Conozca la Oración por las ofrendas para el engrandecimiento del reino

Darse cuenta de cómo venir ante Dios a la hora de hacer una oración es indispensable. Conozca en el siguiente post sobre la Oración por las ofrendas y su descripción bíblica.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 1

Oración por las ofrendas

“Padre, te doy las gracias y te aplaudo por trasladarme del reino de la oscuridad

al reino que has arreglado para mí.

Muchas gracias ya que este es un reino de benevolencia,

satisfacción, armonía y plenitud.

Maestro Jesús, ahora te presento mi ofrenda.

Esta es la primicia de lo que me has dado,

y lo siembro en tu reino como una semilla de regalo,

y estoy sentado a la espera de los ricos favores del paraíso,

para que puedan duplicarse cuando los reciba.

Señor, te doy gracias porque has censurado a satanás por mí,

y me quedo con tu idea compartida en tu palabra,

que proclama que él no aplastará mi propiedad.

Satanás no borrará mis dotaciones y no aplastará mi desarrollo en el campo.

Soy origen de tu reino.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 2

Además, a fin de cuentas, tengo los derechos y beneficios de un nativo de ese reino,

y me aferro a ellos.

¡Te doy gracias, Jesús, porque los activos ilimitados

del paraíso tienen un lugar conmigo en tu nombre! “

Hoy traemos nuestras contribuciones

de lo mejor de nuestra paga y nuestra creación.

Hemos dejado de lado algunos de nuestros beneficios,

en la medida en que nos ha prosperado.

Mira con alegría lo que te ofrecemos en este día.

Hemos garantizado con nuestros labios que le serviremos,

por lo que le presentamos deliberadamente nuestras contribuciones.

Comprendemos que esto es un minuto serio ante usted,

y tratamos con adoración lo que transmitimos hoy.

Dios, damos la maravilla por tu nombre;

Esa es la razón por la que llevamos estas ofrendas

y vamos a sus tribunales.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 3

Muchas gracias por refinar y descontaminar nuestras vidas,

ya que hoy comprendemos que estas ofrendas

se ofrecen en equidad a su magnitud y su poder.

Que la indicación de nuestro amor te agrade.

Damos la maravilla por su nombre,

ya que aportamos nuestras contribuciones

y precedemos su calidad; te amamos Señor.

Hoy apreciaremos haber contribuido con ofrendas de corazón,

con el argumento de que con todo el corazón lo hacemos.

Por el bien de Jesús,

Que así sea

Le agradezco a mi amado Jesús

por su increíble amor.

Te doy gracias a mi maestro Jesús

desde que me has dado la vida.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 4

Muy agradecido, gran padre,

por disculpar nuestras malas acciones.

Gran Padre, te agradecemos el día a día

por el pan en nuestra mesa.

Le agradezco a mi Jesús,

ya que entrenas mis manos

para la lucha por venir.

Te agradezco el triunfo que has sido para nosotros en la cruz del Calvario,

que nos has dado a través de la sangre de Jesús de Nazaret.

Te agradezco el poder que nos has dado en la sangre de Jesús de Nazaret.

Por tu esencia de Dios que permanece en nosotros.

Gracias porque somos más que campeones en Jesús de Nazaret.

Por el experto que nos has dado en la intensidad de tu promesa.

Te doy las gracias por el hecho de que ninguna

arma producida florece contra esta congregación.

Gran Padre, te doy las gracias por el hecho de que

las entradas de la condenación no ganan contra la congregación.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 5

Le agradezco a mi maestro Jesús ya que soy la luz  de Cristo.

Te doy gracias a mi maestro Jesús, ya que soy la oveja de tu loma.

Le agradezco a mi maestro Jesús, ya que me siento honrado de mi glorioso padre,

 ya que soy beneficiario del reino de Dios,

 ya que estoy lleno de bienestar.

Sublime Padre, te agradecemos por los diezmos y

las contribuciones de tus parientes.

 Jesús ya eres mi vocación.

Le agradezco a mi maestro Jesús, ya que me ha elegido para ser su hijo,

 ya que nada está ausente,

ya que me has salvado

 ya que consuela mi espíritu.

Te doy gracias a mi maestro Jesús ya que me cubres con poder.

 Jesús desde que te fuiste a mi casa.

Te doy gracias, Dios, porque tienes favores conmigo,

 gran padre ya que nos has favorecido por la eternidad.

Te agradezco Esencia de Dios ya que nos deleitas con tu calidad.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 6

Le agradezco a mi padre sublime,

ya que derrota a cada uno de mis adversarios

que se rebelan contra mí.

Te agradezco mi maestro Jesús,

ya que me haces confiar.

Te doy gracias mi maestro Jesús,

ya que me libras de la boca del león.

Le agradezco a mi Jesús

ya que dispongo de las acrobacias del demonio.

Le agradezco a mi  Jesús a la luz del hecho

de que en su calidad puedo descansar.

Agradezco a  Jesús a la luz del hecho

de que tu alma y tu sangre me llenan de poder,

 ya que bendices mi cabeza con tu Esencia de Dios.

Te doy gracias, Dios.

Amén.

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 7

¿Qué es una ofrenda?

Las ofrendas, al igual que el diezmo, son las donaciones y bendiciones con las que el cristiano contribuye tangiblemente a la ayuda de la Iglesia para que pueda completar su trabajo. Su interés en las escrituras es extremadamente claro de tal manera: “Proporcione a Jehová el respeto por su nombre; traiga ofrendas  y venga a sus tribunales” (Salmos, 96: 8).

En este sentido, el precepto cristiano instruye en la Biblia que dar a Dios, lo más importante, es una fuente de felicidad por compartir la nuestra con el Señor: “Respeta al Señor con tu riqueza y con los principales productos de tus cosechas. En consecuencia, tu caballo los refugios se llenarán hasta la explosión y sus sótanos se inundarán con vino nuevo “(Proverbios, 3: 9-10).

Del mismo modo, los escritos consagrados coinciden en que las ofrendas tienen su retribución comparativa: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” ( Lucas 6, 38).

La Biblia dice que somos los “ejecutivos” de Dios. Un ejecutivo es aquel que trata con el efectivo o la propiedad que tiene un lugar con otra persona. Como supervisores de Dios, somos responsables ante Él por la manera en que manejamos lo que Él nos ha dotado. En este ejercicio descubriremos cómo podemos ser grandes presidentes, particularmente en lo que respecta a dar. Descubriremos cómo podemos utilizar el efectivo para hacer “parentescos eternos”.

La enseñanza del Antiguo Testamento

En el momento en que Dios sacó a sus parientes de la subyugación de Egipto y los llevó a Canaán, les dio una tierra rica y madura. De todo lo que adquirieron en esta gran tierra, Dios les pidió que le dieran la décima primaria. Esto se clasificó como “diezmo”. La palabra diezmo significa “la décima parte”.

La motivación detrás del diezmo era recordarles a las personas que todo es propiedad de Dios e instruirlos a colocar a Dios primero en sus vidas. Dios es liberal Él les permitió guardar nueve décimas de todo lo que adquirieron, pero el diezmo, la décima principal, tenía un lugar con él, así también las ofrendas. La Biblia dice:

Además, el diezmo de la tierra, similar a la semilla de la tierra y el producto de los árboles, es del Señor; Es una cosa dedicada a Jehová (Levítico 27:30).

A pesar de sus diezmos, los parientes de Dios dieron  ofrendas voluntarias. Se dieron diezmos y ofrendas a los clérigos de Dios. Este era su método para ganarse la vida, ya que no tenían un lugar conocido por ellos mismos. Dios reveló a sus parientes que traigan sus diezmos y ofrendas cuando llegaron a amarlo. Dios declaró:

Además, ninguno se presentará ante el Señor con las manos vacías; cada uno con la ofrenda de su mano, como lo indica el regalo que Jehová tu Dios te ha dado (Deuteronomio 16: 16–17).

ORACIÓN POR LAS OFRENDAS 8

Dios estaba mostrando a sus parientes para ofrecer. Cuando desinteresadamente proveyeron a Dios, Dios les dio rendimientos generosos. La Biblia dice:

Respeta a Jehová con tus productos, y con las primicias de cada uno de tus productos orgánicos; Y sus refugios de caballos estarán cargados de recompensas (Proverbios 3: 9-10). ¿Los individuos de Dios en el Antiguo Testamento estaban constantemente dedicados a transmitirle sus diezmos y ofrendas? No, definitivamente no lo fue. Dios declaró: (Ver Articulo La Biblia)

¿El hombre tomará de Dios? A fin de cuentas, me has saqueado. Además, usted dijo: ¿Qué le hemos quitado? En tus diezmos y ofrendas (Malaquías 3: 8). ¿Qué pasó cuando saquearon a Dios? Estaban bajo su mano de rechazo. Dios declaró: Estás dotado con una multa, a la luz del hecho de que tú, todo el país, me has robado (Malaquías 3: 9).

Llevar cada uno de los diezmos a la instalación de almacenamiento y tendrás sustento en mi casa.

En el momento en que los parientes de Dios reflexionaron y comenzaron a obedecerlo poco a poco con respecto a los diezmos y las ofrendas, Dios derramó Sus dotaciones sobre ellos:

Llevar cada uno de los diezmos a la instalación de almacenamiento y hay sustento en mi casa; y dame una oportunidad ahora, dice el Señor de los ejércitos, en caso de que no te abra las ventanas del paraíso, y derramaré un regalo sobre ti hasta que se inunde (Malaquías 3:10).

La enseñanza del Nuevo Testamento

Un estándar increíble en la Biblia con respecto a dar es el siguiente: cuando proveemos a Dios, Dios nos da. El Señor Jesucristo declaró: Da, y se te dará; gran medida, apretado, sacudido e inundaciones cederán en su regazo (Lucas 6:38).

En el momento en que Dios da, Él da abundantemente. Es liberal. En el tiempo de Cristo, los individuos compraron su grano en masa. Numerosos comerciantes descargaron el grano en una medida, sin permitir que el comprador lo sacudiera para asentarlo bien. No es así con el Señor. Él da “gran medida, firme, sacudido e inundado”.

Ofrecer hace que sea más fácil para Dios darnos. Cuanto más damos, más nos da Dios; Cuanto menos damos, menos nos da Dios. Jesús declaró: Dado que con una medida similar con la que mides (dar), te evaluarán una vez más (para dar) (Lucas 6: 38).

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento construyen una educación similar: cuando proveemos a Dios, Dios nos da. Dios no es pobre No es tacaño tampoco. Aprovecha la oportunidad de dar a sus hijos, sin embargo, debemos satisfacer sus condiciones: “Da y se te dará”. (Ver Articulo: La Biblia y el divorcio)

Dios no pide que le ofrezcamos ya que Él no necesita lo que tenemos. Él dice:

Si no estuviera hambriento, no te lo diría; Porque lo mío es el mundo y su totalidad (Salmo 50:12). Dios necesita que le ofrezcamos ya que necesita que sus hijos se parezcan a él. Dios es bondadoso y necesita que seamos bondadosos.

Otra motivación detrás de por qué Dios pide que demos es que podemos “hacernos premios en el paraíso”. No podemos enviar nuestro dinero al Cielo, sin embargo, podemos ofrecerlo para ganar a otros para Cristo. Esto se está convirtiendo en amor en el cielo.

Aspectos Importantes

La Palabra de Dios muestra algunos aspectos con respecto a la hora de ofrendar:

Para empezar, ofrécete a Dios

La ofrenda principal que Dios necesita de nosotros somos nosotros mismos. La petición es: primero, ofrécete a Dios y luego da un segmento de lo que obtienes de Dios. Los cristianos de Macedonia solo hicieron eso y el apóstol Pablo los aduló por ello. Pablo compuso: Se entregaron primero al Señor, y luego a nosotros por el deseo de Dios (2 Corintios 8: 5).

Da como Dios te ha prosperado

En el Antiguo Testamento, Dios instruyó a sus parientes para que le dieran una décima parte de todo lo que ganaron. En el Nuevo Testamento, Dios no estableció un estándar sobre la cantidad que deberíamos ofrecer. Más bien, la Palabra de Dios dice: Cada uno de ustedes dejó de lado algo, como lo indica (Dios) ha tenido éxito (1 Corintios 16: 2).

¿Qué cantidad de nuestro dinero sería aconsejable dar? Podemos tomar el diezmo (10%) como la base de lo que deberíamos ofrecer, sin embargo, podríamos dar mucho más que eso. Esto se basa en cuán agradecidos estamos por los dones de Dios y cuán sólidos son nuestros deseos de “hacernos apreciar en el paraíso”.

Dar de manera eficiente

Ofrecer es una demostración de amor y no debería ser una aventura fácil. Deberíamos ofrecer metódicamente “cada primer día de la semana”, que es el día en que vamos a la iglesia. La Biblia dice: Cada primer día de la semana cada uno de ustedes deja de lado algo, como lo han logrado … (1 Corintios 16: 2).

Nadie esta prohibido. Personas mayores y jóvenes, pobres y ricos; Todos deberíamos interesarnos por el diezmo y la ofrenda. La Biblia dice: “Cada uno de ustedes puso algo en un lugar seguro, como lo han logrado”.

Dar alegre y generosamente

Cualquiera que sea nuestra ofrenda, el Señor necesita que la demos deliberada y sinceramente. Dios no necesita que ofrezcamos trágicamente. La Biblia dice: Todos dan como él propuso en su corazón: no con miseria, ni por necesidad, ya que Dios aprecia al proveedor lleno de vida (2 Corintios 9: 7). (Ver Articulo: Nuevo testamento)

Dar con cuidado

El Señor Jesús dijo que debemos ser “grandes y hábiles directores”. Algunos cristianos ofrecen generosamente, sin embargo, no son astutos para ofrecer. Proporcionar a una congregación o asociación que no esté dando una conferencia fiel de la Palabra de Dios no es dar con voluntad.

Debemos ser tan cautelosos cuando contribuimos con nuestro dinero para Dios, como lo hemos sido al poner recursos en un negocio. Deberíamos poner el efectivo donde crea las mejores primas profundas.

¿Cómo Dios mide nuestra ofrenda?

No necesita poseer grandes cantidades de dinero para ser un proveedor extraordinario de acuerdo con Dios. Dios no cuantifica nuestras donaciones por el tamaño de nuestras contribuciones. Lo mide por la suma que damos en relación con lo que tenemos.

Dios echa un vistazo a la cantidad de oración que ofrecemos. Como se indica a lo largo de estas líneas de estimación de nuestra oferta, un individuo necesitado puede dar el equivalente o un exceso significativo de un individuo rico. En ese momento llegó una viuda pobre y arrojó dos pequeñas monedas de cobre.

Nuestra oferta debe costarnos algo. En un evento, el Señor Jesús se sentó en el santuario observando a las personas presentar sus dotaciones. Algunos eran ricos y daban mucho. En ese momento llegó una viuda pobre y arrojó dos pequeñas monedas de cobre. (Ver Articulo: Antiguo testamento)

Estas monedas casi no tenían valor relacionado con el dinero; En cualquier caso, según Dios, esta señora había dado considerablemente más que cada uno de los individuos que habían ofrecido ese día. ¿Por qué? Como ella había dado todo lo que tenía, todo su empleo. Jesús declaró:

De cierto os digo que esta viuda pobre ha arrojado más que cada uno de los individuos que han arrojado al arca; ya que todos han tirado lo que les queda terminado; Sin embargo, ella, por su necesidad, echó todo lo que tenía, todo su trabajo (Marcos 12: 43-44).

¿A quién sería aconsejable que ofrezcamos?

En su Palabra, Dios nos revela a quién debemos ofrecer:

Deberíamos ofrecer a nuestra iglesia cercana

En general, una gran parte de nuestras bendiciones se deben dar a la iglesia de nuestro vecindario en caso de que sea donde se instruye a la Biblia de manera confiable y donde se levanta a Cristo. Dios ha dicho que su congregación y sus pastores viven de las dotaciones de sus parientes. La Biblia dice: Por consiguiente, el Señor instruyó a las personas que declaran el evangelio, a vivir el evangelio (1 Corintios 9:14).

Debemos ofrecer a las personas que nos han ayudado profundamente

En la Palabra de Dios se nos dice que impartamos nuestro dinero a las personas que nos han mostrado la Palabra de Dios y nos han ayudado profundamente. La Biblia dice:

Quien sea educado en la palabra, comparta en cada cosa beneficiosa para las personas que lo entrenan (Gálatas 6: 6). Sea como fuere, el que tiene productos de este mundo y ve a su hermano sin suerte, y cierra su corazón contra él, ¿cómo se queda el afecto de Dios en él? (1 Juan 3:17).

En caso de duda, nuestra ofrenda por los pobres debe ser a través de la iglesia cercana. Cada oferta debe ser esencialmente y sin atraer ninguna consideración con respecto a nosotros mismos. La Biblia nos instruye que la persona que da debe hacerlo de manera justa y sin circunstancias personales. (Romanos 12: 8).

Debemos ofrecer a las personas que llevan el evangelio a los no salvos

Cada cristiano tiene el deber de llevar el evangelio a los no salvos. La dirección de Dios para nosotros es: ir al mundo entero y enseñar el evangelio a cada animal (Marcos 16:15). En el caso de que no podamos ir, debemos tomar como beneficio ayudar a fortalecer a los ministros que transmiten el evangelio a las personas que nunca han reconocido a Cristo.

Ofrecer es plantar

Ofrecer no es arrojar efectivo en el camino, es plantar. Cuando sembramos semillas, no las descartamos; sin embargo, los estamos plantando para tener la opción de cosecharlos más tarde. La medida de la cosecha depende de la cantidad que hemos plantado. Esto también es evidente con respecto a dar. Manteniéndose en contacto con la iglesia de Corinto en lo que respecta a las contribuciones, Pablo declaró:

El que siembra con moderación también procurará con moderación; y el que siembra generosamente también cosechará generosamente (2 Corintios 9: 6).

Dios necesita dar dinero en efectivo para el mantenimiento de sus lugares santos y enviar a sus trabajadores a dar una conferencia a los no salvos del mundo. ¿Cómo hace Dios esto? Él nos da dinero en efectivo para que podamos ofrecer por su obra. Necesita capacitarnos para ser dadivoso. La Biblia dice:

Dios es pionero para hacer que todo esfuerzo posea grandes cantidades de ti, de modo que, teniendo continuamente todo lo adecuado, florecerás para cada gran obra (2 Corintios 9: 8).

El Señor Jesucristo mismo es nuestro modelo en este asunto de dar. La Biblia dice: Ya que definitivamente conoces la delicadeza de nuestro Señor Jesucristo, quien por afecto por ti terminó pobre, siendo rico, entonces tú con su necesidad puede ser realzado (2 Corintios 8: 9).

(Visited 3.619 times, 1 visits today)
Categorías Oraciones

Deja un comentario

DARIO