Oración a la virgen del Carmen para casos difíciles

La devoción Mariana es una de las comunidades más grandes de la actualidad, miles de hombres  y mujeres son fieles creyentes de la Virgen del Carmen, por su gran bondad y amor hacia nosotros sus hijos. En este post podrás encontrar la oración virgen del Carmen, según sea tu necesidad.

oración virgen del carmen

Oración virgen del Carmen

Nuestra señora del Carmen, es el nombre que comúnmente suele recibir santa María del Monte Carmelo la cual es una de las tantas representaciones de la virgen María. Por lo que se conoce  su nombre deriva  de la palabra Karmel, que al traducirla tiene como significado; jardín de veneración.

La  fe y la devoción por nuestra señora del Carmen es tan grande, poderosa y hermosa que miles de fieles creyentes acuden a ella mediante la oración para implorarle le concedan algún favor, a continuación vamos a conocer la oración universal dedicada a la nuestra señora del Carmen, mediante la cual no solos sus fieles marianos  la veneran por medio de esta oración.

De igual forma cualquier persona que esté pasando por un momento difícil y desee acercarse y hablar con nuestra madre a través de la oración, ella los escuchará y con todo el amor que tiene hacia cada uno de nosotros vendrá en nuestra ayuda, para socorrernos y bendecirnos siempre

Oh Virgen María, madre de Dios y madre también de los pecadores y especial protectora de los que visten tu sagrado escapulario, por lo que su divina majestad te engrandeció, escogiéndote para verdadera madre suya, te suplico me alcances de tu querido hijo, el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones y la gracia especial que te pido en esta novena, si conviene para su mayor honra y gloria y bien de mi alma; que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión poderosa.

Quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente y uniendo mi voz con sus afectos, te saludo una y mil veces diciendo: (Tres Avemarías).

Virgen Santísima del Carmen, yo deseo que todos sin excepción, se cobijen bajo tu sombra protectora de tu santo escapulario y que todos estén unidos a ti madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de ésta tu querida insignia.

¡Oh hermosura del Carmelo! míranos postrados reverentes ante su sagrada imagen y concédenos benigna tu amorosa protección. Te encomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa y la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos.

Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos, cómo ofenden a tu Divino Hijo y a tantos infieles cómo gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Amén.

Oración a la virgen del Carmen para casos difíciles

Muchas veces en nuestra vida hemos estados atravesando situaciones muy difíciles y necesitamos de la protección  y ayuda, de Nuestra señora del Carmen.  Solo necesitamos mucha fe y mediante nuestra gran devoción mariana, invocar a nuestra santísima madre para que nos escuche y nos pueda socorrer ante esta difícil situación que estamos atravesando.

Por  más difícil que sea nuestro caso no debemos perder la fe y desesperarnos, siempre debemos tener la plena confianza que nuestra Señora del Carmen escuchará nuestras plegarias, vendrá para ayudarnos y socorrernos, Solo debemos tener paciencia y con mucha fe y fervor, rezarle a nuestra madre, porque ella es grande, es buena es bondadosa y si le hablamos con el alma nos escuchará. A continuación describiremos  la oración a la Virgen del Carmen para casos difíciles:

Oh Santísima Virgen del Carmen,
gloriosa madre y reina del monte Carmelo,
Luz con la que Dios padre nos guía,
Señora llena de caridad que extiendes tu amor
y siempre sales a nuestro encuentro en las dificultades,
postrado delante de ti imploro tu gracia y ayuda
para que encomiendes mis peticiones al Señor.

Madre de la santa esperanza
que con tus manos repartes todos los regalos divinos,
socórreme, dame fortaleza y tus maternales cuidados.

Santa maría, virgen del Carmelo,
dulzura de los Cielos, abogada nuestra,
te agradezco todos los singulares favores
con los que nos ayudas en toda mala circunstancia,
y llego ante ti con profunda humildad y reverencia
para pedirte que una vez más me mires con misericordia;
provéeme en mis necesidades
confórtame en mis penas y corrígeme en mis errores.

Quiero experimentar lo grande que es tu amor
y los beneficios que su majestad divina
nos otorga por tu mediación cuando Tú se lo pides,
quiero experimentar los continuos prodigios y milagros
que a través de todos los tiempos
se han confirmado y te han acreditado y acreditan
como madre llena de gracias.

