres, los pone ante una opción: permanecer en su propia “oscuridad” o poner acciones a la “luz”.

El que no tiene confianza en Jesús “a partir de ahora” es condenado, mientras que el que tiene fe en él “acaba de” ir de la muerte a la vida y tiene vida sin fin.

En contraste con los demás Evangelios, que notan un “ascenso” solitario de Jesús a Jerusalén, este Evangelio discute tres Pascuas celebradas en la Ciudad Santa. Además, prácticamente toda la acción abierta del Señor ocurre dentro de la estructura formal de alguna ocasión judía.

En lugar de las anécdotas del Reino utilizadas como correlaciones, tan normales para diferentes Evangelios, Juan usa anécdotas breves y expresivas con propósito, por ejemplo, la de la vid y las ramas y la del gran Pastor.

Asimismo, utiliza diferentes “imágenes” para explicar al individuo de Jesús y los productos que da a los hombres: particularmente el “agua” y el “pan” le sirven para hacer una verdadera “catequesis santa” sobre el Bautismo y la Eucaristía o corriente religiosa.

El creador de este Evangelio continuamente regresa a temas similares, creándolos y desarrollándolos una y otra vez. En cada uno de estos temas está contenido todo el secreto de Cristo. En cualquier caso, más que “realidades” alucinantes, lo que le interesa y necesita destacar es el “significado” que contienen y que nadie más que la confianza puede encontrar.

Desde ese punto de vista, Juan traduce las obras y extiende las charlas de Jesús, debido a un pensamiento largo y profundo. Su objetivo central es conducirnos a la Vida eterna, que comprende conocer al “Dios genuino principal” y su “Emisario, Jesucristo”. El “Evangelio Profundo” ha sido llamado apropiadamente al Evangelio de Juan.

Parábolas

No son cuentos, a la luz del hecho de que no incluyen personajes de especies con cualidades humanas o historias morales, ya que dependen de certezas sostenibles o percepciones de la naturaleza, que tienen la mayor parte de estos componentes de la vida cotidiana. (Ver Articulo: La Biblia)

los evangelios 7

Las anécdotas están contenidas en relatos importantes, a pesar de que también se pueden encontrar en otros escritos, por ejemplo, la de Thomas y Juan.

La razón de las historias de Jesús es entrenar cómo un individuo debe actuar para ingresar al Reino de los Cielos y, en general, también descubren sus acertijos. En algunos casos, Jesús utilizó las historias como armas persuasivas contra pioneros religiosos y sociales, por ejemplo, la parábola del fariseo y el publicano y la parábola de los dos niños.

Jesús dice que muestra ilustraciones que utilizan para comprender su mensaje solo las personas que han reconocido a Dios en su corazón, de modo que las personas que han “solidificado sus corazones” y han “cerrado los ojos” no pueden entenderlo.

El buen samaritano

La ilustración del Buen Samaritano es una de las historias más conocidas de Jesús, relacionada con el Evangelio de Lucas. Es visto como una de las ilustraciones más sensatas y reveladoras de la estrategia alentadora utilizada por Jesús de Nazaret, un caso expresivo y agudo de su mensaje de solicitud.

los evangelios 8

La historia es descrita por el mismo Jesús para mostrar que la amabilidad y la justicia son los ideales que llevarán a los hombres a la pureza y la benevolencia.

Asimismo, indica que satisfacer la intención real de la ley, el amor, es sustancialmente más significativo que satisfacer el propósito declarado de la ley. En esta anécdota, Jesús expande el significado de prójimo. La decisión de la figura de un samaritano, considerada poco ortodoxa para las partes más universales de la religión hebrea, sirve para reclasificar la idea de prójimo que luego fue atendida.

Jesús, a través de esta anécdota, demuestra que la confianza debe mostrarse a través de obras, reformando la idea de la confianza en la vida religiosa judía, entre las cuales se encuentran, por ejemplo, los fariseos a quienes Jesús llama “fraudes” en algunos eventos por su conexión extrema con lo declarado objetivo de la ley y su descuido para satisfacer el propósito real de la ley.

los evangelios 9

En esto, apareció un especialista en la ley y, para probar a Jesús, le planteó esta pregunta:

“Señor, ¿qué necesito hacer para adquirir la vida eterna?”

 Jesús respondió:

“¿Qué está escrito en la ley?” ¿Cómo lo traducirías?

 en consecuencia, el hombre citó:

– “Ama al Señor tu Dios con todo lo que hay en ti, con todo tu ser, enérgicamente y con todo tu cerebro”,  y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

 “Todo alrededor respondió”, dijo Jesús. Haz eso y vivirás.

Pero necesitaba legitimarse a sí mismo, así que le preguntó a Jesús:

– ¿Y quién es mi vecino?

 Jesús respondió:

“Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó bajo el control de matones”. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto.

Parecería que un ministro iba por un camino similar que, cuando lo vio, se desvió y continuó con mucho tiempo.  Así también un levita fue a ese lugar y, al verlo, se apartó y continuó por mucho tiempo.

Pero un samaritano que estaba haciendo un viaje se dirigió hacia donde estaba el hombre y, al verlo, mostró compasión por él.

Se acercó, recuperó sus heridas con vino y aceite, y las vendió. En ese momento lo montó solo, lo llevó a un asentamiento y lo trató.

Al día siguiente, sacó dos monedas de plata  y se las ofreció al propietario de la conveniencia. “Trata conmigo”, dijo, “y lo que gastes en exceso, te pagaré cuando regrese”. 

¿Cuál de estos tres crees que demostró ser el vecino de la persona que cayó bajo el control de criminales? “El que mostró compasión por él”, dijo el maestro de la ley.

“Ve a ese punto y haz lo mismo”, terminó Jesús.

El buen pastor

Realmente, de verdad, les digo que el que no ingresa por la entrada del redil, pero que sube de nuevo, es un criminal y un ladrón.

En cualquier caso, el que entra por la entrada es el pastor de las ovejas.

A él se abre el conserje, y las ovejas oyen su voz; Él llama a sus ovejas por su nombre y las lleva afuera.

Cuando dibuja los suyos, va delante de ellos, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz.

Pero no perseguirán a un extraño, sin embargo, escaparán de él, ya que no tienen la menor idea acerca de la voz de los extraños.

Jesús se dirigió a ellos a través de esta anécdota útil, pero no comprendieron lo que estaba diciendo.

Entonces Jesús les dijo una vez más: En verdad, en verdad, os digo que soy la entrada de las ovejas.

Todos los que me precedieron son matones y ladrones, sin embargo, las ovejas los pasaron por alto.

Yo soy la entrada; en caso de que alguien entre por mí, se salvará; y va y viene y descubre hierba.

El matón acaba de tomar, asesinar y devastar; He venido para tener vida, y para tenerla en plenitud.

Yo soy el gran pastor; El gran pastor da su vida a las ovejas.

Pero el que es un trabajador y no un pastor, que no es el propietario de las ovejas, ve venir al lobo, y entrega las ovejas y huye, y el lobo las agarra y las dispersa.

Huye a la luz del hecho de que trabaja a plazos  y no le importan las ovejas.

Yo soy el gran pastor, y conozco a mis ovejas  y las mías me conocen a mí,

así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre, y yo doy mi vida por las ovejas.

Tengo otras ovejas que no son de esta superposición; Además, necesito llevarlos contigo, y escucharás mi voz, y serás un grupo con un solo pastor.

(Visited 46 times, 1 visits today)

Deja un comentario