Conozca las mejores enseñanzas de Jesús para los jóvenes, aquí

Las enseñanzas de Jesús que van direccionadas a los jóvenes son temas que engloban motivación, respeto, temor al padre, inteligencia, educación  y sobre todo el extraordinario amor que Dios tiene por cada uno. Conoce en el siguiente post más sobre el tema.

enseñanzas de Jesús 1

Enseñanzas de Jesús

Estamos viviendo en los días más crudos, en los que ser joven y entregar tu vida a Cristo desde tu infancia  son cosas que terminan siendo de beneficio, pero también desarrolla múltiples dudas. La sociedad muestra al joven diversos placeres que en ocasiones se vuelven difíciles de dejar pasar por alto. Pero allí, Dios nos recuerda que aunque todo es licito no todo es de edificación.

A través de la Santa Biblia veremos que es concebible darle a Cristo esos días maravillosos y que su amor inagotable sobre pasa cualquier vicisitud.

Satanás y sus trabajadores, el mundo y nuestra propia humanidad, atraen a los jóvenes a abandonar lo sagrado y a pecar de forma deliberada o intencionalmente contra Dios, teniendo en poco el sacrificio que Jesucristo ofreció en la cruz del Calvario por cada uno de nosotros.

Específicamente los Jóvenes son los que obtienen una gama de “ofertas” y “solicitaciones”, cuyo único objetivo es redirigir y alejar al joven de Cristo Jesús, el principal camino que impulsa a Dios.

enseñanzas de Jesús 2

El paralítico y los mensajeros

Existía un hombre  que estaba en el templo “la hermosa” que se acercó a Pedro y Juan en busca de ayuda. Su reacción es excepcionalmente notable: “No tengo dinero en efectivo ni oro, sin embargo, te doy lo que tengo: por el bien de Jesucristo Nazareno, levántate y vete”. Este hecho se relata en el libro de los Hechos capitulo 3.

La escena nos puede servir, de análisis para los jóvenes. El hombre paralitico pide dinero en efectivo, pero le ofrecen otra vida, una vida limpia y con salud. ¡Pero debía creer! Los mensajeros le dan lo que tienen, que no es oro ni plata; se dirigen a él por “Jesucristo Nazareno”.

Los misioneros, Pedro y Juan, no reaccionan a su deseo, transmiten algo cada vez más rentable: el poder de la recuperación y reparación de Jesucristo, que supera con creces las dudas. Posteriormente, según su realidad a la última solicitud, no tienen en cuenta la intensión  particular de la misma, sino que ofrecen algo más valioso.

Para cualquier período de tiempo que tenga valor, aquí tenemos un primer signo. Los jóvenes piden algo a la Iglesia, a los pastores, a sus lideres. Como se puede esperar, darles es la nueva vida que emerge de Jesucristo, independientemente de si no es lo que solicitan de manera especifica. Jesucristo será la solución más completa a los deseos.

enseñanzas de Jesús 3

Leche vs alimento fuerte

“Ni yo, hermanos, puedo dirigirme a ustedes como de otro mundo, sino como terrenales, como niños en Cristo. Esa es la razón, en lugar de una alimentación fuerte, les ofrecí beber leche, ya que no estaban allí para progresivamente recibir un alimento solido” (1Cor 3, 1-2) (Ver: La Biblia)

Pablo reconoce en este verso, que el requisito de una guía lenta en los cristianos  es la obediencia y la necesidad por Dios. Comienza con un alimento más simple de procesar, como es “la leche” por ser el primer alimento al nacer, por eso expresa en el verso así “leche de otro mundo”.

En el momento en que se avanza en el desarrollo de la confianza, cuando uno pasa de “lascivo” a “de otro mundo”, uno podría continuar adelante con temas de mayor profundidad notable en la confianza, que también transmite con ellos una solicitud aún más exigente para el joven.

Este método equivalente para ver se refleja en la carta a los hebreos, que incluye una reprimenda: “Bueno, ya que a partir de ahora deberían ser educadores, a pesar del tiempo, necesitan que alguien les muestre los principios fundamentales de los celestiales profetas, y ustedes necesitan leche y no un alimento fuerte “(Heb 5,12).

Es decir, que a pesar del tiempo transcurrido en el cristianismo, muchos jóvenes fundamentados en Cristo necesitan recordar los principios fundados desde su niñez para así recordar quiénes son en Jesús y por qué le siguen.

Con lo cual se afirma una vez más la progresividad de la juventud en el amor a Dios. Además, los dos misioneros apuntan a que su grupo de personas cristianas lleguen al desarrollo en el aprendizaje y la decisión de permanencia hasta la venida del Señor. Ambos se decidieron por unos devocionales y una guía que conduciría a los cristianos al aprendizaje más profundo de la confianza cristiana.

En este sentido, también deberíamos unirnos a la estabilidad, dándonos cuenta de que no siempre es concebible alimentar un sustento fuerte; que en ciertas condiciones será importante recurrir nuevamente a la “leche inicial”; que los comienzos deben ser normalmente más suaves. (Ver Articulo: La Biblia y el divorcio)

Específicamente, imagino que los jóvenes estudiantes universitarios están preparados para una alimentación sólida y que deberían ofrecerse, a la luz del hecho de que en diferentes aspectos de sus vidas, específicamente la persona académica, posee una capacidad notable de receptividad.

Sólo una alimentación sólida ofrecerá certificaciones a los jóvenes para que aguanten con convicción y felicidad en el camino de la confianza en medio de un mundo que los desintegra sin cesar.

enseñanzas de Jesús 4

Jesús es el Cristo

Como lo indica la expresión definitiva y precisada de W. Kasper: “El llamado” Jesús es el Cristo “habla del bosquejo de la confianza cristiana, siendo la cristología solo el artículo de principios de este llamado”. En esta expresión, Cristo involucra el lugar de todos los predicados de gloria que la Iglesia propone sobre Jesús. Es decir, la cristología logra descubrir y defender toda la confianza de la Iglesia en Jesús de Nazaret.

Tal composición, por lo tanto, debe incorporar la sólida historia de Jesús de Nazaret: su proclamación sobre la irrupción del reino de Dios, su súplica, su instrucción, sus maravillas, sus cenas con malhechores, su asociación con los seguidores, sus contiendas, su fallecimiento, y así sucesivamente; sin embargo, además de su restauración, alabanza y sesión en la mano correcta de Dios el Padre es necesario que los jóvenes conozcan sobre la vida de Jesús.

Todos los componentes de la historia de Jesús son pertinentes, considerables y reprensibles para los jóvenes. Similar a la admisión de confianza de la Iglesia, que anuncia que este personaje específico, que vivió en Palestina desde el tercio principal del siglo principal, es el Cristo de Dios, el último Mesías, el Enviado de Dios, el restaurado de, El muerto, el señor del universo.

El nombre de Jesús a partir de ahora contiene un significado mayor, del que generalmente no somos conscientes. Significa “Dios perdona”. En un nombre similar, si el trasfondo histórico fuera transparente, se está transmitiendo que en Jesús se da la salvación de Dios y que Él es el Salvador.

Dejando las heridas del pasado

En esta parte del texto sagrado de Jueces 11: 1-7 se nos cuenta la historia de Jefte, quien debido a condiciones fuera de su capacidad de control, fue concebido por una prostituta y fue despedido por sus hermanos. Tal vez no había en sus recuerdos el abrazo de su madre, ya que vivía con su padre y su madrastra.

Siendo un niño mal concebido, fue detestado incluso por las personas mayores de la ciudad y terminó siendo sacado de su hogar sin que su propio padre lo anticipara con éxito.

Podríamos expresar que a pesar de encontrarse con la vacante que su madre lo había dejado, él también soportó numerosos años el despido de sus hermanos, la falta de preocupación de su padre y las denuncias de los individuos. Para decirlo claramente, obtuvo los resultados de algo que no había causado.

Muchos se han encontrado con circunstancias como las de Jephte y, a pesar de haber llegado a los pies del Señor Jesucristo, siguen experimentando las heridas que sufrieron en un momento específico. Un número significativo de nosotros se origina en hogares rotos, heridas y ese vacío en nuestras almas.

Una joven dijo que su padre nunca la buscó, ni la cuidó  como un padre, sin embargo, a medida que pasaron los años y la descubrieron en una oficina de una organización donde trabajaba, de repente, ese hombre comenzó a decirle a todos que ella era su pequeña niña.

