¿Quién fue el edicto de Milán? en el año 313

El Edicto de Milán, consistió en una reunión y posterior firma de un documento que establece la tolerancia hacia el cristianismo, firmado en el año 313 por los líderes del imperio romano de Oriente y occidente, conoce más de esta tratado leyendo el siguiente artículo.Edicto de Milan

Edicto de Milán.

Para comprender un poco sobre el acto de reunión acontecido en el año 313 de nuestra era, es primordial saber primero que es un edicto, consiste en un decreto publicado por alguna autoridad, que tiene como objetivo promulgar una disposición que permite hacer publica un resolución o dar una noticia que implique la relevancia de un acto o citar alguna actuación.

Consistió en un tratado donde se aceptaba y dejaba de perseguir a los cristianos, llamado también “La Tolerancia del cristianismo”, fue firmado en la ciudad de Milán en el año 313 d.C. y entre los líderes de los imperios Romanos de Occidente y Oriente Constantino I El Grande y Licinio, respectivamente, ambos monarcas romanos de esas regiones.

Origen y antecedentes

Durante el siglo IV, la persecución hacia los cristianos había comenzado nuevamente, El emperador romano Diocleciano, junto con Galerio, comenzaron en el año 303 con la denominada “Gran persecución”, donde se buscaba la restauración de la unidad del estado romano, ellos habían notado que el cristianismo estaba creciendo a pasos agigantados.Edicto de Milan

Su orden era demoler todas las Iglesias y templos, apresando a todas las autoridades eclesiásticas, quemando las biblias, y decretar la pena de muerte hacia todas las autoridades de la Iglesia cristiana. Pasaron más de 9 años de persecuciones, pero las acciones no terminaban de acabar con el movimiento.

La ineficacia de las acciones de los romanos llevaron al emperador Galerio a promulgar el 30 de abril de 311 un decreto de indulgencia en el cual se establecía el cese al hostigamiento por parte de las gobernantes romanos, para muchos se firmó este decreto con fines políticos.

Sin embargo en el decreto se establece la existencia legal de los cristianos y la libertad para celebrar sus cultos, este primer edicto fue llamado el “Edicto de tolerancia de Nicomedia”, la indulgencia hacia los cristianos se pudo de manifiesto y la mayoría de los templos destruidos podían reconstruirse, finalizando de esa forma la persecución contra los cristianos.

Historia

Para el año 312, Constantino había sido elegido emperador de occidente y se le había otorgado el rango de “Constantino I El Grande”, había derrotado a Majencio quien había sido el emperador de occidente desde el año 306, hijo del emperador Maximiliano de occidente de quien había heredado el poder.

En ese año Constantino I El Grande decidió reunirse con el gobernante de oriente llamado Licinio, donde discutieron temas de interés para el imperio, entre los que se encontraba la situación de los cristianos la implementación del decreto emitido por Galerio, en esa reunión se llegó a un acuerdo donde acordaron establecer nuevas disposiciones  referentes a la situación de los cristianos.Edicto de Milan

Se decide entonces reunirse en el año 313, no se tienen referencia de la fecha exacta y el encuentro entre ambos celebrado en la ciudad de Milán se le denominó “El edicto de Milán”, allí se acordó  en un principio otorgar la libertad de religión para todos los ciudadanos, reconociendo a los cristianos su libertad de culto.

También se acuerda restituir a todos los cristianos sus iglesias y templos para que puedan efectuar sus actividades religiosas, de manera que inmediatamente de rimado el Edicto, las propiedades que habían sido confiscadas por los romanos deberían ser devueltas a los fieles.

El edicto de Milán buscaba atribuir prominencia al cristianismo otorgando benevolencia en todas sus formas, ya que Constantino representa un puente de unión, su madre fue una gran seguidora de los cristianos. El edicto estímulo la eliminación del paganismo como forma de religión oficial del imperio y a su vez le dio atribuciones a los cristianos y otras religiones a manifestarse libremente.

Desde ese momento la Iglesia pasó a ser una religión legal y recibió el reconocimiento legal del imperio, permitiendo con esto el rápido crecimiento en los años siguientes. El edicto de Milán realmente lo que promovió en su esencia dar un lugar de importancia dentro de las actividades espirituales del imperio.

Consecuencias directas

Constantino, era un emperador que practicaba el culto al “Sol, Invicto”, el cual era uno de los movimientos del paganismo, creando ciertos cambios dentro del imperio romano El edicto de Milán no sólo significó el reconocimiento oficial de los cristianos, sino que trajo como consecuencia profundos cambios dentro del Imperio romano, así como el comienzo de la expansión de la Iglesia.

La devolución de las propiedades implicó que al ser devuelta a los cristianos, no harían ninguna erogación a los dueños que las habían adquirido, de manera que no reciben ninguna recompensa por la devolución parte del edicto dice así:

“Las propiedades habrán de ser devueltas a los cristianos sin exigir pago o recompensa de ningún tipo, y sin admitir ningún tipo de fraude o engaño”.

Algunos dueños de las confiscadas Iglesias y templos ni estuvieron de acuerdo con las devoluciones e intentaron hacer reclamos que ocasionó algunos conflictos con las autoridades romanas, pero, como se establece en Edicto de Milán, las condiciones descritas en el eran irrefutables y tuvieron que ser obedecidas.

En algunos casos se tuvo que utilizar la fuerza, mientras que en otros casos voluntariamente los dueños entregaron las propiedades aunque bajo juramento y bajo ciertas condiciones no muy amigables.

El texto que la mayoría de los historiadores conocen y han llevado a la luz pública pertenece a las cartas escritas por Eusebio de Cesarea y Lactancio en sus textos llamados “Historia eclesiástica” y Mortibus persecutorum”, realmente no se sabe en cuántas partes y capítulos está constituido, lo que se conoce del Edicto de Milán es:

  • Una primera parte donde se establece el principio de libertad de religión para todos los ciudadanos y, como consecuencia, se reconoce explícitamente a los cristianos el derecho a gozar de esa libertad.
  • La segunda parte donde se devuelve toda la propiedad de culto y materiales a todos los cristianos.

Aunque en la actualidad se desconoce realmente la totalidad del contenido del edicto de Milán, se han podido recuperar registros elaborados en piedra, las citas que se conocen actualmente son las que se encuentran entre los capítulos 35 al 48, del capítulo llamado “mortibus persecutorum”, que traducido significa “muerte de los perseguidores”. Parte del edicto de Milán reza de la siguiente manera:

“Estando yo, Constantino Augusto, y yo, Licinio Augusto, felizmente reunidos en Milán para tratar de los asuntos concernientes al interés común ya la seguridad del Imperio, hemos pensado que entre los asuntos que debíamos ocuparnos, nada más útil a nuestros pueblos que el de regular primeramente la forma de honrar a la divinidad.”

“Hemos resuelto conceder a los cristianos y a todos los demás la libertad de practicar la religión que prefieran, a fin de que la divinidad que preside en los cielos sea propicia y favorable tanto a nosotros como a los que viven bajo nuestra autoridad.”

Con respecto a la devolución de las propiedades y libertad a los cristianos dice lo siguiente;

“Habiendo advertido hace ya mucho tiempo que no debe ser cohibida la libertad de religión, sino que ha de permitirse al arbitrio y libertad de cada cual se ejercite en las cosas divinas conforme al parecer de su alma, hemos sancionado que, tanto todos los demás, cuanto los cristianos, conserven la fe y observancia de su secta y religión”

“Que a los cristianos y a todos los demás se conceda libre facultad de seguir la religión que a bien tengan; a fin de que quienquiera que fuere el numen divino y celestial pueda ser propicio a nosotros y a todos los que viven bajo nuestro imperio.”

“Así, pues, hemos promulgado con saludable y directísimo criterio esta nuestra voluntad, para que a ninguno se niegue en absoluto la licencia de seguir o elegir la observancia y religión cristiana. Antes bien sea lícito a cada uno dedicar su alma a aquella religión que estimare convenirle.”

Conviene, pues, que Vuestra Excelencia sepa que derogamos las restricciones contenidas en el edicto precedente que os habíamos enviado con relación a los cristianos [Edicto del 312] y que a partir de este momento nosotros les permitimos observar su religión, sin que se les pueda inquietar ni molestar de ninguna manera

La influencia que tuvo Constantino para realizar el edicto e de Milán obedece según algunos historiadores aún carácter militar y no político ni religioso, el emperador de occidente era pagano de corazón, sus convicciones cristianas aprecian cuando necesitaba actuar como militar.

En la banda imperial se podía observar un símbolo de la cruz, que contrastaba en el mismo escudo con la imagen del emperador estampada en oro, años antes había sido reconocido por la iglesia y estuvo a punto de ser nombrado sumo pontífice para los paganos.

Conoce más de este y otros temas relacionados con el edicto de Milán, haciendo clic en los siguientes enlaces:

Primeras comunidades cristianas

Profeta Elías

¿qué idioma hablaba jesús?

 

(Visited 682 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO