San Dimas, historia y vida del buen ladrón

San Dimas. Es el único santo canonizado en vida. Es reconocido también como el Buen Ladrón, es uno de los dos bandidos, que según los evangelios, fueron crucificados junto con Jesús de Nazaret. Aquí conocerás más sobre el ladrón bueno.

san dimas -2

Biografía de San Dimas

No es mucho lo que sabemos de San Dimas con certeza de toda su historia, son solo unos relatos o unas actas, ambos muy antiguos, apócrifas las que enteraron la leyenda sobre el mismo, que todos hemos oído narrar alguna vez.

La Sagrada Familia, según nos cuenta la Biblia, se vio forzada a huir a Egipto, debido al riesgo que corría la vida de Jesús, por el seguimiento de los niños menores de dos años que Herodes el Grande había determinado.

En cierta ocasión en que los soldados del rey estaban sobre la huella de la Familia Santa, y cuando ya les recorrían muy cerca, José y María hallaron una casa en la que cómodamente se podrían esconder, si les dejaban entrar. Esta casa era en la que residía Dimas con los suyos. José les solicita que los oculten, ya que los soldados del rey con sus caballos, ya casi los alcanzaba. Pero los habitantes de aquella casa se negaron a esconderse.

En este tiempo sale el joven Dimas, que probablemente por su carácter y disposición con la que se identificaba entre sus compañeros de gran autoridad, y dispone que permanezcan y les encubre en un lugar tan clandestino que la policía romana no logra descubrirlos, ni puede detenerlos.

Jesús promete a Dimas, satisfecho, que su acto no permanecerá sin condecoración, y le avisa que volverán a verse en otro momento y aún en peores situaciones, y entonces será Él, Cristo, quien auxiliará a su benigno protector.

De esta manera terminan su cuento las actas apócrifas. Definición bastante, sin embargo, para observar en ella una discrepancia total entre las leyendas cargadas a Jesús, y la ponderación evangélica, aun en los momentos más sublimes en que para ratificar su doctrina, Jesucristo obra algunos de sus milagros. Por esta razón nos rodearemos a continuación a la narración evangélica, Palabra Viva, que nos conduce a importantes enseñanzas.

Sobre su muerte y de su solemne canonización -por parte del mismo Jesucristo-, solo se puede decir:

Y con Él crucificaron dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda de Él. Y fue cumplida la Escritura que dice: Y fue contado entre los inicuos. Uno de los malhechores le insultaba diciendo: ¿No eres Tú el Mesías? Sálvate a Ti mismo y a nosotros. Más el otro, respondiendo, le reconvenía diciendo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros, la verdad, lo estamos justamente, pues recibimos el justo pago de lo que hicimos; más Éste nada ha hecho; y decía a Jesús Acuérdate de mí cuando vinieres en la gloria de tu realeza. Díjole: En verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el Paraíso.

(Marcos 17, 27s. y Lucas 23, 39-43)

Buen Ladrón San Dimas

El Buen Ladrón es uno de los dos malhechores que como cuentan y narran los evangelios fueron crucificados al mismo momento que Jesús de Nazaret. En el Evangelio de Lucas su escrituras se refieren a que Jesús dijo al «buen ladrón» en medio de la crucifixión antes de que terminara el día, quedaría con él en el paraíso. Aunque ninguno de los evangelios canónicos indica el nombre de los ladrones, en algunos evangelios apócrifos el Buen Ladrón es llamado con el nombre de Dimas. Su festividad se celebra el 25 de marzo.

Menciones en los evangelios canónicos

Aunque jamás fue legalmente canonizado por la iglesia católica, se le supone como la única persona que fue verdaderamente reconocida como santo por Jesús. “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

El Martirologio (catálogo oficial de los Santos de la Iglesia Católica) le posee suscripto, aún sin citar su nombre, en el día 25 de marzo, a continuación de la Solemnidad de la Anunciación del Señor.

Los dos ladrones o malhechores fueron crucificados al igual momento que Jesús, uno a su derecha y otro a su izquierda. Según el evangelio de San Mateo, ambos se embromaron al comienzo de Jesús, sin embargo, el evangelio de San Lucas indica simplemente que fue uno: Uno de los malhechores colgados lo humillaba: ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros.

El otro le amonestaban: Y tú, que toleras la misma pena, ¿no respetas a Dios? Lo nuestro es justo, pues recibimos la paga de nuestros quebrantamientos; éste en cambio no ha cometido ningún quebrantamiento. Y añadió: Jesús, cuando llegues a tu reino acuérdate de mí. Jesús le contestó: Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.

“Y con Él crucificaron dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda de Él. Y fue cumplida la Escritura que dice: Y fue contado entre los inicuos.

“Uno de los malhechores le insultaba diciendo: ¿No eres Tú el Mesías? Sálvate a Ti mismo y a nosotros.

“Más el otro, respondiendo, le reconvenía diciendo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros, la verdad, lo estamos justamente, pues recibimos el justo pago de lo que hicimos; más Éste nada ha hecho; y decía a Jesús Acuérdate de mí cuando vinieres en la gloria de tu realeza.

“Díjole: En verdad te digo, que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Marcos 17, 27s. y Lucas 23, 39-43).

Menciones en los evangelios apócrifos

De acuerdo con las costumbres y el Evangelio de Nicodemo (Evangelio apócrifo), el Buen Ladrón fue sacrificado a la derecha de Jesús y el Mal Ladrón, llamado Gestas, a la izquierda. Por esta razón, a menudeo los caracteres de la crucifixión muestran a Jesús con la cabeza inclinada hacia el lado derecho.

san dimas -3

En otro de los evangelios apócrifos, el Protoevangelio de Santiago, José de Arimatea se hace la siguiente afirmación: Se llamaba Dimas; era de origen galileo y poseía una posada. Asaltaba a los ricos, pero a los pobres les ayudaba. Aun siendo ladrón, tenía similitud con Tobías, luego solía dar sepultura a los muertos.

Se proponía a saquear a la turba de los judíos; robó los libros de la ley en Jerusalén, dejó descalza y desnuda a la hija de Caifás, que era a la sazón sacerdotisa del santuario, y quitó incluso el depósito secreto colocado por Salomón. Tales eran sus fechorías.

El Evangelio Árabe de la Infancia del siglo VI, designa al Buen Ladrón como Tito y refiere el suceso del Ataque de los bandidos, en el que unos bandidos arremeten a la Sagrada Familia mientras pasaba un bosque.

Uno de los bandidos llamado Tito (El Buen Ladrón), media para resguardar, mientras que el otro que se llamaba Dumaco (El Mal Ladrón) no suscribe. La Virgen María bendice a Tito y el propio Jesús pronostica que ambos forajidos serán crucificados: “Madre mía, de aquí a treinta años me han de crucificar los judíos en Jerusalén y estos dos ladrones serán puestos en cruz juntamente conmigo. Tito estará a la derecha y Dúmasco a la izquierda. Tito me precederá en el paraíso”. Evangelio Árabe de la Infancia. Capitulo XXIII.

Novena a san Dimas

Día uno

oración de inicio: Oh buen ladrón, fuiste perdonado por nuestro salvador en la hora de tu muerte, junto a él en la cruz sufriste mucho antes de partir gran san dimas, justo a la derecha del creador tuviste tanta suerte y la vida te sonrió colocando a tu lado a nuestro señor te mostró su compasión muéstranos tu compasión ahora san dimas perdona cada uno de mis grandes pecados amén

Oración diaria: Hoy te alabamos de rodillas san dimas, pues estuviste junto al salvador en su muerte con esta novena me encomiendo a ti, así caminaré por los senderos de lo correcto alejándome siempre de las malas decisiones, de los pecados, de los vicios y de la tiniebla del mal tú me has hecho entender que eso no me traerá ningún beneficio, mi beneficio es estar con dios intercede por mi ante nuestro señor para que me perdone siempre, pues he pecado algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad. Amén.

Día dos

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria:  Yo confío plenamente en ti, con los ojos cerrados coloco mis plegarias en tus manos san dimas he decidido seguir tus pisadas, ser como tú, recuperaré mi cristiandad pues gracias a ti he entendido que es lo que está mal, robar lo está aún por buenas causas jamás volveré a portar algo en mis manos que no haya sido conferido a mi respetaré lo que no me pertenece y no colocaré mi mano sobre ello te he fallado.