Tarde o temprano, cuando perdió su empleo, la descubrió en la calle vendiendo y a su padre, quien, algún tiempo atrás, les dijo a todos que era su niña, volvió los ojos e imaginó que no la había visto. Otra joven dijo que no aclarara cómo su padre nunca la buscó para darle tiempo en caso de que no tuviera la culpa de lo que ocurrió entre él y su madre. Historias como esa florecen.

El salmo 27:10 dice: “Independientemente de si mi padre y mi madre me dejaron, sin embargo, el Señor me recogerá”. Dios nos toma en sus brazos para llenar esos agujeros, recuperar esas heridas y darnos el consuelo que necesitamos. Tal vez hay cosas que no podemos cambiar, sin embargo, en el caso de que con la ayuda de Dios podamos vencerlas y en ese procedimiento Dios nunca nos ignorará.

En el momento en que Abraham y Sara expulsaron a Agar, le dieron pan y una capa de agua con la que renunció al desierto. Estaba separada de todos los demás con su hijo Ismael y en esas condiciones imaginó que lo que los anticipaba estaba pasando.

enseñanzas de Jesús 7

Qué número de padres solteros han pasado circunstancias comparativas, perjudicado pasear en el desierto y luchar con sus hijos; sin embargo, Dios nunca hizo caso omiso de Agar a la luz del hecho de que cuando ella puso a su hijo bajo un seto sin tener agua o pan, Dios escuchó al niño llorar cuando se sintió abandonado y sintió que su madre se iba aguantando allí para no verlo morir.

Dios nunca los entregó, abrió los ojos y les dio agua y sustento y les dio garantías que los llevaron de vuelta a sus vidas anterior. (Ver: La Oración de la sangre de Cristo)

Una de las cosas más problemáticas es excusar. Dejar los sentimientos que vienen del pasado, sentir la ayuda de la absolución en nuestras almas es problemático pero no factible. José fue vendido por sus hermanos y en general sabemos lo que sucedió en vista de lo que le hicieron, pero tarde o temprano en su vida tuvo que confrontarlo nuevamente y fue difícil.

En Génesis 41: 9 dice que José “recordó … de las fantasías que tenía sobre ellos …”, es decir, reconoció cuál era la razón de haber sido enviado a Egipto, sin embargo, independientemente de darse cuenta de esta razón había algo en su corazón por lo que no se dió a conocer.

José lloró más de una vez al reunirlos, los culpó de los agentes del gobierno, los encarceló durante tres días, en ese momento metió a Simeón en la cárcel, envolvió la copa en su saco, hasta que finalmente José sollozó por tercera vez. y sacó todo en su corazón.

enseñanzas de Jesús 8

El llanto nos libera gradualmente sobre todo cuando dejamos toda nuestra inquietud en Dios, nuestros sentimientos y emociones, para que podamos manejar esas cosas que nos han influenciado durante un período de tiempo considerable como José.

Jóvenes con un verdadero compromiso

Comúnmente como cristianos jóvenes, necesitamos vivir como lo indican nuestras propias necesidades y similitudes. Uno de los increíbles adversarios para la juventud, en circunstancias como el presente, es la ausencia de promesa de servir a Dios con todo el anhelo y la devoción, lo que nos lleva a disminuir nuestra vida profunda.

La dedicación es un deber contraído a través de un acuerdo, un contrato o una garantía. En el caso de que lo apliquemos en nuestra vida convencional, el modelo más ampliamente reconocido podría ser el trabajo. Cuando elegimos ingresar a una región de trabajo, nuestra responsabilidad es satisfacer cada una de las necesidades para obtener un resultado positivo.

Podemos decir que una de esas responsabilidades es llegar antes de lo requerido en el territorio laboral con el objetivo de que podamos cumplir con todas nuestras obligaciones y, de esta manera, obtener la compensación que merecemos.

De lo contrario, es difícil obtener la recompensa del trabajo diligente que hemos realizado.  De la misma manera, debemos tomar nuestros deberes que se nos dan cuando servimos a Dios.

Hay jóvenes apasionados o deslumbrantes; quizás comúnmente cuando Dios se expresa a través de su promesa, nos decidimos por la elección de perseguir su voluntad organizando y visualizando el increíble triunfo que al final obtendremos.

Sin embargo, cuando comienzan los problemas y los inconvenientes, dejamos de lado esa responsabilidad y pasamos por alto ese triunfo que Dios nos ha garantizado. Comúnmente anhelamos servir al Señor desde nuestros propios puntos de vista, necesitando servicios increíbles, sin embargo preferiríamos no pagar el costo de dar nuestro tiempo, nuestras vidas y nuestra propia voluntad.

