¿Conoce el Poder de la Oración? Descúbralo todo aquí

El Poder de la Oración por muchos años ha sido empleado no solo por cristianos sino por personas que han creído en la vivencia de Dios como único ser supremo. Conoce en este post mas sobre la oración y su poder.

El poder de la oración 1

El Poder de la Oración

La Oración es extraordinaria y posee una intensidad  que sin duda no debe menospreciarse. El libro de Santiago en su capitulo 5 proclama:

“… La poderosa súplica de los rectos puede mucho”

Elías era un hombre sujeto a intereses como el nuestro, e imploró intensamente que no lloviera, y fue entonces cuando no llovió por un largo tiempo y medio año en la tierra.

Es más, de nuevo imploró, y el cielo dio aguacero, y la tierra entregó su producto orgánico. Dios indudablemente escucha las súplicas, reacciona a las peticiones y se mueve debido a su voluntad. Jesús educó:

El poder de la oración 2

“… de verdad te lo hago saber, en caso de que tengas confianza como una semilla de mostaza, dirás a esta montaña:” Sal de aquí, y pasará; y nada será impensable “. para ti “Mateo 17:20

Por su parte 2 Corintios 10:45 nos permite saber:

“Porque las armas de nuestra lucha no son licenciosas, por más asombrosas que sean en Dios por la devastación de las fortificaciones, las contenciones que se derrumban y cada cosa alta que se levanta contra el aprendizaje de Dios, y que secuestramos cada idea para la bondad de cristo”

La Biblia nos insta a “implorar consistentemente con todas las peticiones y súplicas en el Espíritu, y buscarlo con toda determinación y ruego para cada uno de los santos”

Efesios 6:18

El poder de la oración 3

 ¿Es poderosa?

La intensidad de la súplica no es la consecuencia de la inquietud del individuo. En realidad, el poder reside en el Dios a quien le suplicamos. Juan 5: 14-15 dice:

“Y esta es la certeza que tenemos en él, que en el caso de que le pidamos algo según lo indique su voluntad, él nos escucha. Es más, en caso de que nos demos cuenta de que nos oye lo que pedimos, nos damos cuenta de que tenemos las solicitudes que le hemos hecho “.

No hace ninguna diferencia quién pregunta, el entusiasmo al pedir o la motivación. Pues, detrás de la súplica se logra que Dios reaccione a las demandas que están de acuerdo con su voluntad. Su respuesta por lo general, en verdad,  depende de nuestra integridad.

En el momento en que nuestros deseos estén alineados con su voluntad, lo comprenderemos en el momento señalado. Cuando preguntamos con entusiasmo y con razón, como lo indica el deseo de Dios, ¡Dios reacciona intensamente!

No podemos lograr una petición innovadora utilizando ecuaciones de encantamiento. La solución a nuestras súplicas no se basa en la expresividad de nuestras peticiones. No necesitamos utilizar ciertas palabras o expresiones para que Dios responda a nuestras peticiones. En realidad, Jesús rechaza a los individuos que imploran utilizar reiteraciones:

“Y al preguntar, no utilicen redundancias vanas, similares a los gentiles, que sienten que, por su palabrería, serán escuchados. De esta manera, no terminarán como ellos; tu Padre reconoce las cosas que necesitas, antes de preguntarle”

Mateo 6: 7-8

https://www.youtube.com/watch?v=i9Il38Z_LSg

Simplemente debes acercarte a Dios por su ayuda. El Salmo 107: 28-30 nos recuerda y enfatiza:

“En ese momento le gritan al Señor en su miseria, y él los libra de sus dolores. Calle la tempestad y haga silencio, y sus olas se apaciguen. En ese momento, aplauden, ya que se calmaron, por lo que él los dirige al puerto que querían. “

 ¿Para qué cosas me convendría pedirle a Dios?

La asistencia de Dios a través de la intensidad de la súplica es accesible para una amplia gama de solicitudes y asuntos. Filipenses 4: 6-7 nos permite saber:

“Estén al tanto por poco más que, permítanse que Dios haga saber sus pedidos en toda petición y súplica, con acción de gracias”

El poder de la oración 5

Además, la tranquilidad de Dios que supera todo entendimiento, observará sus corazones y sus reflexiones en Cristo Jesús “. Si tiene la posibilidad de que necesite una forma de cómo preguntar, puede  leer Mateo 6: 9-13.