Por ello me inclino ante ti buscando tu perdón, te he decepcionado le he faltado el respeto a mi santa iglesia, pero mi corazón se arrepiente firmemente perdóname, se piadoso conmigo san dimas algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad. Amén

Tercer día

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria:  Estuviste ahí para nuestro salvador, siempre junto a él hasta el final de sus vidas en ese momento conseguiste ser perdonado por cada pecado cometido el mismísimo Jesucristo te brindó su perdón, llegarás al cielo junto a él por eso hoy, yo te pido que me perdones, por haber robado, por haber mentido y difamado te he fallado muchas veces, sé que no soy digno de tu perdón pero aun así san dimas, busco tu misericordia, ruego hoy por tu perdón algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad. Amén.

Cuarto día

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: Mi corazón se ha visto corrompido en muchas ocasiones por el mal que me rodea por eso hoy con esta plegaria acudo a ti, san dimas, para que mi corazón se mantenga fuerte y la maldad se aleje de una vez de mi ser. he pecado muchas veces, pero me arrepiento sé que eres misericordioso y solo busco una mirada de comprensión ruego de rodillas por tu perdón, sé que no soy digno, pero enmendaré mis actos intercede por mi ante dios todopoderoso, para que ambos me protejan del mal si ustedes me guían sé que no volveré a fallarles jamás algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Quinto día

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: Robabas para ayudar a otros, grande y lleno de felicidad viviste san dimas te convertiste en un santo, frente a todos aquellos que no creyeron en ti hoy te digo con todo mi corazón que deseo mejorar como persona y ser como tú fuiste a partir de este momento seguiré tus pasos y me arrepentiré de mis pecados buscaré con esperanza la mirada de misericordia de nuestro señor espero que perdone mis pecados y me reciba como su hijo algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Sexto día

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: Muchos hemos caído en el camino del mal, nos hemos dejado llevar por las tentaciones tal como te ocurrió a ti san dimas, fuiste humano y le fallaste a nuestro señor, pero te redimiste ante él, él mismo te concedió el perdón y te salvó del purgatorio por eso hoy me aferro a ti, pues yo también he pecado, y siento gran arrepentimiento mi corazón solo quiere pedir perdón a nuestro señor, pero el miedo lo acobarda te pido san dimas que intercedas por mí en la búsqueda del perdón de nuestro padre algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Séptimo día 

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: Oh centinela de Jesucristo, estuviste en todo momento para nuestro salvador sufriste el mismo final que él, pero por su mano llena de nobleza subiste a los cielos te reencontraste con él, te salvó de un cruel final, pues vio en ti la pureza de corazón en este momento de mi vida me he dado cuenta el valor de lo correcto por eso te pido con las fuerzas de mi corazón que me mantengas alejado de la delincuencia llena de amor mi alma para jamás robar.

Y peor aún para que jamás hiera a nadie por robar siento que a mis alrededores abunda el mal, pero contigo a mi lado san Dimas sé que permaneceré en el camino correcto algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Octavo día 

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: A pesar de tus malos acto siempre lo hiciste por el bien de otros, pues Jesús te guió gracias a él llegaste al reino de los cielos, junto a nuestra madre maría y los ángeles en este momento acudo a ti, pues necesito de tu protección celestial san dimas cuida a mi familia de los malos ojos, de los robos, de la envidia que emana de corazones tristes protégeme a mí y a los que amo de aquellos que solo quieren lastimarnos te pido que siempre ilumines mi sendero, que jamás se oscurezca por el mal no permitas que este me arrastre y me lleve al lado de la maldad.

También te ruego que no desampares a aquellos que si han caído en sus garras me inclino ante dios para rogarle que los perdone, ellos volverán a él algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Noveno día 

Comenzar con la oración de inicio

Oración diaria: Grande y poderoso eres hoy y para siempre san dimas, hoy concluye esta novena, pero quiero darte las gracias por permanecer atento a mis plegarias he colocado en tus manos mi destino y mis mayores deseos, pues sabes que te necesito desde este momento seguiré el sendero de dios, dando lo mejor de mi compartiendo su fe con otros y siendo una persona de bien algún día estaré listo para obtener la gracia de nuestro señor, y haré todo para hacerlo realidad amén.

Si este artículo del ladrón bueno San Dimas, te ha parecido interesante  no dejes de leer los siguientes que también puede ser de tu total agrado:

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario