Oración de San Ignacio de Loyola para Alejar Personas

La Oración de San Ignacio de Loyola, es una oración realizada a nivel mundial por todos los creyentes católicos con el fin de poder alejar personas, por protección de San Ignacio de Loyola y mucho más. En el siguiente artículo conoceremos todo lo referente sobre esta clase de oración.

Oración-de-San-Ignacio-de-Loyola-1

Oración a San Ignacio de Loyola

Santo padre San Ignacio de Loyola, quien fuiste el fundador de la Compañía de Jesús; el escogido entre muchos de millares para poder dilatar la gloria de Dios por los 4 ángulos del mundo; el varón eminentísimo en toda clase de virtudes, sin embargo, eres especialmente lleno de la pureza de intención con que en todo momento anhelabas la mayor gloria de Dios.

El héroe insigne de penitencia, lleno de humildad y de prudencia; infatigable, el constante, devotísimo, el gran prodigioso; de caridad excelentísima para con el mismo Dios, de una viva fe y esperanza robustísima; por lo que me gozo, amado Padre mío, de llegar a verte enriquecido con las tantas y de tan eminentes prerrogativas. Amén.

Oraciones de San Ignacio de Loyola

Las oraciones que son escritas por un hombre llamado San Ignacio de Loyola, quien fue el fundador de la campaña de Jesús, poseen un enorme predicamento en todo el mundo de la religión católica, en especial en el del habla española. San Ignacio habitaba en su profunda fe, comprendido con el evangelio y entregado sin ninguna clase de fisura a la voluntad de Dios.

Las oraciones tienden a ser adecuadas para cualquier persona de cualquier edad, y llegan a ser indicadas para los más pequeños de la casa para que comiencen a meditar con algo que sea de más profundidad en cuanto a las oraciones de san Ignacio de Loyola que rezan.

Estas oraciones de san Ignacio de Loyola son impetuosas, las mismas se encuentran llenas de muchas imágenes vivas que llegan a expresar las complicadas verdades de la fe, los cuales llegan a ser muy fáciles de comprender para los pre adolescentes que empiezan a sentir de manera individual su fe. Amén.

Oración de Entrega

Esta oración de San Ignacio de Loyola es especialmente recomendada para la oración matinal y también para la acción de gracias tras comulgar.

Tomad, oh Señor, y recibid toda mi libertad, toda mi memoria, mi entendimiento y también toda mi voluntad; todo mi haber y mi poseer. Tú me llegaste a dar, a ti, Señor, lo torno. Todo es Vuestro: disponed de ello según Vuestra Voluntad. Dadme Vuestro Amor y Gracia, que éstas me bastan. Amén.

Alma de Cristo

Alma de Cristo, oh santifícame.

Cuerpo de Cristo, oh sálvame.

Sangre de Cristo, oh en todo momento embriágame.

Agua del costado de Cristo, te pido que me laves.

Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme. No llegues a permitir que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, por favor defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe. Por los siglos de los siglos. Amén.

Hacer Oración

Esta es una oración para ser realizada antes de hacer un rato de oración mental.

Señor, de todo corazón deseo el prepararme muy bien para este momento, por lo que deseo profundamente que todo mi ser se encuentre atento y también dispuesto para Ti. Por favor Ayúdame a poder clarificar mis intenciones. Tengo tantos deseos contradictorios en mi corazón. Amén.

Señor, Tú me Conoces

Oh Señor, Tú me conoces mejor de lo que yo mismo me conozco. Tu Espíritu es el que empapa todos los momentos de mi vida. Por lo que te doy gracias por tu gracia y por tu amor que es derramado sobre mí. Gracias por tu frecuente y suave invitación a que te deje entrar en mi vida por completo. Por favor te pido que me perdones por todas las veces que he rehusado tu invitación, y me he encerrado en lo más lejos de tu amor. Amén.

Oración para Rezar en Todo Momento

Te pido que en este día ayudes a todas las personas a que puedan clarificar sus intenciones. Por favor oh señor, purifica sus sentimientos, además santifica sus pensamientos y llega a bendecir sus esfuerzos, para que todo en su vida llegue ser de acuerdo a su voluntad. Por lo que muchos tienen tantos deseos contradictorios…

Muchos se llegan a preocupar por las cosas que ni siquiera importan ni son duraderas. Pero sé que si te entregan su corazón hagan lo que lleguen a hacer van a seguir su nuevo corazón. Haz de mí lo que Tú quieras. Amén.

Máximas de San Ignacio

Si llegase a estimar la gloria, debe de ser buscada en la única verdadera, que es la de Dios. La mayor de las glorias es el de cooperar a la salvación de las almas. Quien llega a temer a los hombres no hará nada por Dios. ¡Qué dolor de verdad es tener que ver a tantas naciones que desconocen e ignoran a propio Dios!

¡Cuán pocos son los que comprenden lo que Dios haría por ellos si se llegaran a dar del todo a Él! La renuncia de la voluntad propia es lo que vale más que el resucitar a los muertos. San Ignacio de Loyola fue el que ganó para Dios una gran cantidad de almas, que se hallaba en París, ocupado en ese lugar en los mundanos pensamientos.

“Piensa, Francisco dijo un día el Santo, piensa que el mundo es traidor, que llega a prometer y no cumple, más aunque cumpliere lo que promete, nunca podrá satisfacer su corazón. Y aun suponiendo que le satisficiera:

  • ¿cuánto es que va a durar esa ventura?
  • ¿Podrá durar más que tu vida? Y al fin de ella, ¿llevarás su dicha a la eternidad?
  • ¿Hay algún poderoso que haya llegado a llevar a la otra vida ni una moneda ni un criado para su servicio?
  • ¿Hay algún otro rey que llegue a tener allí un pedazo de púrpura para engalanarse?…”.

Con estas consideraciones, San Francisco Javier se llegó a apartar del mundo, y siguió a San Ignacio de Loyola y llegó a ser un gran santo.

Ofrecimiento Personal

Te pido que tomes, gran Señor, y también que recibas toda mi libertad, mi entendimiento, mi memoria y de la misma manera la voluntad, al igual que todo el haber, y poseer. Tu que lo has dado todo, a ti, oh señor, lo torno, todo tu ser; se encuentra dispuesto a toda tu voluntad. Te pedimos que des tu amor y tu gracia, que esta sea basta en todo tiempo.

Conmemoración a San Ignacio

Bien está, el buen siervo bueno y fiel, porque has llegado a ser fiel en lo poco, por lo que te daré el cuidado de lo mucho; entra en el gozo de tu amado Señor. Por lo que nuestro Dios lo guió por los caminos de justicia. Y además le mostró el reino de Dios.

Oremos

Oh Dios que llegaste a enviar a la Iglesia Militante una gran y nueva ayuda a través del bienaventurado San Ignacio, para poder propagar la gran mayor gloria de tu nombre, por lo que te pedimos que nos concedas, que luchando nosotros a ejemplo suyo y por medio de su intercesión en la Tierra, podamos ser merecedores de ser coronados juntamente con él en el cielo. Por nuestro amado Señor Jesucristo. Amén.

Oración-de-San-Ignacio-de-Loyola-5

Si te gustó nuestro artículo, te invitamos a que visites los siguientes enlaces los cuales van a ser de su interés:

(Visited 2.053 times, 1 visits today)

Deja un comentario

DARIO