El Padre Nuestro no es una petición para retenerlo y básicamente discutirlo con Dios. Es solo un caso de cómo preguntar, como pedir y las cosas que se deben decir en una súplica: venerar, confiar en Dios, consta de peticiones y de  seguridad, entre otros. Apela a Dios por estas cosas, sin embargo conversa con Dios utilizando tus propias palabras. (Ver Articulo: Oración de la noche Salmo 4)

La Palabra de Dios está llena de historias que representan la intensidad de la petición en diferentes circunstancias. Por ejemplo: La intensidad de la petición ha vencido a los adversarios, según se verifica en el Salmo 6, la  desaparición de la derrota en 2 Reyes 4: 3-36 y la recuperación en Santiago 5.

El poder de la oración 6

Dios, a través de la petición, abre ojos, cambia corazones, repara heridas y otorga bondad. La intensidad de la súplica no debe pensarse poco en la base de que es continuada por la maravilla y la calidad del Dios del universo sin límites. Daniel 4:35 anuncia:

“Todos los ocupantes de la tierra son considerados como nada; y él hace lo que le indica su voluntad en el anfitrión del paraíso y en los ocupantes de la tierra, y no hay nadie que detenga su mano. Y le dice: ¿Qué estás haciendo?

Según Billy Graham

Según Graham no somos los propietarios de nuestro destino, ni por separado ni como país. ¿Cómo podríamos regocijarnos de controlar nuestro destino cuando una infección puede incapacitar a millares?

¿De qué manera puede nuestra nación exigir que nosotros, con nuestro poder militar, nuestras riquezas gigantescas y nuestras alianzas con diferentes naciones, seamos los expertos de nuestro propio destino, cuando la historia demuestra que Dios fue la persona que planeó el curso de este país?

Estamos en una oleada de historia que no podemos controlar. Hay un solo poder que puede cambiar el curso de la historia, y es la intensidad de la súplica: la petición de las personas que confían en Cristo y veneran a Dios.

Sea como sea, hoy hemos logrado un punto en el que numerosas personas creen que la petición es una convención menor o fácil. No tenemos el sentido de buscar ese enfoque con Dios, en cualquier caso, más bien, sea como sea, ¿cómo podríamos seguir adelante en caso de que no hagamos otra acentuación en la petición?

Una gran cantidad de individuos se preguntan en medio de una presión, riesgo o vulnerabilidad extraordinarios. Cristo mostró a sus seguidores a implorar de manera confiable. Las peticiones de Jesús fueron tan intensas y directas que una vez, cuando se hubo envuelto, sus devotos se le acercaron y le dijeron: “Maestro, indícanos cómo orar”.

De la propagación al frente de la Biblia se encuentran relatos de individuos cuyas peticiones fueron contestadas; individuos que alteraron el curso de la historia a través de la súplica; Individuos que preguntaron intensamente, y Dios respondió. Ejemplos de ellos tenemos:

  • Abraham preguntó, y teniendo en cuenta esto, Dios no aniquiló la ciudad de Sodoma, donde vivía Lot, el sobrino de Abraham.
  • Ezequías suplicó cuando su ciudad fue socavada por la fuerza armada atacante de los asirios instruidos por Senaquerib. La mayoría de los militares de esta zona fueron aniquilados y el país fue salvado para otra época.

El poder de la oración 8

  • Elias suplicó, y Dios envió llamas desde el paraíso para derribar la ofrenda especial del área mas alta que había obrado a la vista de los enemigos del Señor.
  • Eliseo suplicó, y el hijo de la sunamita cobró vida una vez más.
  • Jesús suplicó en el pasillo a la tumba de Lázaro, y el que había estado muerto durante cuatro días resultó vivo.
  • El criminal ejecutado imploró, y Jesús le garantizó que estaría con él en el cielo.
  • Pablo preguntó, y los lugares de culto fueron concebidos en Asia Menor y en Europa.

Y así cantidad de estudiadores cuyas dudas eran infinitas, pero que gracias al Poder de la Oración lograron despejarlas. La historia ha cambiado una y otra vez como resultado de la súplica, y puede volver a cambiar si hay personas que se inclinan y preguntan con confianza.

¡Qué cosa tan magnífica sería si muchos de nosotros aprovecháramos el beneficio de implorar! Jesucristo pasó para hacer posible esta comunión y esta correspondencia con el Padre. Nos reveló que hay euforia en el paraíso cuando un pagano se aleja de la transgresión para buscar a Dios y ora: “Dios, muestra bondad hacia mí, porque soy un delincuente”.

En el momento en que los seguidores fueron a ver a Jesús y le pidieron que les enseñara a orar, el Salvador reaccionó dándoles la solicitud modelo: la oración del Señor. En cualquier caso, eso fue solo parte de su sagrada guía. (Ver Articulo: Salmo 91 de la biblia una Oración de la noche )

Hay muchas secciones en las que Jesucristo ofrece signos diferentes y, como intentó hacerlo, dijo que los demás deberían hacerlo, siempre que pueda recordar que fue una progresión de ejercicios sobre la súplica constante. Jesús tuvo solo tres años de servicio abierto, sin embargo, nunca fue tan apresurado como para pensar siquiera en pasar horas orando.

En contraste con Él, ¡qué breve período y cuánta fuerza imploramos! Todas las mañanas, presentamos las partes en aumento de las estrofas que aprendimos de memoria y nos despedimos de Dios por el resto del día, hasta que nuevamente  le enviamos algunas últimas expresiones durante la noche.

Este no es el programa de súplicas que Jesús estructuró. Jesús apeló a Dios durante bastante tiempo y más de una vez. Se compone que pasó noches enteras suplicando intensamente. ¡Sea como sea, qué poca diligencia, qué poca perseverancia exhibimos en nuestras súplicas!

La Biblia dice: “Súplica consistentemente” Este debe ser el ingenio de cada devoto de Jesucristo. Ora constantemente, de todas formas Dios necesita escucharte.

Una señora se mantuvo en contacto conmigo una vez para revelarme que había estado pidiendo a Dios durante mucho tiempo que su media naranja mejorara, pero él era más diligente que en cualquier otro momento.

Le exhorté a seguir suplicando. Después, recibí una notificación de ella una vez más. Ella me reveló que su mejor mitad había sido brillante y maravillosamente cambiada. -Hetel leal-

Importancia de Orar

Muchos definen la Oración como un intercambio entre el individuo y Dios. Es el método mediante el cual podemos expresar nuestra ansiedad, necesidades físicas o de otro mundo a nuestro Padre Celestial.

En este sentido, la súplica es una demostración de amor y correspondencia, en la que se debe hacer referencia a la intervención de Jesucristo, como el Hijo de Dios, y la ayuda del Espíritu Santo según expresa Juan 14: 13-14.

En el Nuevo Testamento se muestra que debemos suplicar de manera coherente en Lucas, el libro de  Efesios y  Tesalonicenses y en todo lugar. Cuando está implorando, debe haber un marco mental de amor y fe, sobre la base de que lo que suplica lo obtendrá siempre que sea la voluntad perfecta de Dios, en ese mismo momento y allí lo escucha el gran padre.

Esa es la razón por la que la petición se convierte en una correspondencia inmediata con el paraíso. “En cualquier caso, sin confianza es difícil satisfacer a Dios”

La súplica incluye legítimamente una verdadera actitud de nuestra alma y el Espíritu Santo, para apreciar la cercanía de Dios y la asociación con Cristo. Cuando preguntamos, debemos confiar en las garantías dadas en la Sagrada Escritura, por ejemplo, gritadme y os responderé de acuerdo a Jeremías 33: 3.

La petición exitosa debe estar acompañada por los destinos que lo acompañan, muchos de ellos son:

  • Reverencia, para expresar nuestra inclinación por la integridad y la enormidad de Dios
  • Admisión, por la cual percibimos nuestras injusticias
  • Súplica, por lo que pedimos perdón
  • Mediación, ¿por qué razón apelamos a Dios por otras personas?
  • Acción de gracias, por lo que ofrecemos nuestro agradecimiento.

