Aprende cómo confesarse antes del matrimonio

Cómo confesarse, si aún no sabes de qué forma y para qué sirve la confesión, en este artículo te vamos a explicar de una manera muy sencilla todo lo referente a este acto religioso tan importante para los católicos.como confesarse

Como confesarse

Antes de explicar el procedimiento que todo cristiano debe hacer para realizar este proceso, primero tenemos que conocer la confesión, se dice que es un proceso que permite reconciliarse con Dios, es llamado “El sacramento de la alegría”, a través de él, se recupera el gozo y la paz que trae la conexión nuevamente con Dios.

Este es un don que solo a través del pecado se puede llegar a realizar, las acciones del pecado roban  a las almas es pasión y entrega de la fe hacia Dios, a través de la confesión se puede lograr obtener nuevamente la comunicación y amistad con Dios.

En este artículo explicaremos de manera detallada, la forma  de cómo confesarse bien y por qué debe realizarse este sacramento, conoceremos su importancia y su significado así que prepárate para conocer la verdad de Cómo confesarse.

La confesión

Es considerado un sacramento de reconciliación y curación, con el objeto de salvar el espíritu y el alma, el corazón  queda totalmente renovado ya que se sacan todas las cosas malas que habían entrado en el ser de una persona.

Para la Iglesia es una reconciliación con Dios, un encuentro con el señor que ayuda  renovar la amistad con el creador, las acciones negativas que suelen rodear la vida en ocasiones toman posesión de nuestros actos, y sin darnos cuentas obtenemos comportamientos que no gustan a Dios.

Por ese motivo se debe realizar la limpieza espiritual, acudiendo al confesionario para revelar y pedir perdón a Dios por esas acciones, la confesión es para la Iglesia un  acto para restablecer el orden de la moral espiritual del ser humano, antes de casarse o realizar cualquier otro voto religioso los católicos deben cumplir con este sacramento.

¿Cuál es el motivo de la confesión?

Según la Iglesia este acto sacramental debe hacerla toda persona que se considera católico con el objeto de perdonar nuestros pecados, ya que por cuenta propia ninguna persona puede redimirlos  eliminarlos, nadie puede decir “Yo perdono mis pecados”, y según el papa Francisco el perdón se solicita y se pide a través de la Confesión.como confesarse

Perdonar no es una forma natural que requiere de nuestros esfuerzos solamente, sencillamente es un regalo otorgado por el Espíritu Santo, que debemos utilizar para restablecer la conexión y la comunicación con Dios

¿Resulta la confesión una complicación? 

Para los no creyentes y los que se encuentran en manos de la maldad, resulta un acto bastante complicado, reconocer los errores morales cometidos en ocasiones no es una acción que muchas personas puedan realizar de manera espontánea. Observado como un acto sacramental, la confesión permite redimir los errores cometidos y continuar manteniendo la comunicación con Dios.

No se requiere de mayores condiciones para realizar una confesión, ni tampoco es complicado su proceso, los fieles católicos intentan vivir fuera del pecado para evitar este sacramento, aunque por la condición natural del ser humano, siempre se caerá en pecado.

Realizar la confesión sólo requiere de una serie de procesos muy sencillos, que los católicos deben conocer y entender, de manera que no representa ninguna complicación:

Realizar un examen de conciencia

Consiste en un reflexión sobre aquellas acciones, pensamientos y palabras que han fomentado el alejamiento hacia Dios, ofender, maltratar, dañara los demás representan actos negativos y de pecados que no gustan a Dios, por tal motivo se hace un examen propio de estas acciones.

La observación propia de nuestros actos permite establecer una reflexión de lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y a quién estamos dañando, el examen de conciencia ayuda a ser sinceros con nosotros mismos y con Dios, comprendiendo que él no desea ese comportamiento.

El examen de conciencia permite a la persona realizarse varias preguntas que pueden ayudar a comprender el motivo de sus actos que lo llevaron a pecar, buscar las respuestas y meditar del motivo por el cual se pudo realizar una acción adversa. En este aspecto se puede realizar una lista de pecados para confesar, donde se puede apreciar de una mejor forma, cuales pecados de verdad se deben perdonar.

Acto de contrición

La contrición es un acto de arrepentimiento voluntario, donde se siente el dolor en el alma y se comienza a rechazar todos los pecados, en esta parte se incluye la situación de los pensamientos donde se piensa que jamás se debe volver a pecar. Se hace una solicitud a Dios con la finalidad de otorgar fortaleza para derrotar las adversidades que llevaron al pecado.como confesarse

Este arrepentimiento es una especie de sentimiento relacionado con el dolor y la vergüenza, permite enmendar los errores, la idea es tener la comprensión total para entender el error que cometimos y tener los deseos como buen cristiano de no volver a cometerlos.

Según el papa Francisco: “La contrición es el pórtico del arrepentimiento, es esa senda privilegiada que lleva al corazón de Dios, que nos acoge y nos ofrece otra oportunidad, siempre que nos abramos a la verdad de la penitencia y nos dejemos transformar por su misericordia”

Se pueden utilizar algunas oraciones para reforzar este acto de contrición donde a través de la relajación y concentración se obtengan los resultados y la completa tranquilidad de haber reconocido los pecados:

“Dios mío, me arrepiento de todo corazón de todos mis pecados y los aborrezco, porque al pecar, no sólo merezco las penas que causan, sino que principalmente te ofendo a ti, sumo Bien y digno de amor por encima de todas las cosas. Por eso propongo firmemente, con ayuda de tu gracia, no pecar más en adelante y huir de toda ocasión de pecado. Amén.”

Confesión de los pecados

Se establece como la acusación propia de los pecados cometidos, se cristaliza acudiendo frente a la figura de un sacerdote, esta acción permite de alguna forma poner la vida y el corazón en manos y de otro, comunicar de manera sincera aun sacerdote los pecados que hemos cometido, convierte al cristiano en un soldado muy valiente que está derrotando al maligno.

La confesión se convierte en la acción donde entregamos a Dios todas nuestras culpas y revelamos nuestros errores. El acto como tal se realiza en el llamado confesionario, donde a través de una pequeña ventana la persona expresa y explica todos los pecados cometidos.

Está explicación tiene que ser sincera, clara sin acusaciones, concreta explicando el acto o pensamiento, sin utilizar frases genéricas, no dar explicaciones ni descripciones innecesarias y no dejar sin notificar ningún pecado, se debe dominar y vencer la vergüenza.  Como sabemos es considerado un acto sacramental, que permite penitente y el sacerdote establecen una relación donde se develan las verdades del hombre.

Es importante señalar que los curas tienen un código de ética que les permite mantener las confesiones de los fieles en total y absoluta reserva, este código les impide revelar a cualquier otra persona o integrante eclesiástico las confesiones realizadas por los fieles, lo que establece una señal de tranquilidad y seguridad dentro de las acciones católicas.

La penitencia

Es la parte final de la confesión y se convierte en la situación cuando el sacerdote otorga una serie de acciones espirituales con el objeto de redimir los pecados y volver a establecer la conexión con Dios, las acciones que una pertinencia debe tener pueden ser los siguientes:

  • Una oración
  • Ayunar, 
  • Abstenerse de hacer o comer algo  
  • Participar en las procesiones durante la Cuaresma u otras actividades eclesiásticas.
  • Las que considere religiosamente el sacerdote

Estas acciones deben ser cumplidas por los pecadores de manera consciente y propia, sin ningún tipo coacción, donde voluntariamente y de manera consciente se realicen con el corazón, con el objeto de reparar el daño causado por el pecado.

Los efectos de la Confesión

Después de realizado todo el proceso, conviene saber qué efectos tendrá la confesión después de haber dejado a un lado los pecados, debemos primero recordar que acabamos de hacer una promesa a Dios de evitar los actos malos  para caer de nuevo en pecado.

De manera que la persona está renovada y comienza un nuevo ciclo de acciones donde deben entrar el juego las virtudes humanas, para poder hacer el bien y lograr las metas de convivencia y amor a Dios que todo cristiano debe tener, de manera que los efectos que la confesión tiene son los siguientes:

  • Reconciliación con Dios, la comunicación renovada con el señor restituye lo que se había perdido, la gracia del Dios vuelve a estar con  la persona y se vuelve entrar en la actividad divina, que el bautismo y la Primera comunión habían establecido.
  • Perdona las acciones negativas y elimina los pecados, obteniendo de esta manera una paz y bienestar importante, sentirse perdonado implica obtener una resurrección espiritual, es como nacer nuevamente y sentirse libres de cualquier peso que los pecados nos proporcionaron.
  • Obtener el amor de Dios por más grande que haya sido el pecado, el creador es una ser de amor y luz, más a  todos sus hijos y por ello perdona las acciones adversas que hayan intentado alejarlo de su bondad y gracia.
  • Se restablece  la comunión fraterna divina, el pecado los menoscaba y rompe esta hermosa relación, comprender que la renovación de esta comunión es lo que permite conectarse de manera estable y espiritual con Dios.
  • Restauración de la comunión con la Iglesia, se cura al arrepentido y la persona obtiene satisfacción sobre el concepto de la vida, que había sido limitada por el pecado.
  • Se recupera la verdad interna, la confianza y la fe, pudiendo disfrutar nuevamente de los bienes espirituales de todos los seres celestiales y de los que habitan en el planeta.
  • Reconciliación propia, se consolida la confianza en sí mismo y libera el peso que limita las acciones de la conciencia, en el salmo 32, 1-5 dice lo siguiente: 
  • “Dichoso el que es perdonado de su culpa, cuando yo me callaba se consumían mis huesos, mi pecado reconocí y no ocultó mi culpa ya que tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado”. 
  • Se obtienen nuevos méritos para ser declarado hijo de Dios, la absolución de los pecados nos vuelve a dar la gracia del espíritu Santo y las llamadas virtudes infusas (hábitos que Dios otorga a través del Espíritu Santo y son únicamente establecidas para la moral cristiana).