David es un caso de promesa a Dios

Un modelo razonable aparece en el relato de David. Este era un joven que acababa de dirigir un grupo de ovejas para su padre y terminó siendo utilizado por Dios por su respeto y grandeza.

El gobernante Saúl, que era señor antes que David, era un individuo rebosante de habilidades y bendecido como señor; sin embargo, este hombre apartó sus ojos del Señor y su aprobación fue eliminada. Por otra parte, David, que estaba triste y despreciado por su familia, decidió entregar su vida a Dios con todo su ser; invirtiéndolo y celebrándolo en protección.

En el momento en que Dios vio el corazón de David, decidió utilizarlo para matar al gigantesco Goliat (1 Samuel 17). Tiempo después vemos que individuos similares comenzaron a perseguirlo por los triunfos que tuvo junto con ellos, luego David escaló la posición de autoridad como señor de Israel, demostrando que Dios lo remuneraba por su devoción, dedicación y responsabilidad.

Hay una gran cantidad de nuestros jóvenes como el Rey David; tienen habilidades y están llamados a servir en su trabajo, sin embargo, no como David, preferirían no pagar el costo de la dedicación. Jesús nos preguntó en Mateo 16:24 que todos los que necesitaran ser sus devotos se negarían a sí mismos, tomarían su cruz y lo seguirían.

Un deber genuino requiere que el Señor utilice los pasos que lo acompañan:

Opción de dedicarnos a Dios prestando poca atención a las condiciones, especialistas y moderación para tener la opción de enfrentar nuestros sentimientos de temor, audacia para ser firmes en el lugar que nos pone, amor y energía para salvaguardar a quien lo necesita, o más toda confianza; esa certeza de que Dios nos permitirá vencer todos los inconvenientes y preliminares que nos sucederán.

Cuando desarrollemos estos medios, asegúrese de que Jesús nos abrirá todos los caminos para comenzar a satisfacer esa razón ideal que tuvo con nosotros algún tiempo antes de que no la imagináramos.

La fornicación

Todo es legítimo para mí, sin embargo, no todos están de acuerdo; todo es legal para mí, pero no me dejaré gobernar ninguno de ellos I Corintios: 6: 12

El sexo llega a ordenar a un individuo y es ilegal. El que tiene relaciones sexuales no está mirando a la familia, sin embargo, mira a sus propias necesidades, con el argumento de que la familia es una organización formada por Dios para la reproducción y el avance del núcleo de la sociedad.

“Porque sabes esto, que ningún fornicario o inmundo, o misántropo al que se adora, tiene un legado en el reino de Cristo y de Dios” Efesios: 5: 5 La mala conducta del sexo está relacionada, unida y en un grado indistinguible de pecados de desorden, avaricia y admiración excesiva.

El misionero Pablo educa sobre las transgresiones de la frágil criatura viviente y se asocia con el sexo; infidelidad, prostitución y homosexualidad, y descubre y descubre que estas prácticas son una pieza de una raíz solitaria y un pecado similar. 1 Corintios: 6: 9 – 15 – 16 Gálatas: 5: 19 – 21

“Sea como fuere, el que se une al Señor, un alma está con él” 1 Corintios: 6: 16. Esta escritura sagrada implica que cuando nos unimos al Señor, un alma está con él, es decir, alma, alma y el cuerpo tiene un lugar con él. Pablo acentúa que nuestro cuerpo debe ser presentado al Señor como individuos celestiales.

Romanos: 12: 1, y que a la hora de entablar relaciones sexuales, lo cual es legal y permitido por Dios, debe ser respaldado por el mismo Señor, ya que nuestros cuerpos tienen un lugar con él.

Dieciséis libros de la Biblia son sobre sexo y la oración es irreversible, es decir, tales individuos: “… no adquirirán el reino de Dios” I Corintios: 6: 9-10

Hay un olvido increíble entre los individuos de nuestra población nacional que no conocen a Dios, ya que, como lo indican las percepciones nacionales y las descripciones generales de los registros civiles, del 65% al ​​70% de las parejas viven en “conjunción”, en otras palabras, en el sexo.

El término VIVIR es una palabra que no aparece en el libro de las Escrituras y es utilizada por personas no creyentes. Es una palabra impactada por el demonio para limitar la transgresión del sexo y lo pone en marcha como algo no tan sensible y de esta manera se desvía de la realidad, muchas personas no tienen la más remota idea de que vivir, respectivamente, es la mala conducta. sexo escrituralmente, que es condenado por Dios.

Como lo indica la Real Academia de Idiomas:

Sexo: es la demostración de tener sexo. Fornicar: es tener fiesta en la ciudad o relaciones sexuales lascivas fuera del matrimonio. Fornicador (an): implica, quién tiene la propensión a tener relaciones sexuales.

Escrituralmente, el sexo es la elección deliberada y abierta entre un hombre y una mujer para mantener una existencia sexual sin autorización previa y un don de entumecimiento, absurdo y de Dios. Es una demostración planificada de desobediencia a la ley de Dios.

Dios permite el sexo dentro del matrimonio, tenga cuidado, las citas no son matrimonio. Numerosos jóvenes que se encontraban en la fase de conocerse o en el romance cayeron en el sexo antes de aterrizar en la zona elevada, en otras palabras, el matrimonio; teniendo la oportunidad de soportar resultados apasionados y profundos agravios.

Dios planeó nuestro cuerpo explícitamente, pero para ensayarlo dentro de los puntos de corte establecidos por Dios, esto es matrimonio; hacer lo contrario, en otras palabras, tener sexo, es desafiar los estándares éticos construidos por Dios. 1 Corintios: 6: 13

Jesucristo compró nuestra salvación al inventar penitencia en la cruz del Calvario, esto incluye cuerpo y alma. El testigo Pablo nos hace saber: “Ya que has sido comprado por valor, en ese punto alaba a Dios en tu cuerpo y en tu alma, que son de Dios” I Corintios: 6: 18-20

Esta estrofa evita la demostración de sexo, lo que el Señor intenta hacernos saber es que nos ha conseguido satisfacerlo y que no podemos hacer con nuestro cuerpo lo que necesitamos ya que tiene un lugar con él. Alabamos a Dios cuando mantenemos nuestros cuerpos sagrados y sin adulterar, es decir, libres de todo sexo o suciedad.

Lamentablemente, desde una perspectiva objetiva, el nivel de jóvenes que tienen relaciones sexuales antes del matrimonio es alto, una minoría indudablemente pequeña acepta y ensaya la restricción sexual antes del matrimonio.

A partir de esta suma cuantitativa, numerosas personas han presumido que las relaciones sexuales antes del matrimonio son ordinarias y de alguna forma u otra atractivas e incluso lucrativas para propósitos conyugales, dejando a la minoría como la reunión anómala.

Alegremente, la ética cristiana moral no es justa; en otras palabras, que no dependía de las medidas, ni siquiera de la intensidad de la mayoría o de los criterios de la parte más amplia, la ÉTICA CRISTIANA depende de las cargas directas y totales Principios de Dios.

El Señor advierte, incita y establece: “Tener un privilegio significativo en el matrimonio y el lecho conyugal sin mancha, para que los fornicarios y los malvados de Dios sean juzgados” Hebreos: 13: 4

La instrucción de Dios es que las relaciones sexuales deben ensayarse claramente dentro del respeto del matrimonio y la cama conyugal debe ser impecable, en otras palabras, sin detectar, esto es moralmente ordinario, la irregularidad es sexo e infidelidad.

Dios advierte que él mismo tratará con fornicarios, su aviso es claro y absoluto de que tales individuos: “No adquirirán el reino de Dios” Para la gran mayoría, no solo los jóvenes consideran que el sexo es una concurrencia como “típica”, dejando a la “minoría” como individuos anómalos.

Joven, su creador le ha dado un cuerpo santificado, no adulterado y delicioso para Dios, debería verlo de manera similar, su cuerpo es el santuario del Espíritu Santo. “¿O por otro lado pasa por alto que su cuerpo es el santuario del Espíritu Santo …? “(I Corintios: 6: 19)

No debe hacer lo que necesita, porque su cuerpo tiene un lugar con Dios, y fue recuperado para ser un beneficiario del Espíritu Santo, y puede utilizarse de la manera correcta que Dios ha establecido, como en cuanto al sexo es: EN MATRIMONIO.

(Visited 29 times, 1 visits today)

Deja un comentario