Un factor significativo de la petición es que los partidarios de Cristo deben preguntar con virtud de corazón, no habiendo envuelto sentimientos de odio, por eso es importante orar y entender que es el único medio por el cual somos llenos del Padre.

Debemos pedirle a Dios por nuestros enemigos, ya que fue mandato de nuestro Maestro y Redentor;  por los señores y gobernantes así mostraremos El Poder de la Oración siempre.

Entonces, la petición no es revelarle a Dios lo que Él necesita hacer y cómo debe hacerlo, ya que Él es supremo y estamos hechos de sus manos. En la petición expresamos nuestros sentimientos y nuestras necesidades a pesar de que son conocidos con anticipación.

En el caso de que haya algo que cada una de las religiones o declaraciones de fe del mundo compartan para todos los propósitos es El Poder de la Oración, la búsqueda de una asociación con un ser prevaleciente.

La petición es cuestionable en este momento, hiperconectada de manera innovadora y casi sin tiempo. ¿Vale la pena suplicar? ¿Alguien está realmente sintonizado conmigo ?, se preguntan los individuos. Es que la razón de la súplica no es cambiar a Dios, pero sí permitir que a través de la misma pueda ser transformado.

En el momento en que un Ph.D. Un estudiante de la Universidad de Princeton preguntó en qué podía basarse su propuesta, su educador respondió: “Aprender sobre la petición, si hay algo que la ciencia debería examinar es la súplica”. Ese instructor fue Albert Einstein.

El terapeuta Gerald C. May declaró: “Después de 20 años de sintonizar con las almas de los individuos, estoy convencido de que las personas tienen una necesidad natural de Dios, independientemente de que seamos religiosos o no, este anhelo es nuestro.

¡Nuestra fortuna más valiosa! . Y si Dios existe y estamos hechos en su imagen, sin duda, uno de los enfoques para llenar ese anhelo es la súplica. Inigualable El Poder de la Oración ante cualquier circunstancia.

Uno de los mejores ministros del siglo XX, el inglés Leonard Ravenhill, certificado con un logro increíble Expresó que gracias al libro de Mateo entendió que: “El misterio de la petición es la súplica sigilosa, y en la remota posibilidad de que seas frágil aquí, eres impotente en todos los demás”.

Esta expresión parecerá ser excepcionalmente fatalista, sin embargo, es la verdad sin adulterar, ya que solo recibimos instrucciones de Dios y estamos sintonizados con Él a través de una petición. En el caso de que no estemos en petición, será extraño que nos demos cuenta de lo que Dios necesita que hagamos.

Debemos comprender que no tiene mucho que ver con hacer, sin embargo, se trata de hacer lo que Dios nos ha dicho que hagamos, para buscar su motivación para nuestras vidas. Es que “nada funciona, excepto si alguien lo suplica”, dijeron los evangelistas de Moravia. (Ver Articulo: Oración de petición a Dios)

No pedir constantemente, continuamente, fuerte y con dedicación no es confiar en Dios, no buscarlo y no hacer lo que Él necesita que hagamos. Podemos reunir dominios sin súplica, podemos hacer muchas cosas sin petición, podemos ser efectivos sin súplica. El hecho del asunto es, si Dios está allí, en la remota posibilidad de que Él abraza lo que estamos haciendo. Debemos ser cautelosos en esto.

Un elemento particular de la descendencia de Dios con respecto al resto del mundo no es la manera en que hablamos, ni la ropa que vestimos, ni el trabajo que hacemos, es su presencia El Poder de la Oración en esencia. Esto debe caracterizar a un hijo de Dios.

No se enfatizan muchas cosas en la Biblia como suplicar. La solicitud de súplica se origina en la boca del Salmista quien a través de la misma expresa gratitud, bondad, misericordia, perdón y muchas cosas que Dios demanda de cada uno de sus hijos.

No dejar de orar es una de las mejores sugerencias que cualquier persona te puede dar. ¡Es que Orar lo es todo! Orar es magnifico, te limpia, te renueva, te restaura y ayuda a que tomes las mas claras decisiones en tu vida y te lleva a conocer El Poder de la Oración que existe cuando pides con devoción.

(Visited 1.333 times, 1 visits today)
Categorías Oraciones

Deja un comentario

DARIO