A toda buena obra, hecha en Gracia de Dios, corresponde un mérito de Vida Eterna, pero al caer en pecado mortal, todos los méritos se pierden totalmente. Cuando somos absueltos y reconciliados, estos  méritos reviven así como los dones del Espíritu Santo y las virtudes infusas 

El perdón de Dios a través de los sacerdotes

La Bondad de Dios se expresa a través de la confesión, él tiene el poder para regenerar espiritualmente todo daño causado, este sacramento permite perdonar todos los pecados  por muy graves y cuantiosos que sean. Los sacerdotes son el linaje de continuidad de los apóstoles de Jesús quien en una de sus apariciones le dijo:

“Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos” 

A partir de ese momento se había institucionalizado el sacramento de la confesión, los apóstoles fueron buscados por los fieles en los comienzos del cristianismo con el objeto de confesarles sus faltas y recibir de ellos la absolución, Jesucristo otorgó el poder de perdonar a todos los fieles a través de la Iglesia, de manera que con el tiempo esta representó la presencia de Dios en la tierra.

Los pecados como expresión de dolor

Sentirse arrepentido por las acciones es lo que lleva a muchas personas que realmente se consideran católicas, a sentir una verdadera pena por las molestias causadas a Dios y su propio ser, el arrepentimiento es uno de los actos más importantes cuando se quiere obtener el perdón de los pecados a través de la confesión.

El dolor que se siente cuando se ha pecado, permite recapacitar y tener la voluntad de no volver a cometerlos, aunque no hace falta derramar lágrimas por ellos, si nos  lamentarnos en el corazón, ya que el pecado es una ofensa a Dios.

Si no hay arrepentimiento, la confesión no debe proceder, es imposible conseguir el perdón de los pecados sin la disposición de no repetirla nunca más, es una posición del alma que debe ampliarse hacia todos los pecados mortales, para obtener el perdón solamente basta con arrepentirse de  manera sincera.

Lo mejor del arrepentimiento consiste en sentir realmente que no se ha ofendido a Dios, de manera que con el acto de la confesión se libera de esa culpa y se renuevan los votos de fe católica. La expresión de dolor que se siente cuando nos arrepentimos, otorga confianza y misericordia de Dios, ya que sin el arrepentimiento el pecado se puede convertir en un acto de desesperación.

¿Debo acusarme?

La acusación y la condena propia se puede generar cuando una confesión ha sido realizada de manera deficiente, llevando el alma a la condena, de manera que permite al maligno establecer su control, generalmente las personas son tentadas a callar algunos pecados cuando se hace la confesión o no contarlos de manera correcta.

Esto debe evitarse para evitar acusaciones propias y luego sentir arrepentimiento, primero por los pecados originales y luego por haberlos ocultado o dichos de la forma incorrecta, es necesario contarle al cura todos los pecados de manera explícita (Ya se indicó anteriormente como hacerlo).

Mentir por no decir los pecados de manera correcta se convierte también en un pecado dentro del pecado, una ofensa a Jesús y se obstruye la comunicación con Dios. La confesión debe ser sincera, objetiva y sin demora, no se deben establecer excusas ya que también sería un acto de justificación del pecado.

¿Qué es el firme propósito?

Junto al arrepentimiento esta acción es considerada como un acto que se produce en el alma con el propósito de tener la voluntad y determinación de no volver a repetirlos, evitando las situaciones que llevaron a cometerlos y eliminando los pensamientos que pudieron haber causado el error.

¿Se debe cumplir con la penitencia?

El acto de la penitencia como lo hemos explicado, también es llamado como un acto de satisfacción, donde se realiza generalmente una oración o tal vez una buena acción, cuya finalidad consiste en expiar los pecados, los cuales para Dios se consideran una ofensa, por tal motivo debe existir un tipo de reparación en función del tamaño del pecado.

Cuando la ofensa hacia el creador es muy grave, sencillamente el pecador lo que merece es el infierno, el castigo reparador se aplica de manera proporcional al pecado. La confesión permite perdonar los pecados, pero se considera que la deuda con Dios se paga cuando el sacerdote aplica la penitencia y la persona procede a cumplirla.