Tú que siempre estás dispuesta
a conseguirnos del altísimo copiosa lluvia de auxilios
ahora te suplico, oh Madre bienaventurada,
me alcances el logro de mis peticiones y deseos,
sobre todo Señora media para que sea ayudado
en esta muy difícil situación que me hace padecer:

(pedir confiadamente lo que se desea conseguir).

Mírame con compasión madre mía,
aleja las angustias que me atormentan
y sé mi escudo protector en esta vida mortal.

Tú que nos amparas con singular amor
lleva cuanto antes mis peticiones a los Cielos.
y obtén que sean atendidas;
defiéndeme de todos mis enemigos de alma y cuerpo
líbrame de los peligros todos de este mundo
y de los ataques y trampas del demonio,
para que encuentre quietud y paz;
y, sobre todo, has que siguiendo tu ejemplo
sirva con encendido amor a Dios y al prójimo
para que mi alma lleve abundantes frutos,
de virtudes y de buenas obras,
para que consiguiendo perfección en esta vida,
merezca gozar de tu compañía en la Eterna.

Amén

En las suplicas que le hacemos a nuestra señora del Carmen, vamos a pedirle que nos ayude siempre ante cualquier dificultad o situación que estemos enfrentando, en estas súplicas finales podemos pedirle a nuestra madre que nos proteja siempre de los enemigos y personas que nos quieran hacer mal, que los cuide siempre de cualquier enfermedad o mal que nos pueda atacar.Aprovechemos de pedirle a nuestra señora del Carmen que nos ilumine siempre nuestro camino, y que así como nos cuida y protege a nosotros lo haga con todos nuestros seres queridos.

Para mujeres embarazadas

Las mujeres embarazadas que son devotas de la virgen del Carmen la invocan a través de la oración, para pedir su protección divina , de esta forma que los bendiga y las guarde tanto para ellas como para sus criaturas. Le imploran que todo su embarazo avance en perfecto estado y que al momento del parto todo salga la perfección y la criatura llegue en perfecto estado de salud.

A continuación vamos a conocer  describir la oración por medio de la cual las mujeres embarazadas piden ser cuidadas, protegidas tanto ellas como sus criaturas, y si al momento del parto algo se complica le imploran a nuestra santa madre las saque con bien de toda situación difícil:

Virgen del Carmen tu que tuviste la oportunidad de ser madre,  te pido me cuides a mi a mi hijo que viene en camino,

oh madre de amor que por tu santo escapulario  mi bebé sea una persona de bien creyente en ti y en dios,

te pido que durante mi embarazo me protejas y durante el parto todo salga bien.

haz que mi bebé nazca sano y fuerte con la protección de tu manto, que yo luego me encargare de guiarlo por el camino correcto.

Virgen madre del niño Jesús ahora me siento tranquila  y en calma porque siento tu maternal protección.  

Nuestra Señora del Carmen ruega por mi. Amén

Como se puede observar en esta oración las mujeres embarazas con mucha confianza en nuestra señora del Carmen encomiendan su embarazo, demuestran su  gran devoción y amor  hacia ella dejando en sus manos su vida y la de su bebé. Ya que confían plenamente en ella,  quien también es madre, por ello le piden encarecidamente que su bebé llegue sano y salvo a este mundo.

En muchos casos nos encontramos con embarazos que son de alto riesgo, esa mujer embarazada acude a la viren del Carmen en busca de su ayuda y pone en sus manos su vida y la de su bebé, le implora que todo proceso del embarazo se lleve a cabo con normalidad y al momento del parto todo salga excelente y no exista complicación alguna, y que ambos se encuentren  muy bien.

Para niños

Los niños son los consentidos de la casa, los que nos alegran siempre son los que les dan color a nuestros días grises. Por ello siempre buscamos lo mejor para ellos, y que más que encomendárselos a la virgen del Carmen para que los cuide y los proteja y siempre, guié cada uno de sus pasos y nunca nunca los desampare.

Como padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos por eso le imploramos a nuestra virgen del Carmen, que nuestros niños el día de mañana se conviertan en hombres y mujeres de fe, y que mejor manera que educarlos en la de mariana a través de la oración.  En las líneas siguientes, vamos a describir una corta oración pero muy hermosa que puede ser la perfecta para enseñarle a nuestros niños y que con mucho amor le puedan rezar  a nuestra madre.

 

Oh Virgen del Monte Carmelo

al terminar el día y llegar la noche

te doy gracias por las bendiciones recibidas hoy

te pido perdón si actúe mal.

Virgen carmelita cúbreme bajo tu santo escapulario

protege a mis padres, mis hermanos y mis amigos.

te pido que cada día me enseñes a quererte más.

Virgen del Carmen Ruega por nosotros 

Amén

oración virgen del carmen

Pedir un milagro

Todos en nuestras vidas hemos atravesado por momentos muy difíciles, y  solo un milagro nos ayudará a salir de ese abismo,  quien mejor que nuestra madre santa para encomendarnos a ella y pedirles que nos conceda ese milagro que tanto necesitamos con suma urgencia.

A continuación vamos a describir una oración, que nos ayudará a invocar a nuestra señora del Carmen y rogarle nos ayude en tan difícil situación y nos conceda ese milagro tan pedido y esperado por nosotros, porque solo ella nos puede salvar de esta terrible situación:

Oh Virgen santísima del Carmen. Llenos de la más tierna confianza, como hijos que acuden al corazón de su madre, nosotros venimos a implorar una vez los tesoros de misericordia que con tanta solicitud nos habéis siempre dispensado. Por eso a Ti clamamos en todos nuestros peligros y necesidades seguros de ser benignamente escuchados.

Tu eres la madre de la divina gracia, conserva puras nuestras almas; eres la torre poderosa de David, defiende el honor y la libertad de nuestros países; eres el refugio de los pecadores, troncha las cadenas de los esclavos del error y el vicio; eres el consuelo de los afligidos, socorre a las viudas, a los huérfanos y desvalidos; eres el auxilio de los cristianos, conserva nuestra fe y proteged a nuestra iglesia, en especial a sus obispos, sacerdotes y religiosas.

 Desde el trono de vuestra gloria, atiende nuestras súplicas, ¡Oh Madre del Carmelo! Abre vuestro manto y cubre con él a todos nuestros países. Te pedimos el acierto para los magistrados, legisladores y jueces; la paz y la piedad para los matrimonios y familias, el santo temor de Dios para los maestros, la inocencia para los niños, y para la juventud una cristiana educación.

Apartad de nuestras naciones los terremotos, epidemias y calamidades, alejad de nuestros mares las tormentas y dad la abundancia a nuestros campos y montañas. Sé el remedio de los enfermos, la fortaleza de las almas atribuladas, la protección especial de los moribundos y la redentora de las almas del Purgatorio.

 Óyenos Madre clementísima y permite que vivamos unidos en la vida a la confesión de una misma fe y la práctica de un mismo amor al Corazón Divino de Jesús, podamos ser trasladados de la patria terrenal a la patria inmortal del cielo en que te alabaremos y bendeciremos por los siglos de los siglos. 

Amén 

Para que nuestro milagro sea concebido  solo necesitamos, rezarle con mucha fe y devoción a la virgen del Carmen, siempre confiando en su amor, en su bondad y su grandeza siempre.

Oración a la  virgen del Carmen corta

Ante cualquier momento de dificultad podemos tener toda la certeza que si acudimos a la virgen del Carmen, ella con su mayor  amor y bondad escuchará nuestras súplicas e intercederá por nosotros para concedernos el favor que con tanto anhelo pedimos.

Vamos  describir una bella oración que podemos usar para implorarle a nuestra madre, en este momento difícil que estamos atravesando:

Madre amada, virgen del Carmen,
Tengo muchas dificultades: te pido por favor, ayúdame.
De los enemigos del alma: madre mía,  sálvame.
En mis desaciertos: por favor,  ilumíname.
En mis dudas y penas: te suplico, confórtame.

En mis enfermedades: ten misericordia y fortaléceme.
Cuando me desprecien: por favor anímame.
En las tentaciones: Tú que has vencido, defiéndeme.
En horas difíciles: necesito de Ti, consuélame.

Con tu corazón maternal: ámame.
Con tu inmenso poder: protégeme.
Y en tus brazos cuando muera: te lo ruego, recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.

Amén.

Como podemos observar es una oración es un poco corta pero muy hermosa, pero es  para ese momento difícil que estamos pasando y que solo necesitamos hablar con nuestra  madre de  corazón y suplicarle que nos escuche y nos conceda ese tan esperado favor. La oración la debemos hacer completamente entregados a nuestra fe y confianza.

oración virgen del carmen

Para los conductores

La virgen del Carmen es denominada como la protectora de los viajeros, gracias a la gran devoción que tienen por ella miles de hombres y mujeres, que al momento de viajar se encomiendan a ella encarecidamente y le piden su protección, amparo  y bendición durante todo su trayecto en la vía. Le ruegan que mantenga alejado de ellos cualquier tipo de accidente o dificultad que puedan tener en trascurso del viaje. 

De igual forma todas esas personas que son profesionales del volante, y diariamente deben pasar  horas en carretera y están expuesta aún más a cualquier accidente,  mediante la oración acuden con mucha confianza a nuestra señora del Carmen para pedir que los guié, los guarde y los proteja y los lleve siempre con bien durante su viaje. A continuación observaremos una oración que es la perfecta para los conductores rezarle a nuestra madre:

Oh, Virgen del Carmen, dame mano firme y mirada vigilante para que a mi paso no cause daño a nadie. A ti madre Santa te pido humildemente guardes mi vida hoy y en todo instante.

Libra Señora a quienes me acompañan de todo mal, choque, enfermedad, incendio o accidente. Enséñame a hacer buen uso de mi vehículo, para remedio de mis necesidades ajenas.

Haz en fin madre de dios que no me arrastre el vértigo de la velocidad, y que admirando la hermosura de este mundo logre seguir y terminar el camino de la felicidad. Te suplico con todo fervor me cuides y me guíes por el buen camino.

Amén

Los difuntos

La partida de un ser querido es algo sumamente doloroso, sin embargo en estos momentos solo quede pedir por sus almas y su descanso eterno.

Visualizaremos una oración a la virgen del Carmen, en donde le podemos pedir por el eterno descanso de todos nuestros seres queridos que lamentablemente han fallecido:

Piadosa Madre del Carmelo
Protectora de todos los que sufren
y de quienes se purifican para participar
en el gozo celestial,
escucha nuestras oraciones.

Te encomendamos a nuestros hermanos ya fallecidos
especialmente por ( nombre del difunto)

Y a todas las benditas almas del purgatorio.

Intercede ante tu Hijo Jesucristo nuestro Salvador, para que sea con ellos juez misericordioso y les perdone las culpas que en su fragilidad cometieron.

Vela por quienes seguimos en este mundo
y concédenos la gracia de amarte
y honrarte para siempre
para que tú nos guíes a tu Hijo
y con Él participemos de la gloria eterna.

Concédele Señor el descanso eterno
a todas las benditas almas.

Brille para ellas la luz perpetua
Por la misericordia de Dios
descansen en paz
todos nuestros hermanos difuntos.
Amén.

Como podemos ver con esta oración pedimos porque nuestros difuntos puedan descansar en paz y sus pecados sean perdonados al momento de su muerte y librados de cualquier castigo. Y que nuestro señor Jesucristo abra las puertas del cielo y les otorgue  a cada uno de ellos  paz a sus almas y el eterno de descanso que merecen todos y cada uno de nuestros fieles difuntos.

Los Enfermos

¡Amantísima madre mía, María santísima del Carmen! ¿A quién sino a vos, que sois la salud de los enfermos, el consuelo de los afligidos y el amparo de los desvalidos, he de acudir en esta extrema necesidad en que me hallo? Vos bien sabéis, madre mía, que por la divina voluntad de Dios llevo padeciendo tanto tiempo con esta penosa enfermedad, sin que hasta ahora haya podido encontrar consuelo en los médicos de la tierra; antes, al contrario, mis sufrimientos van aumentando de día en día, mientras siento agotarse mis escasas fuerzas y me va faltando la necesaria paciencia para soportarlos.

Espero de vuestro bondadoso corazón ¡oh María! que os compadeceréis de mi, y que me otorgais la salud que carezco, pues no en balde cubro mi pecho con vuestro sagrado escapulario, que es prenda de vuestra amorosa protección y universal medicina en las enfermedades del espíritu y del cuerpo.

En retorno de esta gracia, que no me negaréis, yo os consagro mi alma con todas sus potencias, mi cuerpo con todos sus sentidos; en una palabra, todo mi ser, para que vos dispongas de mí como cosa que os pertenece.

Si Dios Nuestro Señor, en sus altos juicios, no quisiere darme la salud que por vuestra mediación le imploro, porque tal vez convenga para su gloria y mi propia salvación el que yo sufra y padezca con esta enfermedad, entonces os pido.

Madre mía, que me alcancéis de su divina majestad la virtud de la paciencia, para que con ella pueda sobrellevar mis padecimientos con la resignación propia de un buen cristiano, y por medio de ellos purificarme por completo de todos mis pecados a fin de conseguir la gloria eterna.

Amén.

Con esta oración encomendamos la salud de nuestros enfermos a la virgen del Carmen, le pedimos porque alivie sus males, sane sus cuerpos y sus almas de toda enfermedad, que los bendiga, los guarde siempre y los aleje de todo mal.

Novena a la virgen del Carmen

Las novenas se caracterizan por ser un ciclo de oraciones que son rezadas por un total de 9 días consecutivos dedicadas en especialmente a un determinado santo o virgen. Como ya sabemos la novena se deben rezar durante los 9 días sin falta  pero también deben ser rezadas a la misma hora todos los días.

En esta oportunidad vamos a conocer la novena a la virgen del Carmen:

Primer día

Para comenzar con la novena lo primero que debemos hacer es persignarnos con la señal de la cruz seguido te esto empezamos con la primera oración de la novena:

Acto de contrición  para todos los días

Dios mío y Señor mío, postrado delante de vuestra majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te adoro, confieso, bendigo, alabo y glorifico.

A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en ti creo, en ti espero y en ti confío me has de perdonar mis culpas, y dar tu gracia y perseverancia en ella, y la gloria que tienes ofrecida a los que perseveran en tu amor. A Ti amo sobre todas las cosas.

A ti confieso mi suma ingratitud y todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón.

Pésame, Dios mío, de haberos ofendido, por ser Vos quien sois. Propongo firmemente, ayudado con vuestra divina gracia, nunca más pecar, apartarme de las ocasiones de ofenderos, confesarme, satisfacer por mis culpas y procurar en todo serviros y agradaros.

Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura alabe a la santísima Virgen, Madre vuestra y Señora mía, y alcance por su poderosa intercesión la gracia especial que en esta Novena pido, si ha de ser para mayor honra y gloria vuestra, y provecho de mi alma.

Amén.

Oración para todos los días

Oh Virgen María, Madre de Dios y madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten tu sagrado Escapulario; por lo que su divina Majestad te engrandeció, escogiéndote para verdadera madre suya, te suplico me alcances de tu querido hijo el perdón de mis pecados.

 La enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones y la gracia especial que pido en esta Novena, si conviene para su mayor honra y gloria, y bien de mi alma: que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión poderosa, y quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: (rezar tres avemarías)

Primer día: Frutos de virtudes y buenas obras

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que fuiste figurada en aquella nubecilla que el gran Profeta de Dios, Elías, vio levantarse del Mar, y con su lluvia fecundó copiosamente la tierra, significando la purísima fecundidad con que diste al mundo a tu querido Hijo Jesús, para remedio universal de nuestras almas: te ruego, Señora, me alcances de su majestad copiosas lluvias de auxilios, para que mi alma lleve abundantes frutos de virtudes y buenas obras, a fin de que sirviéndole con perfección en esta vida, merezca gozarle en la eterna.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve. Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Segundo día

Para el día 2: Luz para conocer su infinita bondad y amarle con toda mi alma

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que por tu singular amor a las Carmelitas los favoreciste con tu familiar trato y dulces coloquios, alumbrandonos con las luces de tu enseñanza y ejemplo de que dichosamente gozaron.

Te ruego, Señora, me asistas con especial protección, alcanzándome de tu bendito Hijo Jesús luz para conocer su infinita bondad y amarle con toda mi alma; para conocer mis culpas y llorarlas para saber como debo comportarme a fin de servirle con toda perfección; y para que mi trato y conversación sean siempre para su mayor honra y gloria y edificación de mis prójimos. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Tercer día

Para el día: El habite siempre amado, adorado y alabado por mi

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que te dignaste admitir con singular amor el obsequio filial de las Carmelitas, que entre todos los mortales fueron los primeros que en tu honor edificaron un templo en el Monte Carmelo, donde concurren fervorosos a darte culto y alabanza.

Te ruego, Señora, me alcances, sea mi alma templo vivo de la majestad de Dios, adornado de todas las virtudes, donde él habite siempre amado, adorado y alabado por mí, sin que jamás le ocupen los afectos desordenados de lo temporal y terreno. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Cuarto día

Para el día 4 Dignamente pueda yo ser llamado también hijo tuyo

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para mostrar tu especialísimo amor a las Carmelitas les honraste con el dulce nombre de hijos y hermanos tuyos, alentando con tan singular favor su confianza, para buscar en ti, como en amorosa madre, el remedio, el consuelo y el amparo en todas sus necesidades y aflicciones, moviéndoles a la imitación de tus excelsas virtudes.

Te ruego, Señora, me mires, como amorosa Madre y me alcances la gracia de imitarte, de modo que dignamente pueda yo ser llamado también hijo tuyo, y que mi nombre sea inscrito en el libro de la predestinación de los hijos de Dios y hermanos de mi Señor Jesucristo.

Así Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Quinto día

Para el día 5: Con quietud y paz viva siempre en el santo servicio de Dios

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que para defender a las Carmelitas, tus hijos, cuando se intentaba extinguir la sagrada Religión del Carmen, mostrando siempre el amor y singular predilección con que los amparas, mandaste al Sumo Pontífice, Honorio III, los recibiese benignamente y confirmase su instituto, dándole por señal de que esta era tu voluntad y la de tu divino hijo, la repentina muerte de dos que especialmente la contradecían.

Te ruego, Señora, me defiendas de todos mis enemigos de alma y cuerpo, para que con quietud y paz viva siempre en el santo servicio de Dios y tuyo.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve. Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Sexto día

Para el día 6 Vivir siempre como verdadero cristiano y cofrade amante del santo escapulario

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que para señalar a las Carmelitas por especiales hijos tuyos, los enriqueciste con la singular prenda del santo escapulario, vinculando en él tantas gracias y favores para con los que devotamente lo visten y cumpliendo con sus obligaciones, procuran vivir de manera que imitando tus virtudes, muestran que son tus hijos.

Te ruego, Señora, me alcances la gracia de vivir siempre como verdadero cristiano y cofrade amante del santo escapulario, a fin de que merezca lograr los frutos de esta hermosa devoción.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve. Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Séptimo día

Para el día 5: Encontrar la seguridad en las tribulaciones y peligros

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que en tu santo Escapulario diste a los que devotamente lo visten, un firmísimo escudo para defenderse de todos los peligros de este mundo y de las asechanzas del demonio, acreditando esta verdad con tantos y tan singulares milagros.

Te ruego, Señora, que seas mi defensa poderosa en esta vida mortal, para que en todas las tribulaciones y peligros encuentre la seguridad, y en las tentaciones salga con victoria, logrando siempre tu especial asistencia para conseguirlo.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Octavo día

Octavo día: Ampares y consueles en la hora de mi muerte

¡Oh! Virgen del Carmen, María santísima, que ejerces tu especial protección en la hora de la muerte para con los que devotamente visten tu santo escapulario, a fin de que logren por medio de la verdadera penitencia salir de esta vida en gracia de Dios y librarse de las penas del infierno.

Te ruego, Señora, me asistas, ampares y consueles en la hora de mi muerte, y me alcances verdadera penitencia, perfecta contrición de todos mis pecados, encendido amor de Dios y ardiente deseo de verlo y gozarlo, para que mi alma no se pierda ni condene, sino que vaya segura a la felicidad eterna de la gloria.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Noveno día

Para el ultimo día : Cumplir con mis obligaciones de cristiano y la devoción del santo escapulario

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que extendiendo tu amor hacia las Carmelitas, aún después de la muerte, como piadosísima madre de los que visten tu santo escapulario consuelas sus almas, cuando están en el Purgatorio, y con tus ruegos consigues salgan cuanto antes de aquellas penas, para ir a gozar de Dios, nuestro Señor, en la gloria.

Te ruego, Señora, me alcances de su divina Majestad cumpla yo con las obligaciones de cristiano y la devoción del santo escapulario, de modo que logre este singularísimo favor.

Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo La Salve.

Amén

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

Con la descripción del último día hemos llegado al final de la novena, cabe destacar que todos los días rezar la novena se debe comenzar persignándose con la  señal de la cruz, luego vamos rezar el acto de contrición para todos los días y luego la oración para todos los días. Seguido se esto vamos rezar la oración que toque según el día de la novena que nos encontremos.

Si este artículo te ha parecido interesante, no dejes de leer los siguientes que también puede ser de tu total agrado:

(Visited 16 times, 1 visits today)

Deja un comentario