Sin embargo algunas confesiones llevan al momento a definir en el lugar del confesionario a realizar la penitencia, con el objeto de verificar que ha sido realizada, si el pecador siente de verdad profundo dolor por haber cometido esos pecados.

La obligación de realizarla es un acto voluntario de cada persona, no terminar  la penitencia implica limitar de nuevo la comunicación con Dios y establecer el cierre de las acciones espirituales del espíritu santo hacia el penitente.

Perdona Dios a los que hacen una buena confesión?

Todo lo relacionado con Dios debe tomarse con seriedad y responsabilidad, se puede hacer una buena confesión pero cumplir a cabalidad con lo prometido es cuenta propia y debe ser asumido como un acto de entrega hacia Dios.

La fidelidad forma parte de la realidad que se expresa en la confesión, de manera que el compromiso no solo es de Dios si perdona a la persona, sino también de la persona que debe reconciliarse con Dios. La fe y la convicción de hacer las cosas de buena manera,  permiten agradar al supremo y otorgar la entrada a su gracia.

El deseo de la muerte del mal

Constantemente se observa que los católicos se presentan en bautismo y la Primera Comunión, de manera que con el pasar de los años olvidan las promesas sacramentales establecidas, alejándose totalmente de la Iglesia.

Las preocupaciones y las situaciones de la vida diaria, alejan a los creyentes de la casa de Dios  y dejando a un lado los deberes espirituales relacionados con Dios y la Iglesia. Son considerados católicos pero con la fe disuelta y sin fuerza

Sin embargo de manera permanente Jesús llama a la puerta de cada uno buscando la vuelta de su regreso a la vida espiritual, esta situación es la que permite a cada católico invitar a la desaparición del mal en nuestras almas, solicitar la muerte del mal en nuestras vidas representa un acto de reformulación de l fe en Dios.

Regresar a la casa de Dios establece de nuevo la reestructuración de los valores éticos y las virtudes s humanas, que traen consigo acciones buenas y renovación de la vida. En la propia Biblia se habla con respecto a la forma de como alejar al maligno de la presencia del hombre:

“¿Acaso quiero yo la muerte del malvado, y no que se convierta de su conducta y viva?

A Través de la confesión de todos los pecados estamos alejando a satanás, y por supuesto acercándonos un poco más a Dios, quien es realmente el verdadero protector   de nuestra alma, sin él solo quedarían restos de las virtudes humanas.

¿Cómo hacer una buena confesión?

Realizar una buena confesión implica desarrollar la voluntad del arrepentimiento que anteriormente lo explicamos, también se debe tomar en cuenta que para poder desarrollar acciones que permitan no cometer los mismos pecados u otros que perjudiquen nuestra conexión con Dios, es necesario conocer muy bien los diez mandamientos.

Cada uno establece patrones de comportamiento y conducta que regulan en términos generales la forma de cómo actuar espiritualmente ante los demás, pero sobre todo cómo comportarnos hacia Dios, establecer una forma de como confesarse permite pensar en qué cosas se deben  tener como base para no cometer los mismos errores.como confesarse

Reunir en un solo grupo los diez mandamientos y convertirlos (como hizo Jesucristo) en una sola descripción espiritual, permite tener un grado de conciencia y reflexión en función de llevarlos a cabo dela mejor manera y así poder realizar una confesión muy buena, se debe tener en cuenta la forma de conocer cada uno de los mandamientos, se puede llegar al arrepentimiento y obtener la bondad del perdón de Dios.

Los mandamientos representan la base espiritual de cada ser humano, ayudan fomentar la espiritualidad y el amor hacia Dios y hacia la propia persona y hacia los demás, conocerlos no elimina el temor de enfrentar la penitencia y otorga la fuerza para poder expresarlo frente al sacerdote.

Aunque no existe una guia para una buena confesión, los mandamientos establecen parámetros que regulan hacia donde se debe ir antes de realizarla.

Si dos personas van a contraer nupcias es importante que tenga muy claro los conceptos referente a los diez mandamientos donde cada uno al tomar esta gran decisión para sus vidas, establecerán un hogar y una familia que si no se tienen las bases espirituales claras no tendrán un porvenir muy duradero.

Practica los buenos hábitos y te sentirás reconfortados si crees que tienes algunos pecados que nos ha podido solventar, confiésate y acuda a la casa del señor para que dios te otorgue la gracia, sin embargo si deseas conocer más sobre este y otros temas te invitamos a hacer click en los siguientes enlaces:

Eucaristía

Virtudes humanas

¿Qué dice la Biblia sobre el matrimonio?

(Visited 2.890 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO